Afirmaciones positivas para utilizar con los niños

Escrito por david smith | Traducido por laura de alba
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Afirmaciones positivas para utilizar con los niños
Tiene un fundamento el que los niños requieran psicología inversa. (Jupiterimages/Creatas/Getty Images)

El cerebro humano procesa las afirmaciones positivas y negativas de forma diferente. El cerebro procesa las afirmaciones positivas más rápido y con mayor facilidad que las negativas. Esto es especialmente relevante para los niños menores de cinco años porque su desarrollo mental está en una etapa temprana. Su cerebro frecuentemente toma las afirmaciones negativas como afirmaciones positivas, provocando que parezca que desobedece instrucciones. Cuando le dices a un niño "no jales esa muñeca", seguramente lo hará. Por lo tanto, aprende primero a utilizar las afirmaciones positivas para instruir a los niños pequeños antes de acostumbrarlos gradualmente a las afirmaciones negativas.

Otras personas están leyendo

Sé directo

Aprende a expresar las instrucciones para las que utilizas "no" en oraciones directas. Por ejemplo, en lugar de decirle un niño "no corras", simplemente dile "camina". Dile "recuerda tus zapatos" en lugar de decir "no olvides tus zapatos". En lugar de "no juegues con tu comida", di "usa la cuchara" o "come tu comida". Piensa en la acción exacta que quieres que el niño realice y establécela. Esta aproximación requiere algo de práctica ya que estás acostumbrado a utilizar afirmaciones negativas para muchas instrucciones.

Sé educado

Los niños pequeños no le dan la bienvenida a los sonidos de los imperativos como "nunca" y "no deberías". Su temprano desarrollo mental y psicológico hace que tengan más probabilidad de aceptar instrucciones cuando las introduces de forma amable, en lugar de aquellas que introduces con palabras forzadas y poco amables. De tiempo en tiempo, utiliza palabras como "por favor" o "podrías" para introducir tus órdenes. En lugar de "no hables", podría decir "por favor, estáte en silencio". De la misma forma, "podrías venir conmigo" es mejor que "¡no juegues ahora! ¡Ven conmigo!".

Usa incentivos

A los niños les gustan los regalos, así que para alentar la obediencia, promételes regalos de vez en vez cuando les des instrucciones. Esta aproximación también te ayudará a cultivar el hábito de utilizar afirmaciones positivas porque puedes expresar mejor tales promesas de formas directas y positivas. Por ejemplo, para un niño que no quiere cepillar sus dientes, no le digas "no puedes comer una galleta hasta que cepilles tus dientes". En lugar de eso dile "te daré una galleta si vas y cepillas tus dientes ahora".

Evitan las contradicciones forzadas

Tienes probabilidad de confundir a tu niño pequeño y hacer que te desobedezca si lo contradices con instrucciones forzadas. Las personas regularmente introducen tales instrucciones con "¡Alto!" y "¡No!". Frecuentemente, los niños comienzan a reaccionar a estas órdenes observando que confundidos, llorando una desobediencia directa. Por lo tanto, dile que "deje el agua en la basílica" en lugar de "¡deja de jugar con el agua!". "¡Escribe en tu libro!" sería mucho mejor que "¡no dibujes en tu cuaderno!".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles