DESCUBRIR
×
Loading ...

20 maneras de cocinar panceta

Lisovskaya/iStock/Getty Images

Introducción

La panceta es un ingrediente que da sabor sin recargar las comidas y queda bien con prácticamente todo. Antes de poner manos a la obra, vale diferenciar la panceta fresca de la panceta como fiambre embutido. Si bien la primera es mucho más rica, la segunda es utilizada también en variedad de platos rápidos y fríos.

vikif/iStock/Getty Images

Arolladitos con panceta y vegetales

El secreto para que los arrolladitos queden bien armados es comprar panceta cortada en un ancho un poco más grueso de lo habitual. Luego, rellenas cada pieza de fiambre como si fuera un panqueque con vegetales a gusto como, por ejemplo, tomate, albahaca y ciruela. Una vez completo el rollito, se sostiene con un palillo y se lleva al horno suave para dorar el fiambre. Si lo sirves caliente, ¡nadie podrá resistirse!

joannawnuk/iStock/Getty Images

Panceta con ciruelas

Para una entrada agridulce, debes precalentar el horno y, mientras tanto, envolver ciruelas disecadas y descarozadas (las mismas que se usan para hacer compota) en fetas de panceta y pincharlas con un palillo. Luego, coloca la preparación en una asadera enmantecada y cocínala durante 20 minutos para que la panceta quede crocante. Es ideal servir los bocaditos calientes.

alivemindphotography/iStock/Getty Images

Muffins salados con panceta

Los tradicionales mantecados pueden llevar diferentes rellenos. Uno de ellos es el de panceta y queso. El secreto está en hacer la mezcla como siempre y, ya llegando al final, antes de verterla en los moldes, agregarle panceta fresca salteada cortada en tiritas con bastante parmesano rallado. Si quieres innovar, puedes reemplazar la harina leudante por la integral, agregando un poco de polvo de hornear. Puedes servirlos calientes o tibios.

Anna_Kurz/iStock/Getty Images

Escones salados con panceta y verdeo

Ideales para servir en entradas, en brunchs o picadas, estos escones se preparan de la misma forma que los dulces pero en su variante salada. Una vez que la mezcla está lista, se le agrega panceta fresca salteada en pequeños dados y cebolla de verdeo previamente salteada. Antes de ponerlos en el horno, se pueden pintar con huevo y rociar con queso rallado o con semillas pequeñas.

Shaiith/iStock/Getty Images

Hamburguesas de pollo con panceta y aceitunas negras

Una vez que tienes listas las hamburguesas de pollo, las envuelves con una feta de panceta fresca. Luego las doras en una sartén con poco aceite, vuelta y vuelta, cinco minutos de cada lado. Se sirven calientes, con guarnición de papas fritas o ensalada, como más te guste y aceitunas negras.

alecsoms/iStock/Getty Images

Arrollado de panceta y cheddar

Es muy común que este plato frío se sirva para las fiestas de fin de año, ya que es ideal para acompañar la comida principal. Tras estirar el pionono, debes untarlo con mayonesa, queso crema o cualquier aderezo que te guste. Luego, acomodas las fetas de panceta, las de cheddar y enrollas. Una vez listo, puedes decorar con hojas verdes.

kabVisio/iStock/Getty Images

Guiso de lentejas y panceta

La panceta ahumada cortada en cubitos le da un sabor único al guiso de lentejas, ideal para días de mucho frío. El plato se prepara con lentejas, arroz y una base de verduras salteadas (cebolla, morrón, zanahorias). Algunos cocineros incluyen papa y chorizo colorado en la preparación. Sin embargo, si eres fanático de la panceta, la recomendación es que disfrutes de ella sin el chorizo, que puede anular un poco su gusto.

Jack Puccio/iStock/Getty Images

Pechugas rellenas con panceta, queso y albahaca

Este plato puede ser servido tanto en la mesa de todos los días como en cenas más sofisticadas, como la de Navidad o Año Nuevo. Cada presa de pollo se rellena con una rodaja de panceta, una de queso y dos o tres hojas de albahaca. Si gustas, puedes agregarle tomate. Luego, debes sujetar la preparación con un palillo y cocinarlo al horno quince minutos de un lado y otros quince del otro.

olgna/iStock/Getty Images

Spaguetti a la carbonara

Pastas, panceta, huevo y vino blanco son los ingredientes principales que lleva este plato riquísimo, aunque no muy liviano. La salsa se obtiene mezclando panceta dorada en cubitos, con el vino, huevos batidos, manteca, parmesano, sal y pimienta a gusto. Una vez que la pasta está lista, se le agrega la preparación y ¡todos listos para disfrutar! Ideal para degustarlo en ocasiones especiales y con buena compañía.

photohomepage/iStock/Getty Images

Tarta de puerros y panceta

Con un kilo de puerros, 150 gramos de panceta, 100 gramos de queso parmesano y tres huevos puedes obtener un delicado relleno para innovar en las tartas de verduras que prepararas a diario. Primero se saltea el puerro con la panceta y luego se le incorpora lo demás. Lo ideal es preparar la masa casera para que se luzca mucho más el plato.

nito100/iStock/Getty Images

Empanadas de panceta y ciruelas

¿Te cansaste de preparar las clásicas empanadas de jamón y queso y de carne o verdura? Aquí está la solución. Rellena tus discos de empanadas con dos fetas de panceta, envolviendo una ciruela disecada y descarozada en el centro. Completa con muzzarella rallada y hornea durante veinte minutos en horno fuerte.

kittimages/iStock/Getty Images

Cazuela de pescado y panceta

Para esta receta, puedes utilizar el filet que más te agrade. Debes cocinarlo en una cacerola junto con la panceta ya dorada, ajo, arvejas frescas y granos de choclo fresco. Durante la cocción, a fuego lento, agrega caldo de verduras para que no se pegue. Si quieres que el plato tenga un aroma oriental, es infaltable la salsa de soja al servir.

Monkey Business Images/Monkey Business/Getty Images

Gratinado de papas y panceta con crema

Primero debes saltear 400 gramos de panceta cortada en cubos. Luego la reservas y, mientras tanto, cortas un kilo de papas en rodajas finas. Los ingredientes se distribuyen en capas adentro de una fuente de horno, suficientemente profunda, como si prepararas una lasagna: una capa de papas, una de panceta e hidratas con crema de leche con nuez moscada, y así hasta que terminas los ingredientes. La capa superior se cubre con rúcula y queso rallado. La preparación lleva una hora aproximadamente de horno.

Eising/Photodisc/Getty Images

Cous cous con vegetales y panceta

El cous cous es una sémola de trigo duro de origen árabe. Para obtener este plato, debes prepararlo con berenjena, ajo, cebolla y perejil. Los vegetales se saltean, y una vez que están listos se les agrega caldo y el cous cous, que no tarda demasiado en cocinarse. Luego se sirve en cazuelitas.

vikif/iStock/Getty Images

Ensalada de pollo, lechuga, tomate seco y panceta

Primero, trozamos el pollo en pequeños pedazos, que pueden ser presas que hayan quedado de comidas anteriores, aunque lo ideal es cocinar algunas pechugas para la ocasión. Luego, incorporamos cubitos de panceta ahumada, tomate seco y decoramos con hojas de lechuga. Queda muy bien condimentar esta ensalada con aceto y aceite de oliva.

vikif/iStock/Getty Images

Ensalada de panceta, brócoli y queso azul

La panceta fresca debe dorarse en una sartén, para luego mezclarse con el brócoli previamente hervido. En un bol, el queso azul se diluye con jugo de limón y se vierte sobre la ensalada. Se puede condimentar también con aceto, sal y pimienta. Si le agregas nueces picadas, le darás un toque muy especial.

Cristian Lucaci/iStock/Getty Images

Pizza con panceta

Tu pizza habitual puede tener un toque diferente si reemplazas el jamón cocido por fetas de panceta. Puede agregarle huevo duro y, si te gustan los platos agridulces, también puedes sumarle rodajas de ananá. Como en cualquier pizza, es fundamental usar una buena muzzarella para que se disfrute mucho más.

bonchan/iStock/Getty Images

Huevos revueltos con panceta

En muchos países, éste es considerado el mejor desayuno. Para prepararlo, primero debes saltear la panceta en la sartén. En otro recipiente a fuego bajo, revuelves los huevos con manteca y, cuando estén cocidos, agregas un chorrito de crema de leche. Luego, debes condimentarlos con sal y pimienta para servirlos acompañados de panceta y tostadas.

vertmedia/iStock/Getty Images

Tortilla de papas y panceta

La versión tradicional, llegada desde España, dice que lo mejor es utilizar chorizo colorado. Sin embargo, ¿por qué no innovar? Si a la clásica tortilla de papas le agregas panceta cortada en cubitos o tiritas, obtendrás una versión un poco más suave pero igualmente gustosa. ¡Haz la prueba!

olgna/iStock/Getty Images

Sándwich con panceta

Un sándwich siempre es una opción fácil y rápida para saciar el hambre. Pero también puede ser un bocadillo elegido a la hora de una cena apurada o un almuerzo liviano. En este caso, los ingredientes que precisarás son dos rebanadas de pan integral de molde, dos fetas de panceta y vegetales a tu elección como, por ejemplo, tomate, lechuga y rúcula. Si deseas hacerlo con panceta natural, lo único que varía es que tendrás que cocinarla a la plancha con aceite de oliva previamente.