Cómo agrandar una camisa después de un encogimiento accidental

Escrito por toby welch | Traducido por alejandra rojas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo agrandar una camisa después de un encogimiento accidental
Las secadoras son las que más encogen la ropa. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Cuando encojas accidentalmente tu blusa no la tires automáticamente en la canasta de ropa para donar. No tienes nada que perder al intentar volver a agrandarla. Algunos materiales se agrandarán más fácilmente que otros, por ejemplo, el algodón y la lana estarán más dispuestos a estirarse que el poliéster o el satín. Cualquiera que sea la tela de tu blusa y sin importar qué tanto se encogió, prueba regresarla a su tamaño original antes de rendirte para siempre.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Lavadora
  • Detergente de ropa
  • Percha

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Agranda tu blusa

  1. 1

    Mete tu blusa a la lavadora con ropa del mismo color como si estuvieras lavando tu ropa de manera regular. Ignora el hecho de que probablemente no esté sucia.

    Cómo agrandar una camisa después de un encogimiento accidental
    Estirar una blusa involucra lavarla primero. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)
  2. 2

    Agrega detergente a la lavadora y empieza con el ciclo de lavado asegurándote de escoger la opción de agua caliente si la blusa puede tolerar las temperaturas más altas.

  3. 3

    Retira la blusa encogida de la lavadora tan pronto termine el ciclo y sacúdela.

  4. 4

    Pide ayuda de un amigo o familiar para jalar la blusa suavemente simultáneamente desde dos direcciones. Haz esto de manera continua a medida que cambias de sección y hasta que la blusa esté de regreso a su tamaño original.

  5. 5

    Cuelga la blusa en una percha para que seque, preferiblemente no lo hagas bajo la luz directa del sol o cerca de una fuente de calor.

    Cómo agrandar una camisa después de un encogimiento accidental
    Utiliza una percha de madera o plástica para las blusas mojadas para mejores resultados. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

Consejos y advertencias

  • Si la blusa es de lana, remójala en un fregadero o ducha con agua tibia y champú para bebé o un detergente para lavado a mano. Retira la blusa después de 30 minutos, enróllala en una toalla para eliminar el exceso de agua y recuéstala sobre una toalla seca.
  • Jala la blusa a una forma más grande estirándola repetidamente.
  • Si todo falla, considera llevar tu blusa a una tintorería y preguntar si pueden estirarla durante el proceso de lavado. Algunas personas que se frustran con el encogimiento han tenido éxito con la limpieza profesional.
  • Para evitar encogimientos en un futuro, cuelga las blusas al aire libre o en la secadora con la opción más baja o delicada.
  • Si es posible no cuelgues blusas mojadas en una percha metálica para evitar la probabilidad de que se manchen de óxido.
  • Cuando tú y tu amiga estén estirando la blusa no la jales muy duro o el material se desgarrará. El estiramiento lento y suave es ideal.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles