Abscesos en la mejilla de un gato

Escrito por susan paretts Google | Traducido por vanesa sedeño
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Abscesos en la mejilla de un gato
Lleva a tu gato al veterinario para que trate los abscesos. (Martin Poole/Digital Vision/Getty Images)

Si notas que tu gato tiene una protuberancia en la mejilla, es probable que experimente un absceso debido a una lesión o a un problema dental. Cuando toques la mejilla inflamada del gato, sentirás que está caliente al tacto y notarás que el animal siente un malestar. Los abscesos en los gatos requieren atención veterinaria para eliminarlos y proporcionar alivio a tu mascota.

Otras personas están leyendo

Identificación

Un absceso es un saco lleno de pus que se produce por la acumulación de bacterias, parásitos o sustancias extrañas debajo la piel del gato, según informa el sitio web PetPlace.com. Los signos de abscesos en la mejilla del animal incluyen inflamación y enrojecimiento en el área, fiebre y disminución del apetito. Una lesión, como una mordedura de otro gato o una infección en un diente, puede causar un absceso en la mejilla. Los glóbulos blancos en el sistema del gato reaccionan ante las bacterias u otras sustancias extrañas y se acumulan en la zona, de modo que llenan el saco hasta que se rompen y la pus drena.

Diagnóstico

Para lidiar con absceso en la mejilla, lleva al gato al veterinario para que el profesional realice un diagnóstico correcto, ya que esta protuberancia también podría indicar la presencia de un tumor, un quiste, un hematoma o una picadura de insecto, según la información del sitio web Pawprints & Purrs. El veterinario examinará la zona y tomará una muestra del fluido del absceso con una aguja fina para analizarlo. También inspeccionará la boca del gato para detectar signos de abscesos debajo de los dientes. En algunos casos se realizará un análisis de sangre para comprobar si hay otras condiciones médicas subyacentes que pueden predisponer al gato a sufrir de un absceso, como leucemia felina o virus de la inmunodeficiencia felina.

Tratamiento

Para tratar un absceso en la mejilla de un gato, el veterinario drenará la pus para ayudar a eliminar la infección. Pondrá a tu mascota bajo anestesia y hará una incisión en el bulto para drenarlo, o insertará un drenaje quirúrgico; de cualquier manera, la herida se deja abierta para que la infección filtre a través del drenaje o la perforación que realizó el veterinario. En el caso de un absceso dental, también se debe eliminar el diente después de drenar la pus. Después del procedimiento, deberás administrarle al gato medicamentos analgésicos y antibióticos para eliminar las bacterias de la herida, según lo indicado por el médico, en general entre 7 y 10 días, según indica el sitio web Vetbase.

Advertencia y prevención

A medida que la herida drena, protégela de los arañazos del gato con un collar isabelino. Mientras la infección desaparece, la herida se cierra y comienza a sanar, y durante ese tiempo el veterinario quitará el drenaje quirúrgico. Mantén a tu gato en el interior de la casa para evitar lesiones por peleas con otros gatos que puedan generar abscesos. Esteriliza o castra a tu gato para reducir las peleas agresivas en una vivienda que aloje a más de un gato, según recomienda la Asociación Estadounidense de Prevención de la Crueldad hacia los Animales. Durante el chequeo anual, haz que el veterinario revise los dientes de tu mascota y límpialos según las recomendaciones del médico para prevenir daños en la salud dental.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles