DESCUBRIR
×

Diez looks para embarazadas modernas

Getty Images

Introducción

Solo una embarazada o alguien que ha tenido un niño sabe cómo el cuerpo va cambiando y cómo esto se siente. A lo largo de los 9 meses, el cuerpo cambia todo el tiempo y el guardarropas debe seguir ese ritmo. Invierno o verano, ambas estaciones tienen sus pro y sus contras a la hora de vestirse. Sin importar los kilos que se aumenten, lo fundamental en esta etapa es sentir comodidad en todo momento, ante todo movimiento y nueva sensación. Dependerá de la mujer saber escucharse y sentirse, y a eso sumarle lo que ya ha adquirido de moda para no dejar de verse espléndida en este período maravilloso de creación.

Pascal Le Segretain/Getty Images Entertainment/Getty Images

Vestido para noche

Dentro de los nueve meses, todos los gustos son válidos en materia de vestido largo. Comienza con dejar la elección de color para el final: ¡cualquiera irá bien con tu silueta! El beneficio extra de los vestidos es que no van a apretarte por ningún lado (principalmente tu vientre) y dejarán tus piernas sueltas, y así verás cómo podrás bailar toda la noche. Consejo: lleva un vestido al cuerpo, si es posible con tajo largo para poder caminar comodamente, y que la tela no sea ni muy liviana ni pesada: así facilitarás todo movimiento. Cuanto mas elástica es la tela, menos tirones innecesarios sentirás.

Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images Sport/Getty Images

Vestido suelto de dia

El vestido más cómodo será aquel que no delimite tu cintura, ya que tienes que elegir entre dos opciones: uno que separe caderas del torso o aquel que separe al busto del torso. De todas maneras, el vientre debe estar suelto de manera tal que el niño y tú disfruten sin presiones. Un buen escote que sostenga tu busto también será de tu mayor comodidad; y puede tener varias formas: cruzado, simple o redondo. Puedes combinar este vestido con chaquetas de día, camisas, camperas livianas de denim, entre otros. ¡Deja el negro para la noche! El día se presta para elegir colores fuertes: siéntete libre de elegir el que te parezca.

Andrew H. Walker/Getty Images Entertainment/Getty Images

Vestido de jersey largo

Sin dudas será el preferido por todas. ¿Hay algo más cómodo? El vestido largo de jersey ahora puede convertirse en tu favorito desde que te levantas de la cama. Marca sutilmente tus curvas, estás cómoda de pies a cabeza, te sientes sexy y lo puedes usar mes a mes hasta sin parar de estirarse. Estos vestidos suelen ser de telas livianas, por lo cual es preferible que tengas un abrigo a mano. Lo positivo es que, al combinarlo con prendas más abrigadas, lograrás una transformación increíble.

Cindy Ord/Getty Images Entertainment/Getty Images

Vestido corto oscuro

Sin perder la elegancia, y preferentemente aconsejado dentro del primer o segundo trimestre de embarazo, el vestido corto no debe dejar de usarse. Tienes que aprovechar a mostrar las piernas antes de que veas en ellas signos de hinchazón. Los vestidos cortos, como todos los vestidos, siguen la regla de tener un corte justo debajo del busto para lograr comodidad. Elije un cinto ancho, para hacerlo aún mas importante. Puedes elegir vestidos con tirantes anchos, sin tirantes, con el torso semi cubierto o con mangas incorporadas. Usa pantimedias, las cuales disimularán cualquier defecto, estilizarán tus piernas y harán que te veas como una mamá muy sensual.

Miquel Benitez/Getty Images Entertainment/Getty Images

Remerón largo de día

Otra prenda que adorarás usar durante estos meses. Elígelos sabiendo que mes a mes tu vientre seguirá creciendo y, por ende, el remerón se irá acortando por lo cual deberás elegir largos a media pierna. Encontrarás con manga corta , manga larga, de muchos colores y con escotes variados para acomodar tus pechos, los cuales aumentarán de volumen. Combinado con leggins o pantalones con cinturas elásticas, los remerones se verán maravillosos y tú te sentirás super cómoda. Este look te brindará una solución fácil, clásica y a la moda para cualquier salida.

