DESCUBRIR
×

20 items para vestir mejor

FurmanAnna/iStock/Getty Images

Introducción

Hoy en día, la moda sigue saliéndose de sus patrones. Los famosos juegan un rol cada vez más determinante a la hora del buen vestir; y seguir los pasos de una sola marca o vidriera no alcanza para estar a la altura de lo que se usa. El secreto es confiar en el gusto personal, sin exagerar, siguiendo los patrones externos que nos influencian, y saber elegir el outfit perfecto para la ocasión.

m-imagephotography/iStock/Getty Images

Sweater liviano

No significa que las prendas holgadas estén prohibidas. Una prenda es un talle más grande cuando sobresale la línea de nuestros hombros, las pinzas y entalles quedan flojos o, simplemente, ¡se nos caen los pantalones! Estos errores también se evidencian cuando se llevan prendas superpuestas: nos hacen parecer rellenas y no se entiende la composición. El mito de que en invierno el abrigo nos hace sí o sí tener que llevar muchas prendas o del talle siguiente al nuestro cae en la mala elección de materiales y de tipologías. El “método cebolla”, vestirse por capas, suele abrigar nuestro cuerpo con prendas de primera piel (musculosas y remeras manga corta al cuerpo), lo cual nos permite el uso de una prenda fina junto a un abrigo que usaremos solamente en espacios abiertos.

Brightonikon/iStock/Getty Images

Camisa de denim

Llevar una prenda de moda nunca ha sido tan fácil. Recurrir al denim es siempre una buena opción en materia de tipologías, tanto superiores como inferiores. Con él podemos reciclar nuestro guardarropa al actualizarlo con accesorios de moda (como por ejemplo, tachas) o simplemente desgastándolo con un proceso muy simple. Llevar denim como segunda piel es ideal para días de media estación: si amanece caluroso, en cualquier cartera entra un abrigo de denim y, si debemos llevarlo puesto, no nos incomoda. De día o de noche, un clásico infaltable en nuestro perchero.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Chaqueta de cuero entallada

Lo ideal para poder llevar los dos tipos de capas mencionadas anteriormente es elegirlas de manera correcta para no tener que utilizar un abrigo muy grueso: si la combinación es certera, podrás alejar al frío y aún así verte bonita. Descarta los abrigos “polares”, que solo son imprescindibles en zonas del mundo con temperaturas muy bajas e incompatibles con nuestro andar diario. Es preferible que elijas chaquetas simples, con distintas texturas, que nos pueden proporcionar confort, moda y versatilidad para su uso.

Simon Russell/Getty Images Entertainment/Getty Images

Bufandas de lana gruesa

Tener el cuello, la cabeza, las manos o los tobillos abrigados es primordial. Para lograrlo, es necesario que la prenda o accesorio elegido sea de un material que realmente abrigue como el cuerpo lo necesita. Se debe escoger la zona del cuerpo que esté más expuesta en las salidas al exterior y buscar el accesorio que cumpla con las necesidades, sin olvidar que no se debe sobrecargar. Con dos buenos complementos como máximo se podrá mantener el cuerpo a temperatura y seguir estando divinas.

Carolines Mode

Denim, siena, rojo y negro

¿Cómo puedes elegir buenos colores que combinen sin caer en el ridículo o en el ya demasiado simple “color negro quer combina con todo”? Más allá del sentido común y el saber si los colores combinan entre sí, este es un ítem muy difícil: muchas caen en la trampa de copiar vidrieras, lo cual está bien en un principio pero, luego de un tiempo, ¡se corre el riesgo de perder originalidad y parecer uniformadas! El objetivo es elaborar un estilo propio, una “marca registrada” y, para ello, hay que arriesgarse. Fijarse que la paleta elegida exista en la naturaleza es un ejercicio factible, además de divertido y creativo. Tierra, mar, cielo, atardeceres: nunca hay un color pleno en ellos. Gamas, fusiones, mezclas y degradés se suceden a cada instante; por eso, ser un buen observador de lo cotidiano nos puede facilitar y sacar del caos en una elección diaria. Los opuestos combinan muy bien ya que se complementan y también es importante agregarle un plus que destelle es la elección más acertada.

Chris Jackson/Getty Images Entertainment/Getty Images

Escocés trama grande

Así como el denim no pasa de moda, hay estampados que tampoco. La llamada “moda” no respeta a una sola tendencia, y en ella vale prácticamente todo. ¿Cuántas veces hemos visto que se “usan” rayas, flores, lunares y rombos en una misma temporada? Debes confiar en tu sentido y gusto común ya que, de acuerdo al trabajo previo que lleva la elaboración de las tendencias en una temporada, no es posible que estampados incompatibles formen parte de una de ellas. Existen estampados que no mueren y adoramos, como el animal print, el escocés y los rayados, últimamente utilizados y combinados entre sí. Lo importante es nunca combinar dos del mismo rubro: por ejemplo, un animal print grande de tonalidades marrones nunca se llevará bien con un animal print más pequeño y de tonalidades grises. Lo importante es tener un estampado preferido: nuestro guardarropa nos lo va a agradecer y, además, nos saca de un apuro… mucho más que el clásico “vestido negro”, que no a todas les queda bien.

