Pasatiempos

Actividades y experimentos de flotabilidad

Escrito por maeri claire | Traducido por alejandro moreno
Actividades y experimentos de flotabilidad

Un corcho flotará porque contiene bolsillos de aire que causan que pese menos que el agua que desplaza.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

La flotabilidad es la capacidad de un objeto de flotar en un líquido. Esto es causado por una fuerza hacia arriba conocida como fuerza de empuje, ejercida contra el objeto en el líquido. La fuerza de empuje es un resultado de la diferencia en presión en la parte superior e inferior del objeto. La presión en la parte inferior debe ser mayor que la presión en la parte superior para que el objeto flote. Los niños pueden aprender acerca de la flotabilidad realizando experimentos sencillos con artículos caseros comunes.

Otras personas están leyendo

El barco que flota

Un barco debe pesar menos que el agua que desplaza para que pueda flotar. El aire dentro del barco ayuda a reducir su peso real para que pese menos que el agua. Para demostrar esto, introduce un pedazo de arcilla dentro de una pelota y déjala caer en un balde con agua. Se hundirá porque no tiene aire dentro. Toma otra pieza de arcilla y dale forma de una pequeña copa o tazón. Forma una pequeña quilla o una cresta en la parte inferior de la taza para que actúe como la columna. Colócala en el mismo balde de agua. Debería flotar porque tiene aire presionando contra la parte superior de la taza.

Cáscara de naranja

Deja caer una naranja completa en un balde pequeño o taza con agua. Nota dónde está el agua antes de colocar la naranja en el agua y de nuevo después de que lo hayas hecho. El agua debe elevarse y la naranja debe flotar. Ahora quita toda la cáscara de la naranja y colócala de nuevo en el agua. La naranja debe hundirse después de quitarle la cáscara porque ésta contiene burbujas de aire que permiten que pese menos que el agua que desplaza.

Hundirse para flotar

Llena una taza transparente o de vidrio hasta tres cuartos con 3 partes de agua y 1 parte de vinagre. Lentamente vierte 1 cucharada de bicarbonato de sodio para que la mezcla no se desborde. Después de que las burbujas se despejen, lentamente agrega una cucharada más de bicarbonato de sodio. Deja caer pedazos de comida, como pequeñas piezas de vegetales y fideos o arroz. Mira cómo las piezas lentamente se hunden hasta el fondo y luego se elevan. Esto ocurre cuando los objetos se adhieren a las burbujas de dióxido de carbono creadas por la mezcla del vinagre y el bicarbonato de sodio. Las burbujas los llevan hasta la superficie hasta que se revientan y luego los objetos se hunden de nuevo.

Cambiar la densidad

Los objetos florarán si la densidad del líquido cambia, causando que el agua que se desplaza pese más que el objeto, creando más presión debajo del objeto y forzándolo para subir. Llena un vaso a la mitad con agua y coloca un huevo dentro de él. Llena otro vaso a la mitad con agua y luego revuelve 6 cucharadas de sal en él. Coloca un huevo en el vaso y mira cómo flota. La sal ha cambiado la densidad del agua.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media