Acerca de los hematomas óseos

Escrito por contributing writer | Traducido por paula santa cruz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Acerca de los hematomas óseos
Hasta hace algunos años los hematomas óseos eran confundidos con fracturas. (x ray doc image by JASON WINTER from Fotolia.com)

Durante años los hematomas óseos fueron diagnosticados erróneamente como fracturas. Pero a medida que la lesión se vuelve más común y la tecnología continúa avanzando, el campo médico ha sido capaz de diagnosticar esta lesión. Este artículo brinda un resumen básico de las causas, los efectos y los tratamientos de los hematomas óseos.

Otras personas están leyendo

Características

Es común entre los atletas y las personas corrientes que un impacto en una parte del cuerpo derive en un hematoma. Pero cuando este persiste o es especialmente doloroso, el culpable podría ser un hematoma óseo. Los hematomas óseos pueden ser causados por traumas, por lo general impactos, en el hueso. La capa exterior de hueso se daña, normalmente con una serie de pequeñas grietas, pero el hueso en sí mismo no está fracturado. Por lo tanto, si bien la lesión de por sí es relativamente menor, el daño y los efectos pueden ser especialmente dolorosos.

Tipos

El hematoma óseo también es conocido como hematoma perióstico y ocurre cuando los vasos sanguíneos de la capa externa del hueso han recibido un impacto. Este es el más doloroso de los tres tipos de hematomas, los otros dos son: subcutáneo (directamente debajo de la piel) e intramuscular (un hematoma muscular).

Historia

Los hematomas óseos históricamente han sido difíciles de diagnosticar. No aparecen en una radiografía normal, y no fue sino hasta la invención de la resonancia magnética en la década de 1980 cuando los doctores pudieron diagnosticar la lesión. Como la resonancia magnética brinda una imagen más precisa de la misma, los doctores finalmente pudieron ver que no era el hueso el que estaba dañado, sino que la lesión se ubicaba en la capa externa que contienen una intrincada red de vasos sanguíneos. El daño y la ruptura de estos vasos es lo que causa el color de los hematomas en la piel alrededor de la lesión.

Errores de interpretación

Como un hematoma óseo es especialmente doloroso, a menudo se confunde con una fractura ósea. La inflamación y la coloración que acompaña la lesión también puede llevar a la idea equivocada de que se trata de una fractura. Un médico puede realizar un diagnóstico que despeje las dudas sobre si se trata de una fractura o un hematoma.

Prevención/solución

Los tratamientos para un hematoma óseo son muy parecidos a los tratamientos para cualquier otro hematoma o lesión que produzca hinchazón. El reposo y el hielo sobre la lesión acelerarán el proceso de curación. Mientras tanto, los analgésicos y antiinflamatorios ayudarán con el dolor. Desafortunadamente, la curación completa de la lesión puede llevar semanas, y a menudo es una lesión difícil de prevenir, especialmente en los atletas. La buena noticia es que como la mayoría de los otros hematomas, con el cuidado apropiado puede curarse relativamente rápido.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles