Adaptación y función de la Venus atrapamoscas

Escrito por erin maurer | Traducido por mayra cabrera
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Adaptación y función de la Venus atrapamoscas
Los insectos proveen de alimento a la Venus Atrapamoscas. (venus image by Darian Dauterich from Fotolia.com)

La Venus Atrapamoscas es una de las plantas más misteriosas de la naturaleza. A diferencia de otras plantas que toman sus nutrientes del sol y el suelo, la Venus atrapamoscas se ha adaptado para obtener nutrientes de los insectos. En efecto, la planta "come bichos" a pesar del hecho de que no tienen sistema muscular. La planta ha desarrollado muchas adaptaciones especializadas que le ayudan a obtener nutrientes de los insectos. Algunas Venus Atrapamoscas tienen interesantes características que incluyen sus hojas, trampa, cilios y habilidad digestiva.

Otras personas están leyendo

Creciendo silvestre

Para comprender cuán especializada es realmente la Venus Atrapamoscas, uno debe darse cuenta de que las plantas crecen únicamente en una pequeña área silvestre. De acuerdo al sitio web de la Sociedad Botánica de América, la Venus Atrapamoscas es nativa no únicamente de los pantanos de Carolina del Norte y Carolina del Sur. Hoy en día, esta planta ha sido sobrecultivada y crece principalmente en invernaderos.

Toma de nutrientes

La mayoría de las plantas toman sus nutrientes del suelo, el agua y la luz del sol. Aunque la Venus Atrapamoscas toma parte de su comida de los procesos utilizados por otras plantas, generalmente crecen en un suelo muy pobre en nutrientes. Por tanto, la Venus Atrapamoscas ha desarrollado adaptaciones carnívoras que le permiten obtener los nutrientes necesarios de insectos, de acuerdo a la Sociedad Botánica.

Adaptación de las hojas

La cadena BBC de Londres recientemente publicó una histoira sobre los padres evolucionados de la Venus Atrapamoscas. La historia de la BBC puntualizó que las hojas únicas de la Venus Atrapamoscas son probablemente más evolucionadas que otras plantas con hojas pegajosas, de acuerdo a la historia publicada en su sitio web. Las hojas de la Venus Atrapamoscas ciertamente se han desarrollado de manera que fueron diseñadas para atraer y atrapar insectos. De acuerdo al sitio web Strato, la forma de las hojas de la Venus Atrapamoscas cambian a lo largo de la temporada de forma que actúan como paneles solares y atrapen mejor la luz.

Quizá la adaptación más útil de las hojas de la Venus Atrapamoscas son los cabellos cortos y rígidos alrededor del borde de las hojas. Cualquier cosa que aterrice en las hojas o si se roza contra ellas, los cabellos en las hojas detonan la trampa de la planta, que rápidamente se cierra alrededor de una presa potencial, como un insecto, de acuerdo al sitio web de la Sociedad Botánica.

Adaptaciones de la trampa y cilios

Las hojas de la Venus Atrapamoscas denotan sus otras características para consumir presas. Cuando son tocados los cabellos de la Venus Atrapamoscas, la trampa comienza a trabajar. En menos de un segundo, la trampa se cerrará rápido alrededor de una presa potencial. De acuerdo a la Sociedad Botánica. Sin embargo, la trampa no forma un inmediato sello resistente sino que permanece un poco abierto. Esto permite a los insectos pequeños arrastrarse afuera, ya que son aquellos que no proporcionarán suficiente alimento para la trampa.

Una vez que la presa es atrapada, los cilios lo mantienen en su lugar. Los cilios son pequeñas fibras tipo dedos que se ajustan alrededor de la presa, evitando que se escape. De acuerdo a la Sociedad Botánica, si el objeto atrapado no es una fuente de alimento para la Venus Atrapamoscas, la planta se reabrirá después de aproximadamente 12 horas y lo dejará ir.

Digestión

Una vez que el insecto es atrapado en la Venus Atrapamoscas, la planta todavía tiene que consumir su alimento. Después de que los cilios aseguran a la presa, la trampa forma un sello hermético y libera jugos digestivos. Esos jugos disuelven todas las partes suaves del insecto pero deja los exoesqueletos duros, de acuerdo a la Sociedad Botánica. El proceso digestivo puede tomar de cinco a 12 días, dependiendo del tamaño del insecto, la temperatura, edad de la planta y otros factores biológicos. Cuando el insecto es disuelto, la planta reabsorbe los jugos digestivos y los nutrientes del insecto. La trampa entonces se abre y arrastra el exoesqueleto en el viento o se va con la lluvia.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles