Cómo hacer aceite de trufa

Escrito por barbara diggs
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Las trufas son un tipo de hongos, raro y comestible, que crece bajo tierra cerca de las raíces de robles, avellanos, olmos, castaños, álamos, sauces y hayas. El sabor terroso y complejo de éste añade una cierta riqueza a muchos platos. El aceite de trufa es una excelente manera de darle gusto a los alimentos sin tener que comprar una trufa fresca. El aceite hecho en casa te asegura que obtendrás el sabor a trufa y no un producto que haya sido químicamente mejorado con sabor a trufa.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 1 trufa pequeña (del tamaño de una nuez) 17 onzas de aceite de semilla de uva o aceite de oliva

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Pica la trufa en trozos pequeños. Cuanto más pequeñas sean las piezas, mejor impregnarán el aceite con el perfume de la trufa.

  2. 2

    Añade los trozos picados al aceite. Si usas trufa en conserva en lugar de fresca, asegúrate de drenar todo el líquido de la misma antes de añadirla al aceite.

  3. 3

    Almacena el aceite de trufa en un lugar fresco y oscuro. Mantén la tapa del envase bien cerrada para evitar la entrada de oxígeno. Puedes incluso poner una capa de cera o una envoltura de plástico encima del aceite para garantizar que no entre el oxígeno.

Consejos y advertencias

  • Las trufas son utilizadas mayormente en crudo, en fetas sobre pizzas o en trozos en pastas o revueltos de huevos y tortillas. El aceite de trufa es rociado sobre los alimentos. Además, se añade a las sopas, pan, puré de papas o ensaladas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles