Acerca de la fiebre escarlata y el embarazo

Escrito por mackenzie wright | Traducido por barbara obregon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Acerca de la fiebre escarlata y el embarazo
La escarlatina y el embarazo. (EMBARAZADA 8 image by DAVIDE CARDELLO from Fotolia.com)

Los brotes de fiebre escarlata son mucho menos comunes y graves de lo que eran antes del descubrimiento de los antibióticos, sin embargo esta enfermedad no ha sido erradicada. Con tratamiento, rara vez es una amenaza. Las futuras madres deben saber cómo evitarla, qué buscar y qué hacer si se exponen a ella.

Otras personas están leyendo

Rasgos

La fiebre escarlata, también conocida como escarlatina, es una enfermedad causada por las bacterias Streptococcus pyogenes. Por lo general sólo afecta a los niños, de aproximadamente cinco años de edad hasta mediados de la adolescencia, sin embargo aveces se diagnostican raros casos en adultos, y aún más raros, casos de complicaciones. La fiebre escarlata es una enfermedad infecciosa, transmitida de persona a persona por contacto cercano. Si hay una sospecha de esta enfermedad, un examen de sangre puede ser administrado para confirmar el diagnóstico.

Identificación

Muchos de los síntomas de la fiebre escarlata se asemejan a la faringitis por estreptococo: inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de garganta, dificultad para tragar y fiebre alta. También pueden ocurrir dolor de cabeza y nauseas. Un signo revelador es un color rojo fresa brillante en la lengua, a menudo acompañado por una capa blanca en la parte posterior de la lengua, la garganta y la úvula. Las mejillas pueden lucir muy enrojecidas, dejando un área de blancura, referida como un "bigote blanco", alrededor de la boca. Una erupción roja, áspera aparece sobre toda la parte superior del cuerpo.

Conceptos erróneos

La fiebre escarlata se consideraba una enfermedad infecciosa muy peligrosa. Historias que han prevalecido en la literatura acerca de las personas, particularmente las madres y los niños, que mueren o quedan permanentemente debilitados por la fiebre escarlata continúan generando alarma en las personas ante la amenaza de la enfermedad. La verdad es, sin embargo que no es tan común como lo era hace un siglo, y con los avances de la medicina moderna, es completamente tratable.

Prevención/solución

Las mujeres embarazadas deben mantenerse alejadas de cualquier persona de la que se tenga diagnóstico o sospecha de escarlatina. Incluso si una mujer embarazada la contrae, según Wellsphere.com, no hay evidencia de la transmisión de la enfermedad a su hijo por nacer. El tratamiento está basado en los antibióticos. Una mujer embarazada que cree que estuvo expuesta, o la ha contraído, debe buscar el consejo de su médico y el tratamiento inmediato si es necesario.

Precaución

Las altas temperaturas son la mayor preocupación para las mujeres embarazadas, sobre todo cuando ocurren en el principio del embarazo. La alta temperatura está relacionada con ciertos defectos de nacimiento, y las fiebres en general no son saludables para el feto. Otros riesgos pueden ser enfermedades que pueden surgir de la fiebre escarlata sin tratar, como la fiebre reumática y la infección de la sangre bacteriemia, pero son muy raras. El tratamiento oportuno evitará esos riesgos y complicaciones.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles