DESCUBRIR
×

Cómo ajustar tus lentes

Actualizado 21 febrero, 2017

Tus lentes deberían ajustarse firmemente a tu cara, permitiéndote mirar desde el centro del marco con el mayor rango de visión posible a cada lado. Con el paso del tiempo, especialmente si han sufrido algún golpe, los lentes pueden doblarse o perder su centro, lo que hará que queden torcidos o incómodos sobre tu rostro. Ajustar tus propios lentes es un proceso fácil que puedes realizar en tu hogar.

Instrucciones

  1. Coloca el marco en una superficie nivelada y fíjate si se mueve. Un marco bien ajustado debería quedar quieto en ángulo recto. Observa las áreas que parecen estar flojas o que se elevan más que otras.

  2. Ajusta los tornillos de los bordes del lente, en donde los vidrios se unen al borde. Un destornillador muy pequeño Phillips o de cabeza plana servirá.

  3. Sujeta suavemente tu marco y dóblalo nuevamente a su lugar si está drásticamente torcido. Ejerce sólo una pequeña cantidad de fuerza sobre ellos para asegurarte de que no se partan.

  4. Pruébate los lentes. Si aún no te quedan bien, llévalos a un oculista. Los marcos de plástico son más frágiles que los de metal y no deberían ser maniobrados de forma brusca. Un oculista podrá darle calor al marco para ablandar el plástico y darles la forma correcta para ti.

  1. Evalúa los problemas que te están dando tus marcos de metal. El ajuste necesario depende del problema que estás teniendo.

  2. Toma la esquina del marco, en donde las patillas se unen al borde con unos alicates de punta fina y gira las patillas hacia arriba o hacia abajo si el lente queda torcido en tu rostro. Sé cuidadoso, pues no querrás partir tu marco.

  3. Toma suavemente los brazos de metal que sostienen las almohadillas de tu nariz con unos alicates de punta fina y muévelos hacia adentro si los lentes se ubican demasiado bajos en tu cara. Muévelos hacia afuera si los lentes te quedan muy altos.

  4. Ajusta las patillas en cada lado de la curva que se coloca sobre tu oreja. Dóblalas hacia adentro o hacia afuera dependiendo de cómo se ajusten. Si frotan la parte trasera de tus orejas, dóblalas hacia afuera. En cambio, dóblalas hacia adentro si tus lentes están constantemente flojos.

Necesitarás

  • Pequeños destornilladores de cabeza plana
  • Pequeños destornilladores Phillips
  • Alicates de punta fina