Adaptaciones de los animales que habitan praderas templadas

Escrito por david halbe | Traducido por mariana palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Adaptaciones de los animales que habitan praderas templadas
Las adaptaciones a las praderas benefician a los animales que pastorean allí. (Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images)

Las praderas tienen una gran variedad de animales viviendo en ellas. Mamíferos grandes y pequeños se han adaptado a las planicies que se extienden por América del Norte, Eurasia, Australia y África. Los animales se han adaptado para sobrevivir ataques, a ambientes rigurosos y a las limitadas opciones de alimentos. Sus adaptaciones se caracterizan por generalizaciones comunes a diferentes especies de diferentes continentes.

Otras personas están leyendo

Adaptaciones físicas

Los animales de las praderas están expuestos a los predadores debido a la apertura del paisaje. Para evitar ser atacados, estos animales tuvieron que adaptarse al ambiente para protegerse, camuflarse y poder escapar de los predadores.

Los mamíferos pequeños son a menudo criaturas cavadoras. Por ello pueden tener muchos hoyos y madrigueras hacia donde escapar cuando son perseguidos por un predador. Sus miembros son más cortos y tienden a tener garras o dientes filosos con los que pueden cavar. Estos mamíferos tienen generalmente pieles de color tierra para poder esconderse en el ambiente.

Los mamíferos más grandes también utilizan el camuflaje. Mientras que los pequeños tienden a ser de colores sólidos, los más grandes tienen colores contrastantes en sus pieles. Los mamíferos que pastorean pueden tener pieles blancas y negras, marrones y blancas o negras y marrones para permanecer ocultos a campo abierto.

Adaptaciones de los animales que habitan praderas templadas
Las patas de los perritos de las praderas están adaptadas para cavar. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Adaptaciones alimenticias

Las praderas ofrecen una dieta limitada a los herbívoros (animales que se alimentan de plantas). Como el nombre sugiere, el paisaje ofrece pastos. Para los animales pequeños también hay semillas, arbustos, hierbas o flores.

Los mamíferos pequeños se han adaptado para tener mejillas similares a una bolsa. Estas les permiten almacenar una gran cantidad de alimento, más de la que necesitan comer en ese momento. Los animales pueden así llevar la comida a sus madrigueras, guardarla allí y alimentarse de ella durante los meses de invierno cuando permanecen en su cueva.

Los mamíferos más grandes sobreviven comiendo grandes cantidades de pasto. Estos son muy sustanciosos y difíciles de digerir. Como resultado, los animales han desarrollado un sistema digestivo que se basa en más de un estómago para completar el proceso digestivo.

Adaptaciones de los animales que habitan praderas templadas
Las ardillas pueden almacenar alimento en sus mejillas para guardarla en los meses de invierno. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Adaptaciones de seguridad

Existen varias técnicas de supervivencia usadas por diferentes animales en los pastizales. En las planicies existe cierta forma de comunicación que alerta a otros individuos sobre el peligro. A menudo, cuando un animal percibe el peligro, alerta al resto de la comunidad usando la técnica de la estampida o haciendo un ruido. Los sonidos alertan a todos los animales de la especie sobre el peligro que acecha.

Los mamíferos más pequeños responden a un alerta dirigiéndose a sus madrigueras o a otros escondites, como debajo de rocas, raíces u otras zonas protectoras donde el depredador no pueda entrar.

Los mamíferos más grandes tienen una técnica diferente que es crítica para su supervivencia. Las manadas son una adaptación. En ellas, el animal tiene una mejor capacidad de ver si el peligro se acerca y responder adecuadamente. Si es necesario escapar, la manada le permite a los animales esparcirse. Cuando el depredador ve que los animales salen en direcciones opuestas, se confunde. Si intenta perseguir a más de uno, perderá a todos; sin embargo, lo hacen. La razón para este tipo fallido de ataque no es que los depredadores no sepan atacar. De hecho, la velocidad y agilidad de los animales que pastan les permite saltar dentro y fuera del campo de visión del depredador y crear así un movimiento caótico que le dificulta responder adecuadamente.

Adaptaciones para cazar

Los depredadores tienen sus propias adaptaciones que les dan ventajas para cazar. Las aves tienen muy buena visión y puede diferenciar colores con gran precisión. De esta forma pueden ver fácilmente a sus presas como un objeto que se diferencia del ambiente. Además, sus poderosos picos y garras y la habilidad de volar en picada a grandes velocidades los hacen adversarios peligrosos para los mamíferos pequeños.

Los animales más grandes tienen la habilidad de cazar sigilosamente. Pueden arrastrarse por los pastos cortos sin ser detectados. Sus habilidades de salto también les permite atacar rápidamente. Una vez que atrapan a la presa, pueden descuartizarla con sus poderosas patas y garras. Sus mandíbulas pueden presionar muy fuertemente y sus dientes pueden desgarrar fácilmente la carne y también mantener agarrada a la presa, aunque el animal intente liberarse.

Adaptaciones de los animales que habitan praderas templadas
Los halcones puede volar en picada hacia sus presas a grandes velocidades. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles