La adrenalina y la ansiedad

Escrito por rhiannon clouse | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La adrenalina y la ansiedad
La ansiedad y la adrenalina nos preparan para afrontar las amenazas inminentes. (Marili Forastieri/Photodisc/Getty Images)

La ansiedad es una emoción que está funcionalmente relacionada con el miedo. Estas emociones se originan en una pequeña parte del lóbulo temporal del cerebro llamada la amígdala. La hiperactividad de la amígdala puede conducir a trastornos de ansiedad y afectivos, según un estudio publicado en Dialogues in Clinical Neuroscience. El libro de texto "Intercellular Communication in the Nervous System", explica que la adrenalina es un neurotransmisor implicado en la activación de la respuesta de "lucha o huida" a estímulos amenazantes.

Otras personas están leyendo

Liberación de adrenalina

La adrenalina, también llamada epinefrina, es un neurotransmisor que se hace y se almacena en la parte más interna, o médula, de las glándulas suprarrenales. El texto "Neuroscience: Exploring the Brain", explica que la médula suprarrenal es un grupo modificado de neuronas simpáticas que se encuentran en la parte superior de los riñones. Cuando el cerebro percibe que una situación es peligrosa, envía señales para activar la división simpática del sistema nervioso autónomo, liberando adrenalina en el torrente sanguíneo. Las células de todo el cuerpo responden a la adrenalina con bastante rapidez.

Efecto fisiológico

Los tejidos responden a la adrenalina de muchas formas fisiológicas. Las pupilas se dilatan, la piel se vuelve sudorosa y el corazón late más rápido. Estos cambios fisiológicos están destinados a preparar a una persona para hacer frente a una amenaza inminente. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad pueden experimentar estas sensaciones a pesar de la ausencia de peligro evidente. Estos síntomas físicos son, en parte, debido a la secreción excesiva de adrenalina.

Ansiedad crónica

La ansiedad es un sentimiento normal cuando se experimenta en respuesta a una amenaza evidente o inminente. Sin embargo, cuando el cuerpo no puede desmontar esta respuesta después del desplazamiento de la amenaza, un trastorno de ansiedad podría estar presente. La ansiedad crónica está asociada a niveles elevados de adrenalina.

Efectos a largo plazo

Los efectos crónicos de estrés y ansiedad en el tiempo pueden ser perjudiciales para el cerebro y el cuerpo. Una manera en que el cuerpo responde a la ansiedad es mediante el aumento de la producción de hormonas suprarrenales llamadas glucocorticoides. Estas hormonas, a su vez, se comunican con el cerebro con el fin de regular la secreción de hormonas de la pituitaria que influyen en los procesos tales como el metabolismo, el crecimiento y la reproducción. El cerebro se ve afectado por la ansiedad de muchas maneras negativas, explica un estudio publicado en Dialogues in Clinical Neuroscience. La ansiedad se asocia con cambios en las partes del cerebro responsables del aprendizaje, la memoria y las funciones cognitivas superiores.

Tratamientos

El texto "Essential Psychopharmacology", explica que los trastornos de ansiedad se tratan con medicamentos llamados ansiolíticos. La mayoría de los medicamentos recetados para la ansiedad son las benzodiazepinas, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o los inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina. Además, algunos pacientes encuentran que el uso de medicamentos que bloquean los efectos de la adrenalina, como el propanolol, ayudan a aliviar los incómodos síntomas físicos de la ansiedad.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles