Cómo afilar tijeras de poda con una piedra

Escrito por larry simmons | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo afilar tijeras de poda con una piedra
Mantener tus tijeras de poda funcionando correctamente requiere un mantenimiento regular. (loppers image by Edsweb from Fotolia.com)

Cuando podes una planta o un árbol, es importante para la salud continua de la planta que tu corte sea limpio. Después de ser cortada, la planta libera un líquido que cubre la zona cortada, creando una cubierta protectora que ayuda a curar el corte. Usando tijeras de poda afiladas haces el corte tan limpio como puedes, acelerando el proceso de curación de la planta y asegurando que continúe su ciclo de crecimiento natural. Usar una piedra para afilar el borde de una tijera de podar es un proceso rápido y eficiente. Solo lleva unos pocos minutos completarlo, pero el tiempo adicional salvará tus plantas y acortará el tiempo que requiere cortarlas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Llave
  • Destornillador
  • Cubeta
  • Agua jabonosa
  • Cepillo rígido
  • Disolvente de limpieza
  • Aceite de motor ligero
  • Piedra de afilar de grano medio
  • Piedra de afilar de grano fino
  • Tijeras de poda
  • Trapos limpios

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Desmonta las tijeras de poda para manejarlas con mayor facilidad. Quita el perno o el tornillo que sostiene las dos hojas juntas usando una llave o un destornillador. Separa las hojas una vez que el perno o el tornillo haya sido sacado, para acceder mejor a toda la extensión de la hoja.

  2. 2

    Limpia las hojas de tu tijera de poda con agua jabonosa. Moja las hojas en el agua y después usa un cepillo rígido para eliminar cualquier suciedad, restos u óxido de la superficie de la tijera. Frota vigorosamente en las hojas usando el cepillo para eliminar todos los materiales extraños. Enjuaga el jabón de las hojas usando agua limpia. Quita la espuma mojando la tijera en un disolvente antes de frotar. Deja que el disolvente empape la espuma y después frota con el cepillo. Cuando elimines la espuma, frota cualquier residuo del disolvente usando el agua jabonosa y después enjuagando las hojas en agua limpia. Seca las hojas dándoles golpecitos con un trapo.

  3. 3

    Limpia las hojas con una ligera capa de aceite de motor, usando un trapo.

  4. 4

    Examina las hojas para determinar qué superficies requieren afilado y en qué ángulo debería aplicarse la piedra. Puedes determinar las superficies y ángulos anotando las marcas previas en las hojas. El afilado previo dejará un borde más brillante que el resto de la hoja con arañazos notables.

  5. 5

    Usa una piedra de afilar de grano medio para empezar el proceso. Remoja la piedra en aceite de motor ligero para que se deslice suavemente por la hoja, usando el aceite como lubricante. El aceite también ayuda a llevarse cualquier resto creado durante el proceso de afilado, para obtener un borde más liso.

  6. 6

    Coloca la hoja contra la piedra, de modo que el borde previo quede plano contra la piedra, para crear el ángulo de afilado adecuado. Arrastra la extensión de la hoja por la piedra, aplicándole una ligera presión. Afila la hoja desde la base a la punta, siempre en una única dirección. Arrastra el borde externo por la superficie de la piedra 10 veces, y después arrástrala una vez por el interior del borde. Continúa el proceso hasta que la hoja quede afilada, mojando la piedra como necesites en el aceite, para mantener la superficie de la piedra húmeda.

  7. 7

    Cambia a una piedra de afilado de grano fino para alisar los bordes. Usa el mismo proceso de afilado que con la piedra de grano medio, para producir un borde afilado de cuchilla.

  8. 8

    Prueba lo afilado de la hoja sosteniéndola frente a una fuente de luz. Si la luz refleja el borde, requiere más afilado.

  9. 9

    Termina el borde de la hoja aplicando una ligera capa de aceite para evitar que se acumulen suciedad y humedad en las hojas durante el uso.

Consejos y advertencias

  • Si la hoja está mellada, quita la parte de metal doblado de la hoja usando una lima.
  • Nunca afiles la hoja en un borde de menos de 1 mm de grosor, ya que será propensa a mellas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles