El abismo fiscal en los Estados Unidos y cómo te afecta

Escrito por michael rudeen Google | Traducido por rubén moreno
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Puede que el impacto esté sobrevalorado, pero es conveniente estar preparados para el peor de los casos

El abismo fiscal en los Estados Unidos y cómo te afecta
Puede ser que la angustia sobre el abismo fiscal no esté plenamente justificada. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

El punto más importante a señalar es que virtualmente todos verían algún tipo de incremento en los impuestos que pagan. Si te encuentras pagando impuestos ahora, probablemente pagarás más.

— Steven Sheffrin, profesor de economía en la universidad de Tulane

Los titulares en todos los medios de los Estados Unidos se han enfocado en el drama que rodea el hecho de que el país se dirige inevitablemente al abismo fiscal del primero de enero. En esta fecha, un impacto doble de incrementos importantes en los impuestos y cortes en el gasto público golpeará al país si no es detenido. "El estancamiento en torno al abismo fiscal estimula la ansiedad en los estados", decían varios periódicos en el país el 10 de diciembre. "Mientras el 'abismo fiscal' se gesta, la angustia de los votantes es evidente" decían al día siguiente. La Oficina apartidista sobre el presupuesto en el Congreso ha dicho que de no poder dar una repuesta satisfactoria, la elevación de impuestos y la caída con el recorte al gasto llevaría a la tasa de desempleo por encima del 9%. Algunos economistas consideran, sin embargo, que el "abismo" podría más bien parecerse a una "pendiente. Ellos dicen que consideran que el país sentirá el efecto de los cortes en el gasto y el incremento en los impuestos de manera gradual en lugar de en un sólo golpe. Además, los legisladores podrían alcanzar un arreglo antes de la fecha límite, disminuyendo la intensidad del golpe. Sin embargo, hasta mediados de diciembre de 2012 aún no se llegaba a un acuerdo. Así que la pregunta original es válida: ¿Exactamente de qué trata el abismo fiscal? ¿Si no se llegase a un acuerdo, cómo afectará a los estadounidenses? ¿Hay algo que los ciudadanos puedan hacer para prepararse ante el mismo?

Algunas notas sobre el abismo

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, es quien acuñó la frase de "abismo fiscal". Es una manera breve y concisa de decir qué es lo que sucede cuando se activan más de un trillón de dólares en incrementos a impuestos y cortes en el gasto del gobierno.

Los mayores saltos a los impuestos provendrán principalmente del extremo de los cortes al impuesto sobre la renta realizados bajo el gobierno de George W. Bush y la deducción a nóminas aprobada en 2010.

El corte al gasto de mayor magnitud, US$ 65 billones, tendría lugar en las reducciones automáticas a la mayoría de los programas federales. Otros cortes incluyen deshacerse de las extensiones del seguro de desempleo y una reducción en el pago a los doctores del Medicare.

El plan original de los legisladores era que los recortes a los impuestos expirasen a finales de 2012; el congreso puso esta fecha esperando darse tiempo para tomar acciones deliberadas después de un intento fallido de recortar el déficit al presupuesto federal en 2011. Según el artículo de Jackie Calmes en el "New York Times" aparecido el 15 de noviembre, se indica que la yuxtaposición fue "una confluencia que ambos partidos no esperaban sucediese en agosto de 2011.

Impacto en los impuestos

Los impuestos sobre la renta han sido origen de grandes confrontaciones entre el presidente y los republicanos en el congreso. Los republicanos insisten en que todos los ciudadanos deben beneficiarse del recorte a impuestos que impuso la administración de Bush, mientras que el presidente Obama quiere que no participen en estos recortes el 2% más rico de la población.

"El principal problema es que con esto prácticamente todos experimentarían algún tipo de incremento a sus impuestos", dice Steven Sheffrin, profesor de economía en la universidad de Tulane en Nueva Orléans. "Si hoy pagas impuestos, mañana deberás pagar más".

Además de ello, las tasas impositivas sobre las ganancias de capital y los dividendos se irían al doble prácticamente, según Maclyn Clouse, profesor de finanzas en el Daniels College of Business de la Universidad de Denver.

Otro aumento en los impuestos importante por el efecto potencial que tiene sobre las personas físicas vendría de una reducción a la exención existente del impuesto estatal sobre regalos, que establece cuánto una persona puede dejar a sus herederos sin que sus propiedades incurran en una responsabilidad fiscal, explica Sheffrin. El monto para la exención actual -US$ 5 millones, o US$ 10 millones en caso de una pareja casada- caería hasta US$ 1 y US$ 2 millones respectivamente. La tasa impositiva para los regalos por encima de esta cantidad saltarían del 35% al 55%.

Clouse y Sheffrin indican que incluso si los legisladores sobrepasan la fecha, todavía tienen posibilidades de actuar con posterioridad a esta para reducir el efecto sobre los impuestos. Eventualmente, el congreso podría reducir estos incrementos, e incluso hacer estos cambios retroactivos.

Clouse menciona además que considera que cualquier impacto en los impuestos sería mínimo -al menos en un inicio. El día del ajuste de cuentas, dice, no llegará sino hasta el 15 de abril de 2014, fecha límite para pagar los impuestos de 2013.

"Esto le da (al congreso) un buen tiempo para encontrar una solución y llegar a un arreglo", dice Clouse.

El impacto en el gasto

Clouse indica que él considera que la mayoría de los recortes en el gasto no serán notorios en un inicio. Los recortes al gasto en defensa, por ejemplo, "no afectarán de manera alguna lo que hagas el 2 o 3 de enero".

Sin embargo, también indica que muchos programas federales, grandes o pequeños, podrían verse afectados en algún momento. Señaló un reportaje de Associated Press en el que se prevé la posibilidad de que un programa gubernamental que se encarga de proveer cierta cantidad de combustible para los fríos inviernos de los habitantes de Nueva Inglaterra podría ser una de las víctimas del abismo fiscal.

Sheffrin dice que los recortes en estos programas serían principalmente sobre becas de investigación y el dinero repartido a los gobiernos estatales; tales reducciones inevitablemente tendrían como consecuencia la pérdida de empleos.

Este último también está preocupado por la percepción de que la poca habilidad de sus legisladores para resolver una crisis financiera pudiese agitar las aguas de manera importante en los mercados financieros y en la inversión extranjera. Piensa que esto podría suceder incluso si se llega a un arreglo en algún momento.

"Somos testigos del deficiente gasto en esta economía", dice Sheffrin. "Esto podría tener un fuerte efecto en las decisiones de gasto de las empresas".

Tal y como sucede con los impuestos, el congreso tiene la capacidad de recuperar algunas de los recortes en el gasto después del abismo.

Clouse indica que existe una visión consensuada entre los expertos financieros de que el gobierno no debería dejar al país caer en el abismo fiscal.

"Vamos a tener que realizar estas acciones (incremento a los impuestos y recortes en el gasto) en algún momento si es que queremos controlar el déficit", indicó Clouse. "Quizá en relación a ello esto no sea tan malo. No parece que podamos llegar a un acuerdo político de manera voluntaria para enfrentar estas dos cosas."

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles