Actividades voluntarias frente a involuntarias

Escrito por hans fredrick | Traducido por jaime alvarez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Actividades voluntarias frente a involuntarias
Tú contraes los músculos voluntarios cuando haces ejercicio. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

Todas las funciones musculares en el cuerpo se pueden dividir en dos categorías. Las actividades voluntarias son las que una persona tiene pensar realmente en hacerlas. Si creas una acción en tu cuerpo a través de una decisión consciente, es voluntaria. Los procesos involuntarios son aquellos que se producen tanto si te enfocas en ellos o no.

Otras personas están leyendo

Sistema cardiovascular

La mayor parte de tu sistema cardiovascular opera usando acciones musculares involuntarias. Por ejemplo, tu corazón late varias veces cada minuto. Tú no tienes control sobre si cada latido sucede o no. El mecanismo que controla la presión de la sangre por todo tu cuerpo también es involuntario. La respiración se encuentra entre una acción voluntaria e involuntaria. Ocurre involuntariamente y no se la puedes detener con sólo quererlo, pero puedes controlarla en un grado mayor que cualquiera de las otras acciones involuntarias.

Sistema digestivo

El sistema digestivo también es operado por una serie de contracciones musculares involuntarias. Varios músculos pequeños y contracciones son necesarios para completar el proceso digestivo. El esófago tiene que mover el alimento hacia el estómago. El propio estómago requiere procesos de movimiento para digerir y pasar los alimentos al sistema intestinal. La digestión continúa con muchas contracciones infinitesimales que mueven el alimento a través de todo el tracto digestivo hasta que los residuos son finalmente expulsados del cuerpo.

Movilidad

Todos los músculos principales que proporcionan a las personas con movilidad son operados a través de acciones voluntarias. Tus piernas no te impulsan simplemente sin tener que pensar en ello. En su lugar, tú decides caminar y tu cerebro envía un mensaje a la velocidad de la luz al músculo esquelético en tus piernas que inicia las contracciones musculares necesarias para la movilidad. Todos los demás movimientos realizados por tus miembros y articulaciones son controlados a través de una respuesta muscular voluntaria similar.

Comer y eliminar

Comer y eliminar los residuos son ambas funciones donde los músculos voluntarios e involuntarios deben trabajar en estrecha conexión entre sí con el fin de completar la función requerida del cuerpo. Mientras se come, los músculos que te permiten iniciar la deglución son voluntarios, pero entonces el mecanismo involuntario se hace cargo. Al orinar, el cuerpo requiere tanto una contracción muscular involuntaria como voluntaria. La uretra se abre a través de la contracción muscular voluntaria, mientras que los músculos involuntarios abren el esfínter interno para permitir que la orina pase.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles