DESCUBRIR
×

Actividades espontáneas para parejas

MM Productions/Lifesize/Getty Images

Introducción

Las personas pasan la mitad de su vida buscando ese fenómeno multidisciplinario al que se le llama Amor. Y al momento de encontrarlo, empiezan a preocuparse por lo que empezará a ocupar la otra mitad de su vida: tratar de mantenerlo vivo. Aquí encontrarás algunas actividades que ayudarán a que tu relación conserve la flama del amor encendida.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Hacer ejercicio juntos

El ejercicio es algo que se debería hacer de manera regular porque ayuda a tu salud, no sólo física, sino también psicológica y emocional. Hay estudios que aseguran que el ejercicio puede reducir el estrés e incluso logra disminuir síntomas de depresión. Teniendo tantos beneficios ¿por qué no compartirlos con tu pareja? Hacer ejercicio con otra persona ayuda a mantenerte motivado para continuar haciéndolo, fortalece tu relación con la persona y es mucho más divertido. No tiene que ser lo típico como salir a correr o ir al gimnasio --aprovecha la oportunidad de explotar la creatividad.

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Tomar clases de baile

Las clases de baile tienen la fama de ser "para mujeres", pero lo cierto es que difícilmente encontrarás algo más sexy y divertido que puedas hacer con tu pareja. Pueden platicar y elegir juntos un ritmo que quieran aprender o pueden ir buscando espacios donde puedan ir variando. Entre las mejores opciones para parejas se encuentran los ritmos latinos como salsa, merengue, tango, bachata o cumbia. Pero, sin dejar atrás los tradicionales bailes de salón como foxtrot, danzón, swing y el rock and roll sesentero. En poco tiempo, aparte de fortalecer lazos, serán la sensación de las todas las fiestas.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Planear un viaje

Los viajes tienen aspectos emocionantes como el nivel de improvisación. Pueden elegir un destino remoto y hacer reservas en una cabaña u hotel ecológico, o pueden simplemente manejar sin un rumbo definido y preocuparse por lo demás cuando hayan llegado, sin olvidar empacar lo necesario para cualquier contratiempo.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Hornear un postre

Esta es una de las opciones que no necesitan ningún tipo de organización previa. Cualquier día que se encuentren con un poco de tiempo, nada de planes y un horno, pueden compartir la preparación de un pastel, pan o galletas. Lo único que necesitan es elegir una receta, revisar que tengan todos los ingredientes, si no los tienen pueden ir a comprar juntos lo que haga falta y proceder a seguir los pasos. Al final no sólo tendrán una excelente opción culinaria, también habrán compartido un rato divertido.

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Ser anfitriones de una fiesta

Muchas parejas no casadas le temen al compromiso que implica ser co anfitrión de una fiesta. Pero la opción, sin embargo, no va por ahí. Se trata de disfrutar de la organización de algo juntos. Inviten sólo a las personas con las que se sientan más cómodos y elijan un concepto que ambos disfruten. Por ejemplo, si les gusta disfrazarse, ¿por qué no hacer una fiesta de disfraces? No necesitan un pretexto o una ocasión especial, sólo la disposición de ambos.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Organizar noches temáticas

Los temas pueden ser variados, rebuscados o muy simples. Desde una noche "retro" hasta una de películas de terror. Ustedes tienen la libertad de decidir qué tan lejos llevarán la noche. Pueden hacer algo en casa, por ejemplo --si el tema es Brasil pueden conseguir un CD de samba o bossa nova y comprar un poco de comida brasileña. Si quieren algo un poco más complicado, pueden elegir un evento cultural, como un círculo de cine zombi, y asistir complementándolo con cosas típicas de películas o videojuegos de zombis.

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Compartir gustos

La mayoría de las parejas se centran en todas las cosas que tienen en común, olvidando que las diferencias también son importantes. Dense la oportunidad de conocer los gustos y actividades del otro, que normalmente no comparten. Por ejemplo: si uno es fanático de los videojuegos, utilicen una tarde completa para esta actividad. Al final, el simple hecho de compartir ese tiempo será muy significativo.

Michael Blann/Digital Vision/Getty Images

Asistir a un concierto o actividad deportiva

Revisen el periódico, revistas culturales, Internet y lo que sea necesario para que estén bien enterados de lo que sucede en su ciudad. Después elijan un evento que ambos puedan disfrutar, aunque no sepan exactamente de qué se trate. Así, se darán cuenta de todo lo que pueden hacer juntos y cuántas cosas pueden aprender y conocer.

Creatas/Creatas/Getty Images

Prueben sabores distintos

¿Recuerdas ese restaurante de estilo exótico que está en la esquina de tu trabajo? Tal vez ha llegado la hora de darle una oportunidad. No le tengas miedo a todos esos platillos con ingredientes desconocidos que nunca te has atrevido a probar. Empieza a hacerlo y compártelo con tu pareja, hasta quizás puedan encontrar alguna receta y cocinar juntos para esa cena romántica que han estado planeando.

Digital Vision/Digital Vision/Getty Images

Sin miedo a improvisar

Hasta ahora se han dado ejemplos acerca de la infinidad de opciones que existen a la hora de buscar una actividad con tu pareja. Pero no olvides que tu principal arma es la improvisación. Ya sea para sorprender a esa persona especial o para que juntos tengan una nueva aventura, la improvisación es algo que no puede faltar al momento de tener una relación.