DESCUBRIR
×

15 signos de que estás enamorado de la idea del amor

Getty Images

Introducción

El amor se define como un “sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser”. Ahora bien, no son pocas las veces que las personas alteran sus conductas y sus costumbres en nombre de esta emoción. Puede decirse que aquellas que continuamente se ven afectadas por esto, directamente están enamoradas de la idea del amor. Pendientes del teléfono, paseando de relación en relación o relegando todas y cada una de las elecciones de la vida en nombre de otro: así pasan sus días estos peculiares enamoradizos.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Adolescentes, eternos enamorados

Fanáticos de la primavera, “la estación del amor”, los jóvenes de entre 13 y 20 años son prácticamente adictos a la idea del amor. Románticos, arriesgados, cambiantes, se entregan al amor de turno, sea recíproco o no. Según especialistas, las modificaciones corporales y emocionales que conlleva esta etapa influyen en gran parte en este tipo de conductas.

Thinkstock/Comstock/Getty Images

Enamorados racionales

Stephanie Ortigue, neurocientífica de la Universidad de Siracusa explicó en la revista Quo la forma en que actúa el cerebro a la hora del amor. Contrariamente a la idea popular, cuando alguien se enamora lo que domina es la razón. En ese momento, doce áreas del cerebro se activan al mismo tiempo en nombre de ese sentimiento.

Mike Powell/Lifesize/Getty Images

Los que saltan de un noviazgo a otro

Enamorados incurables o adictos al amor no conciben esperar un tiempo prudencial entre una relación y otra. El temor a la soledad es tan grande que el noviazgo pasa a ser para ellos un estado continuo (aunque no siempre con la misma persona). Los duelos son tan cortos que conocer a un nuevo amor les cuesta poco y nada. La compañía de una pareja puede sentirse incluso como una salvación.

Digital Vision/Digital Vision/Getty Images

Los que deshojan margaritas

“Deshojo margaritas, miro las estrellas, soy una veleta que no deja de girar", decían Los Parchís. Infantiles y románticos, un combo explosivo a la hora del amor. El famoso “me quiere, no me quiere” que se juega con cada pétalo puede ser una acción continua de los enamorados del amor. Como si cada pedazo que se elimina de la flor tuviera una verdad científica acerca del ser amado.

Getty Images

Los “zodíacodependientes”

Existen también aquellos que, para verificar el futuro de sus relaciones, consultan la compatibilidad entre los signos zodiacales de los miembros de la pareja. Cáncer con sagitario, aries con leo y capricornio con acuario pueden llegar a tener la respuesta del éxito o el fracaso del vínculo. Ante un incipiente romance, estos enamorados recurren a la astrología casi automáticamente.

Martin Poole/Photodisc/Getty Images

Los anticipados

Encontrar al amor de tu vida no es una tarea rápida ni sencilla. Hay quienes tardan años y existen aquellos que, quizás, nunca lo logran. Sin embargo, también figuran esas personas que, previo a enamorarse, ya tienen todo planeado. Los nombres de sus hijos, el lugar donde vivir, las ideas del futuro, la cantidad de mascotas y demás son para ellos ideas recurrentes que llegan incluso antes de conocer o elegir a la pareja.

Michael Blann/Digital Vision/Getty Images

Los cinéfilos

“Casablanca”, “Ghost”, “Love Story”, “Mi primer beso” y Titanic” son casi material de consulta. Las lágrimas frente a la pantalla son una constante de los enamorados del amor, quienes prefieren siempre el romanticismo a la hora de seleccionar opciones dentro del séptimo arte. Ante cada escena, siempre encuentran algo que los identifique: el amor, el desamor, el romance, el abandono o las mismísimas bodas forman parte de su rutina real o imaginaria.

Photos.com/AbleStock.com/Getty Images

Los de las frases hechas

“Mariposas en el estómago”, “me siento en el aire”, “va a ser para siempre”, “éste sí es el indicado”, “es mi media naranja”. Melosos, empalagosos, cursis, extremadamente románticos: así puede definirse a estos sujetos cuyo eje para la vida parece ser el amor. Repiten una y mil veces este tipo de palabras que, aunque evidentemente comunes, sienten propias y únicas, como si la experiencia fuera exclusiva de ellos mismos.

John Howard/Lifesize/Getty Images

Los musicales

Primero fue el disco, luego el casette, más tarde el compact disc, y ahora el mp3. Cualquier dispositivo es bueno para escuchar canciones románticas, clásicos de todos los tiempos acerca de la historia de dos enamorados. No sólo disfrutan de temas grabados sino que ansían verbalizar su estado sentimental por todos lados. Dejan mensajes en las radios y envían, una y otra vez, palabras melosas al objeto de su amor.

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Los eternos habitantes de los lugares comunes

Flores, bombones, dibujos de delfines y anillos son algunos de los elementos recurrentes para los enamorados del amor. Los regalan o anhelan con todas sus fuerzas que alguien se los obsequie. Lo que para otros puede ser un lugar común, una cursilería sin sentido, cobra en ellos un sentido especial y los llena de felicidad.

Visage/Stockbyte/Getty Images

Los que se visten pensando en el otro

“Que esto no le gusta”, “que aquello le parece muy ajustado”, “que con esto nos conocimos”… así eligen su vestuario quienes hacen hasta de las más sencillas decisiones una cuestión de pareja. Aunque probablemente sea más típico de mujeres que de hombres, ellos también analizan las prendas a usar cuando la idea del amor los obsesiona.

Simon Bremner/Lifesize/Getty Images

Los que hacen de la gastronomía una cuestión de pareja

Ajo no porque da mal aliento, cebolla tampoco porque se impregna en la piel, ciertas legumbres, mucho menos, porque son difíciles de digerir. El menú también se hace presente entre estas personas porque, para ellos, es mucho más que una cuestión de alimentación. No se trata solamente de lo que el cuerpo pide sino también de un homenaje al otro.

Visage/Stockbyte/Getty Images

Los que repiten poemas de memoria

Pareciera que si repiten esas frases una vez más, la obra puede llegar a gastarse. Sienten cada verso como una vivencia propia, aunque haya sido escrito por el más lejano poeta. Cartas, mails y hasta telegramas llegan al destinatario de su amor mostrando el contenido de poemas que entusiasman a estos románticos empedernidos.

David Woolley/Digital Vision/Getty Images

Los que hacen de "Romeo y Julieta" su Biblia

La obra de William Shakespeare es un clásico de los enamorados. Amor y tragedia entrelazados parece ser el combo perfecto para aquellos sujetos que creen vivir y morir en base a ese sentimiento. Y aunque sus propias vivencias nada tengan que ver con Capuletos y Montescos, se sienten identificados con cada acto de la obra del dramaturgo inglés.

David Woolley/Photodisc/Getty Images

El egoísta

Los enamorados del amor suelen comportarse de forma egoísta. ¿Por qué? Porque solo están interesados en aquellas características del otro que completan la imagen que crearon de ellos. Desean a alguien que los trate, como un miembro de la realeza, alguien que los consienta y los coloque en un pedestal.