Gromovataya/iStock/Getty Images

Blanco con un poco de color

Negro, oscuros y opacos. Estos adjetivos aparecen siempre que se piensa en frío, pero no debe ser así. Si bien es cierto que los colores oscuros tienen un lugar especial en los armarios femeninos, es fundamental poner un poco de color a esta época del año para teñir de alegría aquellos días fríos y lluviosos. El color “cape” representa un blanco no óptico, o sea, que no es blanco nieve ni llega a ser color manteca; es un blanco con una pizca de suciedad que va muy bien con el negro. Adoptar este color combinado con los clásicos invernales le agrega una pizca de frío polar al andar y crea una imagen más fresca, a diferencia de la opaca creada por las texturas clásicas. Añadir un tono vívido a la paleta de colores crea un guardarropas funcional que puede ser utilizado en toda época del año.

Jamie McCarthy/Getty Images Entertainment/Getty Images

Tachas en los zapatos

Hay veces que las mujeres no saben elegir los accesorios ya que, o no eligen ninguno o eligen todos juntos. La idea es seleccionar un tipo de accesorio y convertirlo en el principal detalle dentro del atuendo. Puede ser sutil o exagerado, pero debe ser solo uno. Hay que recordar que la mirada tiende a ser captada por aquellos objetos que llaman la atención. Como consecuencia, hay que elegir aquel detalle que identifique y realce el vestuario seleccionado, sin opacar otras prendas ni accesorios. Puede ser un estampado, una textura, un bolso, una joya o una pañoleta que, sumado a un básico, transforman a tu vestimenta en algo único.

Rob Kim/Getty Images Entertainment/Getty Images

El aliado de las faldas: pantimedias

Este invierno, la principal pregunta que puede surgir al pensar en una falda es… ¿no tendré frio? Hoy en día, las piernas pueden mostrarse durante el frío ya que las faldas de otras temporadas pueden utilizarse y no hay prendas prohibidas en cuanto a tipologías. Se pueden escoger las medias pantys, las cuales pueden ser de muchos grosores, colores y texturas. La correcta elección de esta prenda o accesorio define la falda que se va a usar. Si son muy transparentes, es posible que se sienta frío, pero para una fiesta no están nada mal. El grano intermedio es el apto para utilizar con cualquier falda. El tramado solo se debe combinar con faldas lisas o estampadas pero sin textura que compita con las pantys. Por último, las abrigadas pueden bien utilizarse con sweaters largos, las cuales crean la ilusión de que la mujer está de falda o vestido.

Getty Images

Tapado de animal print

No hace falta tener muchos abrigos, ni con muchos estampados distintos, ni variantes de estilo. Es recomendable tener uno clásico, negro, ya que puedes utilizar diversos atuendos y parecer que estás distinta siempre. Tener un solo tapado perfecto hace que el vestuario realce y tome otra forma, que a la vista sea impactante y no se tenga que pensar demasiado sobre qué ponerse para combinarlo o estar divina, ya que resume cualidades importantes para el vestir. El ojo femenino va directo a su encuentro, y es imposible verlo y no enamorarse. Se impactante y osada para crear un estilo único.

Michael Buckner/Getty Images Entertainment/Getty Images

Zapatos de color

No hace falta que renueves tu guardarropas entero cada vez que te vistes. El mismo conjunto puede verse diferente si en vez de comprar prendas nuevas, eliges por ejemplo un par de zapatos de color. Compra un par de zapatos de corte clásico, ya que si no eres atrevida con los colores, elegir esta forma amortizará su uso para varias temporadas. Llévalos en oposición con otras prendas monocromáticas y será el accesorio a destacar.

Sandra Mu/Getty Images Entertainment/Getty Images

Chaqueta universitaria

Las chaquetas de estilo universitario están de vuelta para agregar juventud a un outfit casual. Puedes llevarlas al cuerpo o de manera holgada para un look masculino un poco más descontracturado. Hacen referencia a la época escolar adolescente pero puedes usarla incluso si eres mayor de 20, ya que es una manera de rememorar un estilo. La mejor combinación será con jeans gastados o pantalones al cuerpo y camisetas básicas. No intentes combinarla con prendas de vestir ni estampados furiosos: deja que sea la que cause el impacto.

Brian Ach/Getty Images Entertainment/Getty Images

Gris monocromo

Dile adiós al negro básico para salirte de un apuro: a veces aburre y los negros no suelen tener la misma intensidad. En cambio, elegir grises en diferentes gamas es más fácil y le aportas una cuota de originalidad al clásico negro. Cuanto más distintos sean los tonos, mejor. Recuerda que si entre ellos se parecen pero no llegan a ser iguales el resultado será un vestir apagado que no combine entre sí. El gris es uno de los colores que también hace juego con tonos saturados brillantes, asi que además puedes optar por agregarle algo de color.

