Actividades científicas divertidas con sólidos y líquidos

Escrito por erica loop | Traducido por jorge escobar
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Actividades científicas divertidas con sólidos y líquidos
Explora la ciencia detrás de los Estados de la materia. (science image by peter Hires Images from Fotolia.com)

Los profesores que buscan una actividad científica emocionante y atractiva quizás quieran explorar los estados de la materia con experimentos en el salón. Los diferentes estados de la materia muestran comportamientos diferentes y pueden pasar de uno al otro bajo las condiciones adecuadas. Prepara una actividad simple sobre los estados de materia para los niños más pequeños, o un proyecto de ciencias más elaborado para los estudiantes más avanzados.

Otras personas están leyendo

De sólido a líquido pegajoso

Convierte líquidos en sólidos y luego regrésalos a líquidos con la misma sustancia. Esta caótica actividad científica es una forma imaginativa de despertar el interés del joven estudiante. Cubre el área de ciencias y la superficie de trabajo con periódico u otra muralla similar. En un tazón grande, mezcla aproximadamente 1/4 taza de almidón de maíz con agua a partes iguales. Revuelve la mezcla hasta que tenga la consistencia de un líquido rígido. Agrega más agua o almidón de maíz de ser necesario. Pide a los estudiantes que revuelvan la mezcla para comprobar que es un líquido. Después, diles que agarren un puñado y sientan cómo se convierte en un sólido mientras lo sostienen. Suelta la mezcla y mira cómo se vuelve líquida otra vez.

Formas cambiantes

Los estudiantes jóvenes de la escuela primaria temprana y el preescolar tal vez no piensen en la capacidad de los líquidos para cambiar de forma dependiendo del contenedor. Prepara un experimento simple con diferentes líquidos y envases. Comienza con un vaso de vidrio, una cubeta o jarra de agua (agrégale un colorante para lograr un mayor efecto). Presenta a la clase una variedad de envases de formas diferentes. Pide a los estudiantes que predigan lo que sucederá con el mismo líquido mientras lo viertes de un contenedor a otro. Haz que algunos estudiantes te ayuden verter el líquido en el primer recipiente. Haz observaciones y discute lo que pasa al líquido. Repite para cada envase diferente. Trata de hacer un gráfico o dibujos para documentar los resultados.

Agua y hielo

El agua y el hielo son una de las maneras más conocidas (y fáciles) de explicar la transición de líquido a sólido. Hay muchas actividades diferentes para el salón que los profesores pueden intentar dependiendo de la edad de los estudiantes. Los estudiantes principiantes pueden simplemente observar cómo se derrite el hielo bajo la luz del sol o una lámpara térmica y las transiciones de un estado de la materia a otro. Los estudiantes mayores pueden intentar congelar o descongelar el hielo y hacer una tabla con las temperaturas que corresponden al estado de la materia. Por ejemplo, el estudiante puede verter agua en una bandeja, medir y anotar la temperatura inicial y luego monitorear la temperatura conforme el agua se convierte en hielo. Escribe cada medición en un diario científico junto con el estado exacto de la materia. Anota si el agua está parcialmente congelada, a medio derretir o helada. Prueba hacer el experimento y las mediciones en reversa, descongelando los cubos de hielo y monitoreando las temperaturas conforme se calienten.

Viscosidad

La viscosidad es la característica de un líquido que le permite ofrecer de algún tipo de resistencia al flujo. Algunos líquidos, como el agua, tienen poca viscosidad mientras que otros, como el jarabe, tienen mucha viscosidad. Los jóvenes estudiantes de ciencias pueden aprender sobre viscosidad al explorar diferentes tipos de líquidos con sus sentidos. Vierte una variedad de líquidos, como agua, jugo de naranja, jarabe o leche, dentro de tazas. Pide a los estudiantes que usen un agitador o sus dedos para evaluar la resistencia de cada líquidos al flujo. Discutan cuáles líquidos son más difíciles de mover (viscosidad alta) y cuáles son más fáciles (viscosidad baja). Los estudiantes mayores pueden medir la viscosidad de diferentes líquidos con un simple experimento con canicas. Vierte la misma cantidad de líquidos diferentes en recipientes. Echa unas canicas (del mismo tamaño y peso) en los líquidos y mide el tiempo que tarda cada canica en llegar al fondo. Las canicas tardarán más en llegar al fondo de los líquidos más viscosos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles