DESCUBRIR
×

10 formas fáciles para comer más frutas y verduras

Noel Hendrickson/Digital Vision/Getty Images

Introducción

Este año nuevo, tienes el propósito de “comer mejor”, pero ha pasado mucho desde que tu mamá te dijo que te comieras tus guisantes y zanahorias. Afortunadamente, hay algunas formas creativas para incorporar más frutas y verduras a tu rutina diaria.

Gus Philippas

Conviértelas en frituras

¿Una alternativa sana a las papas fritas? Conoce las frituras de col rizada. Cuando están horneadas y saladas, las hojas gruesas de la col rizada se convierten en frituras crujientes que son tan deliciosas como las que encontrarías en los estantes de refrigerios en el supermercado, pero con menos grasa y más antioxidantes.

Gus Philippas

Hazlas como aderezos

Los aderezos frescos, sanos y caseros son una gran manera para comer más porciones de verduras. La salsa gruesa de tomate contiene una alta dosis de antioxidantes, el baba ganush a base de berenjenas contiene fitonutrientes y el guacamole, a pesar de ser alto en calorías, es una buena manera de abastecerse de grasas monoinsaturadas saludables para el corazón. Así que sirve guacamole en un lado y come unas cuantas frituras con tu salsa.

Gus Philippas

Hornéalas como pan

Al igual que cualquier alimento horneado, aún tienes a tus cuestionables de siempre, la mantequilla, la harina y el azúcar, pero no dejes que esto te disuada de hacer y disfrutar el pan de plátano o calabaza. “Tiene mucho color, sabor y debido a que es fresco y lo haces tú mismo, tiene muchos nutrientes” dijo Louisa Shafia, cocinera local y autora de recetarios, sobre pan de calabaza con especias de canela hecho en casa. Si bien esto no es exactamente “comida saludable”, estas golosinas están llenas de vitaminas y nutrientes y le ganan por mucho a su contraparte, el pan de caja.

Gus Philippas

Ponlas en la sopa

No necesitas guardar tus guisantes, zanahorias y calabazas para el jardín minestrone. Cualquier sopa puede beneficiarse de una porción añadida de verduras que contienen fibra. Agrega apio y zanahorias a la sopa de fideos con pollo, brócoli a tu guisado de carne o puedes ver el libro de Louisa y utilizar calabaza en chile o hacer una rápida sopa de miso de las verduras que sobraron y que tienes en el refrigerador.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Mézclalas, haz jugo y bébelas

Ya sea que hagas jugo con tus frutas al estilo Jack LaLanne o un batido de calabaza con especias chai de Louisa, beber tus verduras es una forma divertida (y deliciosa) de obtener tu porción diaria. Las zanahorias se mezclan bien con casi cualquier cosa y si te preocupa que tal vez no te guste el sabor de la col rizada batida, las manzanas enmascararán bien el sabor. Para los que son especialmente ambiciosos, es hora de probar la “Margarita” de espinaca. Sólo bate dos tazas de hielo y espinaca con una taza de jugo de uva blanca, agrega un poco de limón y un chorrito de miel de agave y tienes una bebida exquisita.

Gus Philippas

Agrégalas a una ensalada

Mezcla algunas fresas en la ensalada de espinaca o agrega rebanadas de peras a tu jugo verde. Es un rejuvenecimiento para tu lechuga y una porción extra de fruta para ti, así que sé creativo con tus combinaciones de frutas y verduras. Louisa Shafia recomienda probar duraznos y maíz, o manzanas y col, pero es difícil equivocarse con las mandarinas, las fresas o incluso la sandía.

Gus Philippas

Utilízalas para envolver

Renuncia a la pita o a la tortilla para comer hojas grandes y verdes la próxima vez que envuelvas algo. Las berzas, las coles rizadas y las acelgas tienen hojas grandes ricas en nutrientes que las hacen envoltorios fáciles e ideales. Además de que están llenas de vitaminas K, A y C, lo que significa que al mismo tiempo estás eliminando carbohidratos y reduciendo tu colesterol.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Dales un sabor a ajo

¿Tu brócoli es aburrido? ¿Sientes que tus fríjoles ya no tienen sabor? Es hora de recurrir al ajo. Es increíble lo que este pequeño bulbo puede hacer. Te protege de vampiros, combate el cáncer de colón y te da una razón para querer comer más coles de Bruselas. Claramente, es mágico. Sólo agrega un par de dientes picados a tu sartén y déjalos que comiencen a dorarse antes de ponerlos en el brócoli, espárragos o verduras invernales para darles ese sabor a ajo.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Sumérgelas en chocolate

Siempre es agradable probar algo dulce después de la cena. En lugar de comer galletas o helado, improvisa y haz tu propia fondue de chocolate con frutas (increíblemente fácil). Sólo toma un puñado de brochetas, derrite un poco de chispas de chocolate y sumérgelas.