DESCUBRIR
×

Aceite de coco refinado versus sin refinar

Actualizado 13 junio, 2017

El aceite de coco, derivado de la semilla de la palma de coco, es un aceite comestible versátil, con una historia que se remonta a miles de años en las regiones tropicales. Aunque favorecido en la cocina debido a su alto punto de fusión y delicado aroma, los usos del aceite de coco se extienden más allá de la cocina: también está incluido en los productos cosméticos, jabón, bálsamo para los labios e incluso combustible del transporte. Los dos principales tipos de aceite de coco, refinado y sin refinar, tienen diferentes métodos de producción, costos y beneficios.

Procesamiento refinado

Si el aceite de coco se convierte en refinado o sin refinar depende de a qué métodos de procesamiento se lo somete. El aceite de coco refinado comienza como pulpa de coco seca, conocida como "copra". Debido a que los productores de aceite de coco con frecuencia secan la pulpa al aire libre, puede recoger bacterias peligrosas y patógenos, así que cualquier aceite extraído de la copra necesita más purificación antes de que sea seguro para consumir. Durante el proceso de refinamiento, la copra sufre una filtración para eliminar impurezas, como así también un tratamiento térmico para eliminar su olor característico.

Procesamiento sin refinar

El aceite de coco refinado, por otro lado, comienza con la pulpa del coco fresca en lugar de la copra seca, asegurando que el aceite extraído sea sanitario sin necesidad de una posterior purificación. Para producir el aceite de coco sin refinar, la pulpa pasa por uno de dos métodos: "secado rápido" o "molienda húmeda". La pulpa de coco secada rápido recibe una pequeña cantidad de calor para quitarle la humedad, y luego una extracción mecánica separa el aceite sin refinar de la pulpa. Con el proceso de molienda húmeda, las máquinas presionan el líquido de la pulpa de coco fresca, y luego se hierve, refrigera, centrifuga, fermenta o se le colocan enzimas para aislar el aceite del líquido extraído. Con ambos métodos el aceite resultante es seguro para el consumo sin blanquearlo o desodorizarlo.

Gusto

Una de las diferencias distintivas entre el aceite de coco refinado y sin refinar es el sabor. Debido a que el aceite de coco refinado está desodorizado, pierde su sabor a coco y no tiene ningún sabor ni olor apreciables. Sin embargo, el aceite sin refinar tiene un suave sabor y aroma a coco.

Costo

Aunque el aceite de coco refinado pasa por más fases de procesamiento que el aceite sin refinar, es generalmente menos costoso. Como después es desinfectada, la copra utilizada para hacer el aceite de coco refinado no tiene que adherirse a las normas sanitarias estrictas, así que una mayor cantidad de pulpa se acepta para su procesamiento, mientras que el aceite de coco sin refinar requiere el uso de pulpa fresca y sanitaria. Junto con una mayor producción de aceite de coco refinado, tiende a ser considerablemente menos costoso que su contraparte sin refinar.

Cocinar

Como ingredientes de cocina, el aceite de coco refinado y sin refinar tienen el mismo punto de fusión: 76 grados F (24,4 grados centígrados). Sin embargo, el aceite de coco refinado tiene un punto de humo de 450 grados F (232 grados centígrados), mientras que el punto de humo del aceite sin refinar es de 350 grados F (177 grados centígrados). Debido a su mayor tolerancia al calor, el aceite de coco refinado puede ser una mejor opción para métodos de cocción de alta temperatura como la fritura.

Nutrición

El valor nutricional del aceite de coco refinado y sin refinar es similar: ambos aceites contienen un 90% de grasas saturadas, principalmente en forma de triglicéridos de cadena media y sin carbohidratos o proteínas. En algunos casos, el aceite de coco refinado es sometido a pasos adicionales para hidrogenarlo, resultando un contenido de grasas trans, que pueden contribuir a la enfermedad cardíaca.