DESCUBRIR
×

20 maneras de cocinar tomates

The Ewan

Introducción

El tomate es una de las hortalizas más consumidas en todo el mundo. Se trata de un alimento muy nutritivo que elimina el ácido úrico y reduce el colesterol. Además, posee una gran proporción de licopeno, un pigmento que le da su característico color rojo y que es muy importantes para el organismo. El tomate está muy presente en la dieta diaria de las personas. Por ello, aquí se recogen 20 formas distintas de cocinarlos.

George Doyle/Stockbyte/Getty Images

Salsa

La forma más clásica de cocinar el tomate es elaborando una salsa. Ideal para acompañar pastas, arroces y carnes, la salsa de tomate es una estupenda forma de consumir esta hortaliza. Aumenta su sabor añadiéndole unas hojas de albahaca.

César Santiago Molina

Seco

Si se desea preparar el tomate de una manera poco frecuente, entonces se debe optar por secarlo. Los tomates secos son ideales para ensaladas, como guarnición o como componentes de otras salsas. Para obtenerlos, tan solo debes exponerlos al sol durante unos días hasta que se sequen.

Chiot's Run

Al horno

Una manera sencilla de cocinar un tomate es, simplemente, meterlo unos minutos al horno. El tomate se pondrá más jugoso y delicioso tras el calor recibido. Si se desea potenciar el resultado, se puede añadir un poco de orégano después.

Matt and Rachel

Ensalada

¿Existe algo más sencillo que cortar unos tomates y hacer con ellos una ensalada? Se trata de uno de los usos más comunes para esta hortaliza, y no por ello menos delicioso. Se puede combinar con cualquier alimento sin problema.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Mermelada

Excelente para consumir con pan o para complementar un plato principal, la mermelada de tomate es una manera original de consumir esta deliciosa hortaliza. Se obtiene de la combinación a fuego lento de tomate, azúcar y zumo de limón.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Rellenos

El tomate también puede servir como espacio en el cual meter otros alimentos. Admite cualquier tipo de relleno y puede constituir una comida principal o, por el contrario, ser un excelente aperitivo. Su sabor aumenta si se le da algo de calor en el horno.

Eliza Adam

Sopa

Las sopas siempre deben estar presentes en cualquier dieta. Una buena opción es elaborar una sopa de tomate. Lo mejor de esta receta es que se pude consumir fría o caliente, según los gustos del consumidor.

Alex Brown

Jugo

El zumo de tomate es una opción que no hay que desechar para refrescarse ante las altas temperaturas. Esta bebida es aún más deliciosa cuando se le añade un poco de tabasco, que combina a la perfección con su característico sabor.

Jupiterimages /Polka Dot/Getty Images

Pan

Un simple bocadillo se puede convertir en un producto gourmet si se hace con un pan de tomate. El sabor de la hortaliza en una rebanada de pan da un sabor delicioso y diferente a la receta.

Eising/Photodisc/Getty Images

Crema

Otro plato de cuchara para consumir esta hortaliza es la crema de tomate. Muy cremosa y de marcado sabor, es una opción a tener en cuenta para hacer frente a las bajas temperaturas. Combina perfectamente con cualquier tipo de queso.

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Gazpacho

Una de las recetas que necesita una gran cantidad de tomates es el gazpacho. Es uno de los platos de cuchara más consumidos en la época veraniega debido a que se toma frío. Especialmente delicioso si se le añade un poco de pan tostado.

Toby Bradbury

Confitado

Un tomate confitado es una de las preparaciones más exquisitas que se pueden hacer con este alimento. Es una receta más complicada que otras, ya que necesita calor, frío, mucho tiempo de reposo y pasar por aceite, pero el resultado es inmejorable. Los tomates confitados son muy recomendables para ser la guarnición de cualquier tipo de carne.

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Vinagreta

Puedes optar por incluir el tomate de una forma distinta en una ensalada. Por ejemplo, en una vinagreta de tomate que aliñe a otras hortalizas. De esta manera puedes sorprender a través de una receta simple y sencilla.

JaBB

Escaldado

El tomate también se puede preparar escaldado. Para ello, hay que mojarlo durante un minuto en agua hirviendo, para luego sacarlo y sumergirlo en agua muy fría. Este cambio de temperatura permitirá que se le pueda retirar la piel con facilidad.

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Concassé

Esta técnica suele emplearse mucho con el tomate. Consiste en escaldar el alimento para poder retirarle la piel y, posteriormente, quitarle las semillas. El resto se sofríe con unos cuantos ajos a fuego lento. El resultado es similar a una salsa de tomate.

Michael Verhoef

Pastel

Una alternativa para los golosos es usar el tomate en una receta dulce, como es el caso de un pastel. Se puede convertir en un delicioso y diferente postre para cualquier comida.

Flickr.com

Carpaccio

El tomate es un alimento estupendo por sí mismo, por lo que en ocasiones no es necesario prepararlo de ninguna forma. Cortándolo finamente y presentándolo a modo de carpaccio, esta hortaliza es deliciosa.

Eising/Photodisc/Getty Images

Mousse

Ya sea como entranda, como postre o como guarnición, el mousse de tomate es una opción poco común, por lo que puede ser adecuado para sorprender a cualquier comensal. Su aspecto esponjoso combina a la perfección con otros alimentos más sólidos, como es el caso del pan tostado.

Migle Seikyte

Compota

El procedimiento para realizar una rica compota de tomate es similar al de la mermelada. Hay que cocinar a fuego lento la hortaliza con azúcar y zumo de limón, pero en esta ocasión se le debe añadir algo de canela. La textura final es parecida, pero el sabor es distinto.

Eising/Photodisc/Getty Images

Gratinados

La receta más sencilla del mundo: mete el tomate en el horno y espolvoréale un poco de queso por encima. El resultado dará lugar a un tomate gratinado delicioso. Es buena idea es añadirle un poco de orégano.