DESCUBRIR
×

Las 12 maneras más raras de leer el futuro

shutter_m/iStock/Getty Images

Introducción

Desde tiempos ancestrales, el ser humano se ha preocupado por su devenir. De allí que cada cultura haya puesto en práctica distintas maneras de leer el futuro, muchas de las cuales hoy pueden resultar extrañas. A continuación, una serie de técnicas que se ocupan de predecir lo que vendrá. No por casualidad, todas ellas llevan en su nombre el sufijo "mancia", que significa "adivinación" o "práctica de predecir".

Photodisc/Photodisc/Getty Images

Ovomancia

En la Antigua Grecia, el huevo era un elemento muy común en los oráculos. A partir de su cáscara o de su contenido, los sabios podían adivinar el futuro. Se cree que de aquella tradición proviene la ovomancia, una técnica para leer el porvenir que consiste en interpretar las formas que la clara del huevo toma a medida que alguien formula preguntas acerca de su vida. En un vaso transparente, preferentemente alto, se vuelca la clara –habiendo realizado previamente un pequeño agujero en el huevo con un alfiler– y se contemplan las distintas "manchas" que aparecen. Este método es muy popular en Latinoamérica, y suele ponerse en práctica el 31 de diciembre.

belchonock/iStock/Getty Images

Melanomancia

Si bien la parte del cuerpo más común para interpretar el futuro es la mano, hay quienes se dedican a leer los lunares. Según esta técnica, tanto su ubicación como su forma dice algo acerca del porvenir. Por ejemplo, si se trata de un lunar redondo, hay algo bueno en la persona que lo porta; en tanto los lunares angulares pueden representar buenas o malas cualidades. Si un lunar se localiza en el codo, expresa un gran deseo de viajar por distintos sitios; si está en la zona frontal del cuello, es indicio de buena fortuna; y si se encuentra en la nuca, la persona debe tomarlo como una advertencia de ser más prudente.

Miriam2009/iStock/Getty Images

Dominomancia

Este juego de mesa inventado en China hace unos mil años llegó a Occidente recién en el siglo XVII. Compuesto por 28 fichas, dobles y rectangulares, este juego fue utilizado desde sus orígenes con fines adivinatorios. Existen distintas maneras de emplearlo. La más simple consiste en que la persona realice una pregunta rápida sobre algún aspecto de su vida. Para saber la respuesta, debe elegir una de las fichas –previamente mezcladas con su mano izquierda y en el sentido de las agujas del reloj–. Si la ficha en cuestión muestra la parte blanca hacia arriba, la respuesta es "sí"; si no, la respuesta es "no".

Kittikorn Phongok/iStock/Getty Images

Botanomancia

Además de que algunos tipos de plantas tienen ciertos significados (la rosa se relaciona con el amor, la ortiga con los retos, el laurel con la paz y la buena voluntad), hay distintos métodos para interpretar sus augurios. Uno de ellos es la sicomancia, que consiste en la interpretación de las hojas secas. Basta con buscar una hoja apropiada, escribir una pregunta en ella y dejarla en un sitio seguro: si se marchita rápidamente, los augurios no son buenos; en cambio, si permanece inalterable por un tiempo, pueden esperarse cosas agradables.

therry/iStock/Getty Images

Calcomancia

Se trata de interpretar los distintos sonidos que se obtienen al golpear recipientes de determinados metales, como el cobre y latón. Se cree que las personas que utilizaban esta técnica adivinatoria interpretaban los tonos en el antiguo oráculo de Dodona, uno de los más celebres de Grecia después del oráculo de Delfos. Dodona se encuentra a unos 80 kilómetros de la isla de Corfú, cerca de la frontera entre Grecia y Albania.

ehaurylik/iStock/Getty Images

Cromniomancia

También conocida en el vocabulario popular como "cebollamancia", se trata de seguir el crecimiento de cebollas especialmente preparadas para la ocasión. Existen muchas variantes de esta técnica. Una de ellas –destinada a predecir la salud de una persona– consiste en desparramar un poco de tierra húmeda en una especie de altar y colocar sobre ella un determinado número de cebollas. Luego, a cada una de éstas se le asigna el nombre de la persona cuyo porvenir se desea consultar. Si la cebolla germina pronto, la persona estará bien; la situación contraria indica algún problema. Se dice que este método era usado antiguamente por personas que tenían lejos a sus familiares, en una época en la que los medios de transporte y de comunicación aún no estaban desarrollados.

Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

Escapulomancia

La lectura de los omóplatos de los animales fue una práctica adivinatoria muy común en la China. Consistía en realizar rituales de sacrificio animal en los cuales se quemaban los huesos –y también los caparazones de las tortugas– y se predecía el futuro a partir de las formas que éstos tomaban. Se sabe que los arqueólogos han encontrado piezas que datan de 1400 a 1100 a.C.

stokkete/iStock/Getty Images

Enomancia

Mediante la atención del aspecto, el color y el sabor de los vinos, hay quienes creen que pueden precedir el futuro. Se sabe que este método fue usado por los antiguos griegos. Consiste en derramar o servir un poco de bebida –o incluso en observarla en la botella– para analizar su tonalidad, su movimiento, su sonido, y así buscar respuestas a las dudas que aquejan a una persona.

s_derevianko/iStock/Getty Images

Felidomancia

Todo aquel que convive con gatos sabe que se trata de animales misteriosos de por sí. No resulta tan extraño, entonces, que en la Edad Media fuesen usados para predecir el futuro. Sus movimientos, acciones y apariciones inesperadas eran material de análisis para aquellos que se dedicaban a las artes adivinatorias. ¿Qué está haciendo tu gato en este instante? ¿Puedes verlo? ¿Se ha acercado hacia ti?

JackJelly/iStock/Getty Images

Eromancia

Se coloca un recipiente con agua, sin taparlo. Luego, en voz baja y con un pañuelo sobre la cabeza, la persona que desea adivinar su futuro –en general, una mujer– realiza las preguntas. Si el agua borbotea, la respuesta es favorable. De esto se trata la eromancia, una forma de presagiar el futuro por medio del aire, utilizada especialmente por magos persas.

IPGGutenbergUKLtd/iStock/Getty Images

Miomancia

Aunque para muchas personas sean sinónimo de suciedad, pobreza o dejadez, las ratas –al igual que los gatos– han sido considerados animales especiales en la Antigüedad. Se creía que podían presagiar pestes, guerras y otras catástrofes. La miomancia consiste en analizar el comportamiento de estos roedores, sus apariciones y movimientos, a fin de anticipar el futuro.

Jaykayl/iStock/Getty Images

Transataumancia

¿Por qué me pasa esto justo hoy? ¿Qué me habrá querido decir? ¿Significa algo para mi vida? ¿Qué tiene que ver con mi futuro? Con este tipo de preguntas trabaja la transataumancia, una técnica que se ocupa de analizar los hechos que ocurren de manera fortuita o accidental a las personas, o las noticias que éstas reciben de esta manera.