DESCUBRIR
×

Las 15 recetas que menos ensucian tu cocina

Monkey Business Images/Monkey Business/Getty Images

Introducción

Poca grasa, menos salpicaduras, baja cantidad de recipientes y utensilios y rapidez son algunos de los secretos para alcanzar una sabrosa receta sin ensuciar. Una buena y rica alimentación no tiene por qué ir de la mano de una hecatombe culinaria. Ensaladas, pastas y sándwiches son algunas de las opciones para cocineros que buscan la simplificación.

Piotr Krześlak/iStock/Getty Images

Fideos

Un poco de agua, sal, una cacerola y listo. Una salvación para los que tienen nulo talento gastronómico pero también para aquellos que sufren con las consecuencias de limpieza que deja una comida elaborada. Luego, a gusto del comensal, puede optarse por alguna salsa, queso o simplemente aceite de oliva y ¡a disfrutar!

Barbara DudziAska/iStock/Getty Images

Ensaladas

Vegetales, esos grandes aliados de la salud y de los tiempos que corren, debido a su sencilla preparación. Clásicas ensaladas como la de lechuga y tomate o más sofisticadas como la waldorf sirven para una adecuada nutrición sin demasiados pasos. Las opciones son casi infinitas y aquí la imaginación cumple un rol fundamental.

AlexPro9500/iStock/Getty Images

Sándwiches

Pocos se resisten a un buen sándwich. Opciones carnívoras y también vegetarianas figuran en la lista. Dos rebanadas de pan, fiambre, alguna verdura y tal vez aderezos completan este combo ideal para trasladar a cualquier sitio. Y todo sin ensuciar más que un cuchillo y, a lo sumo, un plato.

udra/iStock/Getty Images

Picadas

Puede realizarse incluso con sobras de comidas anteriores. Snacks, fiambres, alguna salchicha y pan: no más ingredientes para este menú salvador y veloz. Ideal para reuniones o para noches de cansancio cuando las ganas de cocinar y lavar vajilla brillan por su ausencia.

Stitchik/iStock/Getty Images

Arroz

Blanco, negro, integral, bomba, carnaroli, basmati: Muchas son las variedades de arroz que se ofrecen en el mercado. Al igual que los fideos, su cocción no requiere más que agua y sal. Para condimentarlo, las opciones son casi infinitas. El resultado: un buen plato y una cocina limpia.

violleta/iStock/Getty Images

Atún enlatado

Las latas resultan casi milagrosas para quienes disponen de poco talento, tiempo o ganas para cocinar. Entre ellas, el atún es un básico que te puede salvar cualquier ocasión. Directamente en el plato, entre vegetales para ensalada, en sándwich o mezclado con lo que el comensal prefiera, es un infalible de los aficionados.

Olha_Afanasieva/iStock/Getty Images

Sopas enlatadas

Un menú especial para el invierno y de fácil resolución. Unos minutos en el microondas o en la hornalla y, de allí, a la mesa. Las sopas enlatadas, tal como la que inmortalizó Andy Warhol, no requieren más que calentarse y servirse. Pedirles más sería casi una injusticia.

OlgaMiltsova/iStock/Getty Images

Salchichas

Tan rápidas como tentadoras, las salchichas figuran entre las comidas favoritas de los niños y también de los adultos. El clásico perro caliente, donde un pan oficia de acompañante, recorre el mundo y, generalmente, se ofrece a bajo costo. A la parrilla o simplemente hervidas, solucionan el tema del menú en contados minutos.

AnjelaGr/iStock/Getty Images

Huevo duro

Nutricionalmente es un plato muy completo. Aporta proteínas y es de rapidísima cocción. Solo, con aceite de oliva, relleno o en rodajas para completar una ensalada, el huevo figura en las comidas cotidianas de mucha gente. Barato, sencillo, veloz y no ensucia más que un recipiente.

HandmadePictures/iStock/Getty Images

Puré instantáneo

Las papas deshidratadas pueden calificarse tranquilamente como uno de los grandes inventos de la historia gastronómica. Un sobre de puré instantáneo resuelve en un solo paso el trabajo de lavar, pelar, cortar y hervir el tan consumido tubérculo. Manteca, agua, sal y leche son sus únicos ingredientes y, luego, a disfrutar.

margouillatphotos/iStock/Getty Images

Melón con jamón

Un plato clásico para la entrada. La mezcla dulce y salada tiene sus fanáticos. Fruta y fiambre componen un combo que ya es un clásico a la hora de inaugurar la hora de la comida en fiestas y eventos. Su preparación consta únicamente de posar ambos ingredientes en un plato.

violleta/iStock/Getty Images

Tomates rellenos

Para días calurosos, es el menú ideal. Sólo con cortar al medio un tomate y buscar algún relleno tentador, puede obtenerse un manjar. Arroz, atún, verduras y hasta carne picada pueden servir de ingredientes. Un plato rendidor y sencillo con un gran aporte nutricional.

Ju-Lee/iStock/Getty Images

Papas rellenas

Con o sin cáscara pero bien lavadas, pueden convertirse en un menú exquisito con solo hacerles una incisión y rellenarlas. Difícilmente a alguien no le gusten las papas: es una de las comidas más aceptadas por grandes y chicos. Queso, jamón, carne picada, ají, cebolla o lo que se prefiera completa el contenido del tubérculo.

HandmadePictures/iStock/Getty Images

Huevos revueltos

Un menú del que deben abstenerse aquellos que cuidan su silueta pero que, sin dudas, es adoptado por quienes priorizan sabor y sencillez. Una sartén con huevos puede recibir infinidad de ingredientes para completar el plato. Salchichas, guisantes, jamón, queso y la verdura que el improvisado chef elija darán como resultado una opción rica y rápida.

Azurita/iStock/Getty Images

Mazorca con manteca

Es un clásico de las playas sudamericanas. La forma más rápida y fácil de comer una mazorca es untando manteca sobre los granos. Sano y fácil de hacer, convence a los más pequeños y salva a sus padres de organizar una comida más elaborada.