Jason Merritt/Getty Images Entertainment/Getty Images

Saco amplio abierto

Los sacos resultan ideales para un atuendo neutro y simple. Elige este tipo de prenda para combinarla con un atuendo sencillo y de esta manera te verás más arreglada: lograrás darle carácter. Es ideal para resaltar un estilo monocromático, así que elíjelos estampados, coloridos o brillantes. Eso sí: ponte unas lindas sandalias o tacones medianos para estilizar todo el atuendo.

David Livingston/Getty Images Entertainment/Getty Images

Vestido corto recto

El vestido corto es otra opción ideal para los primeros meses de embarazo en los cuales tu pancita se ha desarrollado un poco y quieres mostrar que ahora ustedes... ¡son dos! Al principio, suele ser difícil desapegarse de como te venías vistiendo y aún tus prendas de siempre siguen amoldándose a tu cuerpo que apenas ha comenzado a cambiar exteriormente, así que aprovecha a usar todo aquello que aún tienes y cabe en ti. Recuerda siempre elegir los vestidos más clásicos, que no dejen al descubierto tu pecho, y enfócate en mostrar tus bellas piernas que estarán muy cansadas durante los próximos meses.

Stephen Shugerman/Getty Images Entertainment/Getty Images

El estampado perfecto

Acude a ellos tanto como te sientas cómoda. Hay quienes sostienen que te hacen ver aún más rellena o que ensancha tu figura pero nada de eso es verdad. Sabrás llevar magníficamente tu atuendo estampado, siempre que sigas las reglas básicas sobre en qué lugares no debes ajustar y qué partes del cuerpo debes mostrar. Prefiere los estampados pequeños, de pocos colores, como el animal print, y evade los estampados a lunares grandes, círculos y rayas muy gruesas y completas en una sola prenda. Si elijes rayados, que sean suaves, clásicos y con rayas finas o intermedias. Combínalos con otras prendas de color contrastante para que la mirada se reparta en todo el outfit.

Mel Bouzad/Getty Images Entertainment/Getty Images

Jean mas chaqueta

Extrañarás al denim como nunca antes. Sin embargo, puedes usar pantalones de jean hasta que te entren, y recuerda que la cintura y cadera deben estar sueltas. Puedes elegir los pantalones de maternidad, que tienen la cintura elastizada y vienen de diseños muy modernos, con diferentes tipos de entalles. Una clásica y buena combinación para el día es usarlo con otra prenda básica, como una remera pero, si quieres estar moderna, puedes agregarle un buen chaleco de abrigo.

Ben-Ari Finegold/Getty Images Entertainment/Getty Images

Remera corta

Es el momento para poder mostrar lo que muchas no se atreven. Es probable que en un principio quieras mostrar tu panza: ¡estarás orgullosa de llevarla al descubierto! Usa una musculosa o remera corta, con cuello redondo o con escote, que deje entrever la prominente nueva panza que tienes: si el clima acompaña, podrás hacerlo hasta el quinto mes. De todos modos, recuerda que cubrirse un poco por encima no viene nada mal. Un tapado liviano a los tobillos completará tu look, y aún tienes tiempo de usar pantalones o denims tiro bajo. Cada mes tiene su encanto y no por eso tu figura debe esconderse. Por eso, aprovecha al máximo la posibilidad de variantes que mes a mes tu cuerpo ofrece.

Wanda Wajszczuk

Wanda Wajszczuk

Con influencias de su abuela materna, modista por décadas, siguió sus pasos hasta convertirse en Diseñadora de Indumentaria de la Universidad de Buenos Aires en el año 2004. Detallista y perfeccionista, terminó de capacitarse en Producción de Moda de Espacio Buenos Aires, profesión en la que se destaca hoy día. Luego de trabajar en diversas marcas muy reconocidas, se adaptó a trabajar freelance en vestuario de moda, producción, realización de uniformes para empresas, asesoramiento en imagen y hasta en diseño gráfico. Su pasatiempo principal es el coolhunting, una actividad a través de la cual actualmente colabora con eHow en español. Hace dos años desarrolla su marca What To Wear inspirada en el Yogalifestyle como resultado de una búsqueda espiritual.