Los cinco secretos más sucios de tu cocina (y cómo limpiarlos)

Escrito por darlena cunha | Traducido por gabriel guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Los gérmenes se reproducen en lugares improbables

Los cinco secretos más sucios de tu cocina (y cómo limpiarlos)
Las técnicas apropiadas de limpieza ayudarán a disminuir los gérmenes de tu cocina. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

La gente hace contaminación cruzada todo el tiempo en la cocina y sin darse cuenta. Si están preparando pollo y abren la gaveta para sacar un tenedor un cuchillo, han llenado de gérmenes de pollo la manija de la gaveta y los utensilios dentro de ella.

— Jo Dickerson, autor del blog "Poop on a Hot Tin Slide"

Aún una cocina que parezca impecable puede estar llena de bacterias y gérmenes, a menudo en lugares que nunca te imaginarías. Estos microbios se esparcen fácilmente, pasando de las tablas para cortar, manijas de gavetas y mesadas a tus utensilios de comer, a tus alimentos y finalmente a tu sistema digestivo, donde pueden enfermarte. Los microbios no pueden ser observados a simple vista, por supuesto, así que a veces podrías preguntarte si en realidad has desinfectado tu cocina o simplemente has esparcido los gérmenes por todos lados. No hay necesidad de inquietarse; los expertos dicen que con un poco de preparación y atención, puedes mantener tu cocina y sus contenidos libres de bacterias.

La manija de la puerta del refrigerador

Los cinco secretos más sucios de tu cocina (y cómo limpiarlos)
(Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Los microbios que viven en el pollo, cerdo y res, casi siempre pueden ser encontrados en la manija de un refrigerador, de acuerdo con el Dr. Eric E. Schadt, ejecutivo del departamento de ciencia de la genética y genoma en la escuela Mount Sinai School of Medicine y jefe científico de Pacific Biosciences.

La escritora sobre gérmenes, Jo Dickerson concuerda, diciendo que la contaminación cruzada es el problema más grande en la cocina.

Dickerson, quien (en el blog "Poop on a Hot Tin Slide") escribe sobre su expresión de desorden obsesivo compulsivo enfocada en los gérmenes y "otras fobias sucias" dijo, "las personas probablemente realizan contaminación cruzada todo el tiempo en la cocina y no se dan cuenta".

"Por ejemplo", ella dice, "si están preparando pollo y abren la gaveta para sacar un tenedor o un cuchillo, han llenado de gérmenes de pollo la manija de la gaveta y todos los utensilios dentro de ella también".

Lavarse las manos es la forma más fácil y rápida de prevenir esta contaminación, dice la doctora Ellen Neuhaus, directora de enfermedades infecciosas en el Eastern Connecticut Health Network en Vernon, Connecticut. El problema, dice, es que muchas personas no saben cómo lavarse las manos correctamente.

"El truco para una higiene correcta de las manos es utilizar agua y jabón por 15 segundos y cerrar el grifo con una toalla de papel o con el codo", explica Neuhaus. "Cerrarlo con las manos solo re contamina las manos con los organismos que estaban en ellas cuando abrimos el grifo".

El grifo

Aunque el agua limpia es esencial para la preparación de la comida, esto es a menudo pasado por alto en naciones desarrolladas, donde el agua pura y descontaminada es dada por sentado. Pero hay ciertas situaciones que requieren atención.

Si usas agua del pozo, por ejemplo, debes estar alerta de que esta es susceptible a las toxinas de la tierra y a las filtraciones sépticas, particularmente en épocas de lluvia fuerte. El agua municipal puede estar contaminada como resultado del rompimiento de una tubería principal o de una inundación significativa. En cualquier caso, haz que un profesional examine el agua antes de usarla en tu comida, y cuando dudes, utiliza agua embotellada o un sistema de filtración.

"Recuerda, cualquier cosa que utilices en la preparación de tu comida potencialmente dejará a partículas de 'lo que sea' en tu comida", dice la chef Moira Parker, ex empleada de una panadería en Vancouver, British Columbia. "Cuando cocinas con agua, el agua entra en tu comida, y cualquier cosa que esté en el agua entrará en tu comida también".

Las toallas de los platos

Las personas por lo general piensan que las toallas lavaplatos están libres de gérmenes, ya que por lo general sólo secan sus manos o platos recién lavados con ellas. Pero después de que los platos han sido secados, las toallas permanecen húmedas. Esa humedad más el calor en la cocina los hace caldos de cultivo principales para microbios.

Parker aconseja cambiar las toallas de los platos frecuentemente y lavarlas con cloro.

En su propio hogar, ella tiene un juego separado de toallas decorativas que saca solo cuando hay visitas. Una vez que sus invitados se van, Parker coloca las toallas decorativas en otro lugar y utiliza sólo las ordinarias para sacar los platos.

"Es una buena idea tener un juego diferente de toallas para cada día de la semana", dice. "Tengo unas feas y sencillas. No me importa si se manchan o se rompen".

Las esponjas

Los cinco secretos más sucios de tu cocina (y cómo limpiarlos)
La solución más fácil es comprar nuevas esponjas regularmente. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Sólo porque utilizas tu esponja para limpiar no significa que esté limpia. De hecho, dice Dickerson que las esponjas están entre los objetos más sucios de la cocina.

"Un gran error que veo a menudo es a las personas limpiando el grifo de la cocina y luego utilizando la misma esponja para limpiar las mesadas", dice. "El lavabo de la cocina es probablemente el lugar más sucio de toda tu casa, y seguramente está lleno de bacterias y gérmenes peligrosos, E. coly y salmonela en particular. No querrás limpiar tu lavabo y luego esparcir esos gérmenes a cualquier otra superficie, especialmente tus mesadas donde preparas la comida".

La solución más fácil es comprar nuevas esponjas regularmente. No son muy costosas. Pero si no puedes hacer eso, límpialas con calor, dice Angela Mariani, profesora adjunta de biología en la Universidad de Maryland.

"Mete tu esponja al microondas", aconseja Mariani. "El calor matará la mayoría de los microbios que viven en ella".

El drenaje del lavabo

Sólo porque no puedes verlo no significa que no esté ahí, y el interior de los drenajes de los lavabos son a menudo pasados por alto por los dueños de las casas que son víctimas de la mentalidad "fuera de mi vista, fuera de mi mente". Pero los huecos oscuros de tu lavabo son perfectos campos de crecimiento para bacterias, hongos y moho.

Con el tiempo, estos patógenos pueden salir a tu lavabo e infectar cualquier plato limpio que coloques ahí después de lavarlo. También pueden llevar a infestaciones de insectos. Las larvas de mosca pueden desarrollarse en el drenaje alimentándose de bacterias y materiales orgánicos que colonizan los drenajes sin lavar. Las cucarachas y hormigas pueden ser atraídas al calor, la humedad y la oscuridad que hay ahí, incluso si no hay bacterias creciendo.

Parker surgiere verter agua hirviendo en todos los drenajes de los lavabos una vez por semana para matar a todos los microbios y otros bichos que hayan ahí. Dickerson dice que ella utiliza cloro para deshacerse de los remanentes.

"Me gusta tratar al lavabo de mi cocina como si fuera a matarme", bromea Dickerson. "No tienes que ser tan loca acerca de ello, pero sí utilizar el sentido común y una gran cantidad de cloro".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles