DESCUBRIR
×

Las adaptaciones de los monos de la selva

Actualizado 17 abril, 2017

A pesar de su exuberante vegetación y la abundancia de vida, una selva puede ser un ambiente hostil e inhóspito. Los monos se han adaptado para crecer en la selva, el desarrollo de las características físicas, habilidades y patrones de comportamiento diseñados específicamente para sobrevivir en estos ambientes peligrosos. Ellos han desarrollado estructuras y sistemas que les permiten conservar la energía, los alimentos y localizarse entre sí en el dosel de la selva.

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Extremidades

Los monos de la selva han desarrollado largas extremidades desgarbadas que les permiten girar rápidamente de árbol en árbol. Debido a la variedad y fuerza de sus brazos y piernas, algunas especies de monos selva, como el mono araña y el gibón, no tienen que descender hasta el suelo del bosque para viajar en absoluto. Esto les ayuda a conservar la energía, debido a que su comida está en el dosel, bajar a la tierra para pasar a una nueva zona de alimentación sería una pérdida de fuerza.

Tom Brakefield/Stockbyte/Getty Images

Manos, pies y colas

Con las manos largas de gancho y los pies flexibles, los monos selva, como los orangutanes y gibones pueden agarrarse las ramas fácilmente y lo suficientemente fuerte para soportar su propio peso mientras se balancean de un árbol a otro. Los monos negros araña han evolucionado sin pulgares, porque los pulgares eran una molestia en lugar de una ayuda para agarrar las ramas. Ellos también tienen una cola prensil, capaz de mantenerse en las ramas como una mano extra. Los monos araña usan la cola para aferrarse a los árboles mientras van en busca de comida con sus dos manos.

Medioimages/Photodisc/Valueline/Getty Images

Voces

Las selvas son densas y hay una limitada visión, por lo que los monos de la selva se han adaptado a localizarse entre sí por el sonido. Los monos aulladores gritan con fuerza suficiente como para escuchar el uno al otro hasta 5 kilómetros de distancia y los chimpancés utilizan sus pies grandes planos y las manos para resonar en los árboles, identificando su paradero a otros chimpancés. Los monos araña tienen voces fuertes que van especialmente bien a través de copas de la selva, donde viven. Utilizan diferentes llamadas, gritos y ladridos para saludarse, localizarse entre sí y asustar a los depredadores.

Anup Shah/Photodisc/Getty Images

Comportamiento

Los monos de selva se han adaptado a su medio ambiente conductualmente, así como fisiológicamente. Los orangutanes madres enseñan a sus crías a ser solitarios, tirando a la basura otros orangutanes y dejándolos solos para aclimatarse, ya que si van a viajar en grupos no encuentran alimento suficiente para mantener a todos los individuos. Los monos araña viajan en grandes grupos cuando la comida es abundante y en pequeños grupos cuando la comida es escasa. Los chimpancés se dispersan a través de las copas, cada individuo busca un árbol con frutos suficientes para todo el grupo. Cuando un mono encuentra un árbol, convoca al resto de su comunidad, gritando en voz alta.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images