6 puntos principales de presión usados para fines médicos de emergencia

Escrito por eugene elliott | Traducido por maría sol spera
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
6 puntos principales de presión usados para fines médicos de emergencia
Puntos de presión para controlar el sangrado rápidamente. (Nose image by AndersonRise from Fotolia.com)

La capacidad de controlar rápidamente el sangrado es una habilidad crítica que puede determinar si una persona pierde un miembro o potencialmente su vida. La aplicación de presión directa y la elevación de la zona lesionada a un nivel por encima del corazón será suficiente para la mayoría de las lesiones, pero la aplicación de presión hasta el punto adecuado puede ser necesario para la hemorragia grave. Saber dónde se encuentran estos puntos de presión comunes es crucial en situaciones de emergencia.

Otras personas están leyendo

Cabeza/ Cuero cabelludo/ Lesiones faciales

Las lesiones de los tejidos de la cabeza y el cuero cabelludo tiende a sangrar profusamente, sean lesiones superficiales o profundas laceraciones. Esto es debido a una abundancia de vasos que suministran sangre a estos tejidos. Afortunadamente, estas heridas a menudo se ven peor de lo que realmente son, pero pueden ser difíciles de controlar con presión directa, sobre todo si las arterias más pequeñas y superficiales están involucradas.

Para lesiones que resultan en el sangrado del cuero cabelludo, debes aplicar presión a la arteria temporal superficial que se puede encontrar en el área de la sien en el mismo lado de la cabeza. Para las heridas en la frente, se puede aplicar presión a la margen supraorbital, la estructura ósea que forma la parte superior de la cuenca del ojo, en el lado de la frente que está sangrando. Esto puede ayudar a disminuir el flujo de sangre por las arterias supraorbitaria y supratroclear. Para cualquier sangrado que pueda ocurrir en la mitad inferior de la cara, aplicar presión al ángulo de la mandíbula hacia abajo a la zona de la barbilla puede reducir significativamente la hemorragia mediante la oclusión de la arteria facial.

Lesiones de las extremidades superiores

El sangrado de cualquier parte de los brazos o las manos puede reducirse o interrumpirse si aplicas presión a la arteria braquial. Este punto lo puedes encontrar mediante la colocación de varios dedos bajo el brazo, varios centímetros por debajo de la axila, a continuación presiona hacia adentro hasta que sientas el pulso. Si se produce una hemorragia más alto que esta ubicación, puedes aplicar presión a la arteria subclavia colocando varios dedos por encima de la clavícula (hueso del cuello) y dirigiendo la presión hacia abajo, hacia la parte posterior del tórax.

Lesiones en las extremidades inferiores

Las piernas y los pies son también susceptibles a las lesiones. Debido a su ubicación, el tratamiento de la hemorragia a menudo requiere que la víctima se acueste y eleve adecuadamente la extremidad afectada por encima del corazón. El punto de presión primaria para la totalidad de las extremidades inferiores es la arteria femoral, que puedes encontrar en la parte interior del muslo cerca de la zona de la ingle. Esta arteria puede requerir significativamente más presión debido a su ubicación más profunda bajo la superficie. También, debido a su ubicación, debes tener cuidado para evitar el contacto con áreas que pueden considerarse inapropiadas, asegurándote al mismo tiempo que el sangrado puede ser ralentizado o detenido.

Sangrado de la nariz (Epistaxis)

El sangrado de la nariz no sólo puede ser engorroso, sino que puede también ser peligroso dependiendo de la situación. El sangrado nasal que ocurre sin trauma puede indicar un problema subyacente que necesita ser tratado por un médico. En el tratamiento de las hemorragias nasales, se requiere de una presión firme con una tela entre las puntas de los dedos pulgar, índice y medio que debe ser aplicada al puente de la nariz. Las bolsas de hielo o compresas frías pueden ser envueltas en la tela. Observa que la sangre no se acumule en la parte de atrás de la garganta, ya que esto puede conducir a que la sangre sea tragada (causando náuseas o vómitos), o que la sangre entre en la vía aérea, lo cual es peligroso. Cuando sea posible, la cabeza de la víctima debe estar elevada y debe ser inclinada ligeramente hacia atrás. La víctima debe evitar toser o estornudar durante este tratamiento para evitar cualquier interrupción de coagulación que pudo haber ocurrido.

Puntos importantes para recordar

Cualquier sangrado que requiere el uso de un punto de presión debe ser evaluado por un médico tan pronto como sea posible. La presión a estos puntos se debe aplicar en incrementos de no más de 10 minutos, momento en el cual la presión debe ser retirada y evaluada la zona por sangrado continuo. La única excepción es cuando la herida o la zona de la lesión sigue sangrando. Las bolsas de hielo o compresas frías a menudo pueden reducir el sangrado, pero estos deben ser aplicados sobre una base limitada para evitar daños al tejido. Ademas una compresa nunca debe ser aplicada directamente a la piel, sino que debe ser envuelto en prendas o telas. El sangrado profuso que no se detiene, también conocido como hemorragia, debe ser tratado con rapidez y la víctima debe ser llevada al centro médico más cercano inmediatamente. Como último recurso, ante una lesion en las extremidades, puede aplicarse un torniquete a un área encima de la zona de la herida. Esto siempre debe ser evitado, a menos que el sangrado no se pueda controlar utilizando otros métodos. Debes ser siempre consciente de los signos de la hemorragia interna, tales como tos o vómitos de sangre, las fracturas graves o hematomas, o hinchazón del abdomen.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles