Actividades para que los chicos practiquen la paciencia

Escrito por nicole schmoll | Traducido por juan ignacio ceviño
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Actividades para que los chicos practiquen la paciencia
Ayuda a los chicos a aprender a tener paciencia para que puedan evitar la impaciencia en su adultez. (PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images)

"La paciencia es una virtud" es una declaración que los niños han escuchado de sus padres durante décadas. Es una declaración que los adultos se hacen los unos a los otros cuando experimentan que otra persona no tiene mucha paciencia. La declaración es un recordatorio sutil de que la paciencia se aprende y que no es necesariamente innata. Los niños aprenden la paciencia de sus padres y maestros. Sus padres deben modelar todo por ellos sobre una base consistente y a través de actividades que los ayuden a practicar el arte de la paciencia.

Otras personas están leyendo

Eligiendo la paciencia

Una actividad simple que involucre algo que a casi todos los niños les encanta, los dulces, se puede utilizar con eficacia para enseñarle a los niños los beneficios que vienen con la gratificación demorada. Configura una tienda de campaña en el salón de clases y coloca un pedazo de caramelo en el interior por cada niño de tu clase. Después de que todos los niños lleguen o se encuentren en la sala y se sienten, muéstrales lo que hay en la tienda y diles que algunos niños pueden entrar ahora, si quieren, pero que va a ser mejor si eligen esperar hasta el final de la clase. Deja que los niños interesados ​​entren en la tienda y tomen un caramelo cada uno. Explícales que cada niño sólo puede entrar en la tienda una vez. Pregúntales a los niños de nuevo a mitad de clase. Al final de la clase, elimina cualquier resto de dulce de la tienda y reemplázalo con caramelos más grandes, como barras de chocolate. Deja que los niños que esperaron entren y reclamen su barra de chocolate. Explica que la paciencia vale la pena y que en la vida, hay muchos momentos en los que tendrán que elegir entre conseguir algo bueno de inmediato o esperar una recompensa más grande, como un mejor trabajo, una promoción más grande o una recompensa financiera más grande.

Juegos de paciencia

Una de las principales razones por la que los niños lloriquean es porque quieren un juguete, regalo o hacer una actividad inmediatamente y no les gusta cuando tienen que esperar para conseguir lo que quieren. Los juegos de paciencia simples pueden ayudar a que los niños aprendan a practicar a esperar lo que quieren sin quejarse por ello. Los clásicos como "Red Rover" y "Luz roja, luz verde" enseñan a los niños a escuchar, seguir instrucciones y esperar, todos los aspectos importantes de la paciencia. En Red Rover, los niños se dividen en dos líneas en los lados opuestos de una habitación. Los equipos se turnan para decir "Red Rover, Red Rover, trae a (nombre del niño) hacia aquí". Los niños deben tratar de pasar a través de las líneas y esperar a que los llamen por sus nombres. En "Luz Roja, Luz Verde" los niños sólo tienen que caminar o correr cuando el maestro dice "luz verde" y deben detenerse cuando el profesor dice "luz roja".

Practica la paciencia

Recuerda que los más pequeños tienen poca capacidad de atención, lo que los hace más propensos a ser impacientes que los adultos. Muéstrale a tus hijos lo que es la paciencia hablándoles con calma cuando se sientan frustrados y ayudándolos a practicar alternativas para la impaciencia. Hagan juegos de roles para practicar la paciencia juntos. Juega con tu hijo con muñecos, autos o a "héroes contra alienígenas". Haz que algunos de los juguetes sean impacientes y otros sean pacientes. Representa la impaciencia después haz que los otros personajes, muñecos o juguetes, muestran la paciencia. Ayuda a tu hijo a que dramatice tanto la paciencia como la impaciencia y háblale acerca de por qué la paciencia es mejor.

Proyecto de paciencia

Construye algo o haz una artesanía con tu hijo. Escoge un proyecto que tu hijo vaya a disfrutar y en el que quiera participar, pero también uno en el que puedas extender los límites y desafiarlo ya sea física, mentalmente o ambas. Construyan un tren de juguete juntos, armen una cometa, aprendan a montar en bicicleta, construyan una casa para pájaros o corten copos de nieve intrincados. Observa a tu hijo durante el ejercicio para buscar señales de que se está frustrando o está impaciente. Haz hincapié en la importancia de terminar el proyecto, pero no en un momento determinado. Ayuda a tu hijo trabajar con su impaciencia y a que no se de por vencido en el proyecto hasta que lo terminen. Cuando lo hayas hecho, háblale de lo que se necesitó para completar la tarea y sobre cómo se ayudaron mutuamente y tuvieron que trabajar pacientemente para disfrutar de la diversión al final.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles