Actividades para la parábola del hijo perdido

Escrito por carolyn scheidies | Traducido por ana maría guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Actividades para la parábola del hijo perdido
Las actividades para el hijo perdido se pueden centrar en el amor y perdón de Dios. (god loves you windows image by willem169 from Fotolia.com)

La parábola del hijo perdido, también llamada el Hijo Pródigo, es una historia que aparece en Lucas 15: 11-32 de la Biblia. Es la historia de un hijo que quería dejar sus responsabilidades y hogar para vivir su vida como quisiera. Se le acaba el dinero y los amigos, y termina volviendo en desgracia solo para encontrar a un padre misericordioso dándole la bienvenida. Las actividades para esta parábola pueden centrarse en Dios como el padre amoroso y el perdón.

Otras personas están leyendo

Haz una obra

Lee la historia de la parábola del hijo perdido de la Biblia o versión de un libro de cuentos que lleve la historia a la vida. Antes de la clase, practica el leer la historia para que suene con matices y emoción, y así capturar el interés de los estudiantes. Discute los diferentes aspectos de la historia desde las consecuencias, el hijo perdido pierde su herencia y a sus amigos, cómo las cosas cambiaron una vez el hijo estaba dispuesto a admitir su error, y qué tanto su padre, quien representa a Dios, ama a una persona para perdonarla por un gran error. Una vez que los estudiantes comprendan la historia del hijo perdido, haz que trabajen juntos para crear una obra de la historia. Los personajes son: el padre, el hijo mayor, el hijo menor (el pródigo), los falsos amigos, el criador de cerdos y los cerdos. Los falsos amigos tratan de llevar al hijo a una fiesta y gastan su dinero. Los cerdos hacen ruido y se "comen" la comida que el hijo les lanza. Permite que los estudiantes se diviertan con la historia. El punto principal es la voluntad del hijo para admitir que cometió un error y el amor y voluntad del padre para perdonar.

Crear títeres

De libros de cuentos, currículos de escuelas dominicales o descargados en línea, busca imágenes de los diferentes personajes de la parábola del hijo perdido. Agrándalas para que quepan en una hoja de 8 1/2 por 11 pulgadas (11.43 por 28 cm) de cartulina blanca. (El papel cartulina es un papel más pesado que el papel de copia y funciona mejor para muchas manualidades). Asigna personajes a los estudiantes. Haz que ellos coloreen y corten los personajes que les has asignado. Pega los personajes a palos de manualidades. Cubre una mesa larga con una tela oscura. Una sábana o manta funciona bien. Divide la clase a la mitad. La mitad de la clase se convierte en la audiencia mientras que la otra mitad usa sus nuevos títeres para contar la historia del hijo perdido. Cuando hayan terminado, cambia para que todos los estudiantes puedan ver y presentar la historia.

Los diarios del hijo perdido

Haz que los estudiantes lean la historia del hijo perdido de la Biblia, tomando turnos leyendo los versos en voz alta. Habla acerca de cómo se sintió el hijo durante la historia. Primero, furioso y queriendo irse con sus amigos, después disfrutando todo lo que podía comprar, hasta que su dinero se acaba y finalmente se da cuenta que no tenía amigos sin dinero. Discute cómo se sintió de pasar del hijo de un hombre rico a alimentar cerdos, y cómo se sintió cuando decidió volver a casa. Dale a cada estudiante un pequeño cuaderno. Dales tiempo para que escriban cómo se hubieran sentido si hubieran tenido ese hijo. Déjalos leer algunas de sus opiniones. Haz que escriban acerca de un momento en el cual cometieron un error y el resultado. Hazles saber que pueden mantener eso privado si no desean compartirlo, pero déjales saber que Dios siempre espera que volvamos a Él porque nos ama mucho.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles