DESCUBRIR
×
Loading ...

10 secretos de tratamientos de spa para hacer en casa

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Introducción

Casi todo el mundo está vigilando sus gastos hoy en día y no es posible justificar el costo de tratamientos profesionales de spa cuando es más importante mantener un techo sobre tu cabeza y comida en la mesa. La austeridad no significa que tengas que vivir sin mimarte significativamente de vez en cuando; sin embargo, con muy poco dinero, puedes mantener algunos ingredientes en tu armario para que te ayuden a cuidarte con algunos cambios de vida terapéuticos e ingredientes naturales.

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Crea tu propio espacio pacífico

Una de las cosas más importantes acerca de un programa hecho en casa para tí misma es crear el ambiente adecuado. Incluso si no tienes una gran casa o apartamento, deja de lado una esquina que sea tuya para un poco de auto cuidado y para recargar tus baterías. Pon algunas plantas de follaje verde juntas y usa tu silla favorita con un par de cojines preciosos o pon unos cojines sobre el suelo. Coloca una vela o dos, un poco de música y llena el aire con los aromas naturales de aceites esenciales o flores.

Photodisc/Photodisc/Getty Images

Ducha de aromaterapia

Enciende el vapor y deja que el aroma de los aceites esenciales levante tu espíritu. Usa un aceite para la piel que sea suave como la lavanda, salvia o neroli, y mezcla 10 gotas en una cucharada pequeña de aceite de almendras. Báñate primero con los jabones o geles habituales. Luego, frota la mezcla de aceite por todo el cuerpo, abre la ducha de nuevo y aumenta la temperatura. Respira ese suave aroma en el vapor y disfruta de la sensación del agua que cae sobre ti como la lluvia cálida. Sécate con pequeños toques e hidrata tu piel.

Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

Aprende automasajes

El masaje es generalmente un lujo costoso, de manera que tómate un tiempo para aprender a darte masajes. Los libros de biblioteca o la Internet son buenas fuentes de información sobre cómo hacer masajes. Aprende a dar masajes en tu cara y cuello, cabeza, manos y pies, y los músculos internos en los brazos y las piernas para calmarte y relajarte. Si no te gustan los aceites, usa talco para que no se estire. Masajea lentamente y combina tus movimientos con la respiración.

IT Stock/Polka Dot/Getty Images

El cuidado para el cabello

Dale a tu cabello una inmersión profunda en un aceite ligero como el de jojoba, argán o de almendras dulces. En lugar de poner el aceite directamente sobre el cabello, mójalo con agua tibia primero: la Dra. Cynthia Bailey, dermatóloga, explica que al mojar el cabello y el cuero cabelludo primero permite que el aceite penetre y haga su trabajo. Masajea el aceite con los dedos o con un masajeador de cuero cabelludo, luego envuelve tu cabeza en una toalla caliente y relájate. Toma un largo baño o simplemente pon los pies en alto, y si hace calor afuera, podrías quitarte la toalla, acostarte bajo el sol y dejar que el cabello y el cuero cabelludo aceitado reciba calor. Después de unos buenos 30 minutos, lava el cabello y siente cómo queda de sedoso.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Limpieza profunda para tu piel

Si piensas que poner tu rostro en el vapor ocasiona problemas de poros abiertos, piénsalo de nuevo. El vapor lleva la sangre a la superficie de la piel, llevando oxígeno a las células así como limpia los poros del residuo que permanece incluso después de limpiar tu rostro. Pon un puñado de lavanda seca en un recipiente grande, junto con un puñado de romero seco y agrega seis gotas de aceite esencial de geranio. Vierte agua hirviendo en el recipiente y deja las hierbas y aceite en remojo durante cinco minutos. Cuela las hierbas del agua y agrega más agua hirviendo a la taza, ponte cómoda, cubre tu cabeza con una toalla y baja la cara sobre el agua. Siente cómo el vapor limpia tu rostro. Después de cinco minutos, salpica tu cara con agua fría y luego masajea con un par de gotas de aceite facial ligero como el de almendras dulces.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Mascarilla facial

Una de las mascarillas más sorprendentes es una que utiliza el ácido salicílico, el cual elimina las células muertas de la piel para refrescarla y promover el crecimiento de nuevas células por debajo. Reúne cinco tabletas de aspirina, un tazón pequeño y aceite de almendra dulce o agua caliente. Tritura las tabletas convirtiéndolas en un polvo fino y luego agrega una cantidad suficiente de aceite o agua para hacer una pasta fina, la cual extenderás sobre tu rostro y cuello durante 10 minutos. Enjuaga la máscara de la cara con agua fría y seca. Observa cuán fresca y limpia se siente tu piel.

Marili Forastieri/Lifesize/Getty Images

Exfoliante para el cuerpo

Tu cuerpo está constantemente mudando células muertas de la piel, así que tiene sentido que se le ayude aplicándole un exfoliante corporal semanalmente para pulirla y suavizarla. Consigue un frasco vacío y sigue la idea de la revista "Glamour" de una receta exfoliante: 2 cucharadas de azúcar granulada, 2 cucharadas de avena café y 2 cucharadas de aceite ligero, como de girasol o almendra. Mezcla todo entre sí, luego, aplica sobre la piel húmeda con movimientos circulares para exfoliar tu piel de pies a cabeza aparte de tu rostro. Lo mejor es permanecer en la bañera o ducha, de lo contrario la mezcla se esparcerá por todo el piso. Termina enjuagando con agua tibia, sécate y luego hidrata la piel.

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Rescata tus pies

Esos pobres pies. Olvidados la mayor parte del tiempo, te llevan todo el día y pueden terminar muy doloridos. No sólo eso, sino que cuando se acumula la piel dura, puede que se vuelva incómodo caminar en tacones, así como difícil de hidratarlos adecuadamente. ¿Recuerdas la dieta de la piña?. Se basó en el hecho de que la piña contiene bromelina, que se dice ayuda a acelerar la digestión. Ahora se dice que sus propiedades incluyen el suavizar la piel dura, así que mezcla un litro de jugo de piña con medio litro de agua tibia y sumerje los pies en el jugo durante 10 o 15 minutos. Ahora prueba exfoliar un poco con una piedra pómez o un exfoliante para los pies. ¿Sientes la diferencia? Enjuágalos y sécalos, dales un masaje y una buena hidratación. El paraíso.

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Ama a tus manos

No olvides tus manos una vez que hayas consentido el resto de tu cuerpo. Dáles un tratamiento por inmersión en un recipiente de agua tibia en la que hayas puesto cinco gotas de aceite esencial de lavanda y, si tienes un poco, una pizca de flores secas de lavanda. Remoja tus manos durante 10 minutos, luego enjuágalas y sécalas. Masajea tus manos con una crema hidratante ligera o un par de gotas de aceite de almendras dulces.

Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

Haz tiempo para meditar

Para obtener el beneficio completo de tus tratamientos de spa en casa, incorpora la meditación, la cual te ayudará a disminuir la velocidad y liberar las preocupaciones y tensiones que se interponen en el camino al hacer frente a la vida cotidiana. Enciende una vela o dos y siéntate en silencio o escucha un CD. Algunas personas descubren que los CDs con sonidos del mar o la lluvia les ayudan a relajarse. Experimenta para encontrar el tipo de meditación que funciona para ti y aparta por lo menos unos minutos cada día para estar en paz.