Charley Gallay/Getty Images Entertainment/Getty Images

Vestido al cuerpo por detalles

¿Te atreves a lucir de blanco? Deja de lado ese mito que sostiene que agranda tu silueta o marca zonas indeseables de mostrar. Si tienes un cuerpo delgado, este color resaltará aún más tus curvas y belleza. Aporta pureza, prolijidad y deja de ser un color prohibido o de uso solamente para las futuras novias. Para destacar su encanto, fíjate en aquellas prendas blancas que posean un detalle como un bordado color plata que no cumpla un rol protagónico sino que se enlace con la prenda entera. Corta el efecto visual con unos zapatos o botas cortas color negro, las cuales harán más informal a tu vestir.

Stephen Lovekin/Getty Images Entertainment/Getty Images

Falda animal print

Un estampado que no debe faltar para ninguna temporada es el animal print. Los encontrarás en muchas variedades: leopardo, atigrado, cebra, reptil y algunas tonalidades más exóticas. Para empezar, escoge el clásico leopardo en tonos negros, ocres y tierras que combinarán muy bien con prendas clásicas de tu armario. Una falda de gasa con este estampado lucirá a la perfección con camisas, blusas y chaquetas negras, botas cortas o media caña y panties oscuras. Atrévete a ir incorporando en tu haber una prenda de distinta tipología con este grabado maravilloso y atemporal.

Michael Buckner/Getty Images Entertainment/Getty Images

Falda larga

Han vuelto las faldas largas, lisas, estampadas, plisadas y con vuelo a la moda joven y no tan joven. Aportan un toque de femineidad y se adaptan a cualquier estilo de cuerpo ya que cubren las piernas. A las delgadas, las hará lucir más altas y, a las rellenas, les disimulará imperfecciones que no quieran mostrar. Para un look diurno y audaz, llévala con una camisa a cuadros anudada a la cintura, cabellos al viento y accesorios como pañuelos, brazaletes de cuero torzados. Ideal para crear un look playero.

Caroline McCredie/Getty Images Entertainment/Getty Images

Denim Boyfriend

Quítale a tu novio sus jeans gastados y atrévete a transformarlos o adaptarlos a tu silueta. También tu talla puede haber disminuido y ese par de jeans que pensabas regalar o desechar se han convertido en una nueva prenda con un uso distinto: los jeans estilo “boyfriend” ("novio" en inglés). Ellos suelen gastar o romper con más facilidad esta prenda en zonas como rodillas y botamangas, lo cual crea un look perfecto para ti. En el mercado ya existen estos jeans para mujeres y en todos los lavados y usos. Adóptalos con prendas sumamente femeninas como zapatos de taco finos en punta, chaquetas de cuero entalladas y sweaters al cuerpo.

Matt Cowan/Getty Images Entertainment/Getty Images

Contrasta tu tono de piel

El tono de piel, cabello y ojos juega un rol importante para la correcta elección de tus prendas de vestir. En caso de tener piel oscura, es fundamental saber combinar colores y elegir aquel que resalte tu rostro. Acude a prendas saturadas y de múltiples tonos. Ten cuidado de no llevarlo de pies a cabeza: un look monocromo necesitará una sola prenda colorida para resaltar, como una chaqueta estampada. Evita los tonos pasteles, ya que pasan desapercibidos y tu color de piel se verá más expuesto que el outfit. Intenta tener un equilibrio visual y no destacar el tono de piel por encima de las prendas.

Lisa Maree Williams/Getty Images Entertainment/Getty Images

Malla enteriza estampada

Han quedado atrás los días de mallas enterizas pensadas solo para mujeres mayores, cerradas, sin escotes y que cubren el cuerpo. Las encontrarás sensuales, que estilizan tu cuerpo y gracias a la moda, adaptables a cualquier silueta y hasta pueden servir de ayudan para cubrir zonas difíciles o para acentuar detalles. Las estampas no solo están en remeras y sudaderas sino que ahora las puedes encontrar en esta nueva prenda de moda. Gracias al recurso de sublimado es posible estampar telas como lycra y algodones con elastano típico de trajes de baño. Prueba la que destaque tus mejores zonas y tenla como opción este verano además de tu infaltable bikini.

Brendon Thorne/Getty Images Entertainment/Getty Images

Clutch diferente

Los accesorios han revolucionado la indumentaria, transformándose en un item infaltable del vestir femenino. Con formatos y tamaños irresistibles, se han convertido en objetos fetiche. Un accesorio que debes tener es el clutch, un sobre de mano donde puedes llevar las cosas fundamentales en una salida como dinero, documentos, un maquillaje pequeño para retocar imperfecciones de tu rostro y alguna cámara pocket fotográfica. Dado a que existe una variedad amplia de carteras y es imposible tenerlas todas, elegir un cluth bien diferente a todo lo conocido será una compra acertada.