DESCUBRIR
×

10 antiguos mitos de la abuela que aún hoy en día la gente sigue creyendo

Muy pocas personas realmente piensan que si miras a la olla nunca va a hervir, pero la mayoría aún cree en muchos mitos de la abuela.
George Doyle/Stockbyte/Getty Images

Introducción

Todos hemos escuchado algunos mitos de la abuela: entre fragmentos de la cultura popular recordados a medias, el curanderismo y la superstición que se transmitieron como si fuera la verdad del evangelio. Y si bien la creencia de que un espejo roto atrae la mala suerte parece absurda - seguramente pensamos que nadie cree este tipo de cosas - algunos mitos de la abuela aún hoy en día persisten y la mayoría de nosotros seguimos creyendo en ellos. ¡Incluso es posible que tú creas que uno o dos de esos mitos son reales!

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Las zanahorias agudizan la visión nocturna

Muchas personas piensan que consumir zanahorias u otros alimentos ricos en beta-caroteno mejorará su capacidad de ver en la oscuridad. De hecho, no hay ninguna evidencia médica que sustente esta creencia. Es posible que el mito se haya originado por la propaganda de la Segunda Guerra Mundial: el gobierno británico afirmó que la agudeza en la visión nocturna de los pilotos de combate se debe al consumo de zanahorias. En realidad, se trataba sólo de desinformación destinada a impedir que los servicios de inteligencia alemanes descubran que los británicos habían montado equipos de radar en algunas de sus aeronaves.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Los sapos provocan verrugas

Si observas la piel llena de protuberancias de un sapo, entenderás porque la gente cree que si tocas un sapo te saldrá una verruga. Sin embargo, esas protuberancias en la piel del sapo no son verrugas, simplemente son características del aspecto de la piel de esos animales. Las verrugas que aparecen en la piel de las personas ocurren causadas por un virus, uno humano, y no se transmiten por medio de los sapos.

Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Mirar television durante mucho tiempo daña la vista

La mayoría de la gente recuerda que, cuando eran niños, sus padres les advertían que mirar demasiado la televisión podría dañar la vista. Pero en realidad, no existe una relación conocida entre ver la televisión y el daño permanente en la visión. Sin embargo, mirar fijamente la pantalla durante mucho tiempo puede causar fatiga ocular temporal y ésta sería la causa que originó esta creencia de la abuela.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

La forma del vientre de la embarzada indica el sexo del bebé

Aún hoy en día mucha gente cree que la forma del vientre de una mujer embarazada puede predecir el sexo del bebé. Si el vientre de la madre es más pronunciado en la parte superior, la creencia indica que el bebé será una niña, mientras que si el vientre se inclina hacia abajo, el bebé será niño. Sin embargo, en realidad no existe ninguna relación entre la forma del vientre de la madre y el sexo del niño. La estructura individual del cuerpo de la madre es la que determina la forma de su abdomen durante el embarazo, no el sexo del bebé en camino.

Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

No debes ir a nadar después de haber comido

A los niños que están ansiosos por sumergirse en el mar o en la piscina se les advierte que deben esperar media hora o una hora después de comer antes de ir a nadar, porque de lo contrario sufrirán calambres. Sin embargo, en realidad no existe ninguna correlación entre ir a nadar con el estómago lleno y la aparición de calambres. El cuerpo es capaz de digerir perfectamente los alimentos y nadar al mismo tiempo.

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Si sales a la calle con el cabello húmedo, te puedes resfriar

Un viejo dicho afirma que si una persona sale a la calle con el cabello húmedo, se puede resfriar. Pero en realidad, el cabello húmedo no tiene nada que ver con que te resfríes o no. Al igual que las verrugas, los resfríos se producen a causa de infecciones virales. Son producidos al estar en contacto con otras personas infectadas es la causa del resfrío, no el cabello mojado.

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Si te afeitas las piernas, el vello crecerá más grueso

Afeitarte las piernas no provoca que el vello vuelva a crecer más grueso. Si eso fuera cierto, los hombres, que por lo general afeitan su cara todos los días, tendrían barba dura, de grandes proporciones. Probablemente, esta creencia se originó porque la máquina de afeitar corta el vello en la parte más gruesa y hace el vello cortado luzca más largo; además, el vello que crece sobre la piel depilada, se destaca aún más por el contraste.

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Alimenta el resfrío, priva de comida a la fiebre

Muchas personas que padecen fiebre sufren de falta de apetito cuando se sienten mal, pero eso no quiere decir que en realidad deban comer menos. Las personas que sufren de fiebre o un resfrío necesitan una dieta sana y balanceada con abundante líquido. Existen varios exámenes, en particular un estudio llevado a cabo en 2002 por el Centro Médico Académico de Ámsterdam, que indica que el ayuno puede estimular una respuesta inmune en algunas casos de fiebre, pero los datos no son los suficientes para concluir que los pacientes con fiebre deben pasar hambre.

Creatas/Creatas/Getty Images

Crujir tus nudillos causa artritis

Si te haces crujir los nudillos en público, no faltará el entrometido que te advertirá que el hacerlo causa artritis. La buena noticia es que ese pronóstico es falso. La mala noticia es que si haces crujir tus nudillos habitualmente durante muchos años, puedes reducir la fuerza de agarre y flexibilidad de tus manos, de acuerdo con el reumatólogo Dimitrios Pappas, en el sitio web John Hopkins Arthritis Center. Si bien no es artritis lo que causa, igualmente es una buena razón para dejar de hacerlo.

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

Los gatos siempre tuvieron mala reputación en la cultura popular y siempre se los presentó como malintencionados y embusteros. Un antiguo mito de la abuela sostiene que los gatos succionan la respiración de la boca de los bebés recién nacidos. Y otro mito asegura que los gatos duermen encima del rostro de los bebés y pueden sofocarlos. El primer mito es imposible; el segundo, es muy poco probable. Sin embargo, la asociación ASPCA recomienda supervisar a las mascotas que estén en contacto con niños pequeños. Este control también sirve para que los niños, quienes no comprenden las consecuencias de sus actos, no le dañen o asusten a las mascotas y no sean mordidos o arañados por estos animales.