Cómo alimentar a un gato a la fuerza

Escrito por ehow contributor | Traducido por daniel cardona
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo alimentar a un gato a la fuerza
Cómo alimentar a un gato a la fuerza. (Tabby cat taking a cat nap on a pair of shoes image by mario beauregard from Fotolia.com)

Cómo alimentar a un gato a la fuerza. El veterinario entrega al propietario algunas jeringas y explica que los alimentos y bebidas deben ser dados a la fuerza al gato. Darle comida a un gato a la fuerza no es una tarea fácil. Se requiere tiempo y paciencia ti y tu gato. La idea básica es mantenerlo libre de estrés para el gato mientras que le das la cantidad correcta de nutrición.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Jeringas
  • Comida para gatos mojada
  • Pequeño tazón apto para microondas
  • Cuchara pequeña
  • Agua
  • Toallas de papel
  • Un paño húmedo
  • Toalla designada para tu gato

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Organiza el área donde vas a intentar alimentar a tu gato. Simplemente prepárate para hacer un desastre hasta que tu gato se mejore e incluso después de eso necesitarás limpiar. Cubre el área y apila toallas de papel.

  2. 2

    Lava tus manos.

  3. 3

    Prepara la comida para que pueda ser pasada por la jeringa. Coloca la cantidad de alimento que le vas a dar al gato en un recipiente pequeño y caliéntalo. Haz una masilla con la comida crocante. En el microondas, calienta por 10 segundos y mezcla hasta que no queden secciones calientes en la comida. Agrega una pequeña cantidad de agua de tal forma que quede más como una pasta y colócala a un lado.

  4. 4

    Revisa la temperatura de la comida del gato como si fueras a dársela a un bebé. Si te preocupa la temperatura, espera hasta que la comida esté a la temperatura ambiente para dársela a tu gato.

  5. 5

    Trae a tu gato al área. Cuando levantes a tu gato, di algo que le ayude a asociar las palabras con lo que va a suceder. Esta frase "Es hora de comer" funciona.

  6. 6

    Párate detrás o agarra a tu gato por el costado que puedas ver su cara, pero que esté mirando hacia fuera. Tus ayudantes deben estar en el otro lado cerca del gato. Evita estar de pie en frente del gato para que no se sienta acorralado. Si encuentras que necesitas sujetar a tu gato, envuélvelo en una toalla o en la funda de almohada vieja.

  7. 7

    Comienza con tu gato. Algunos gatos sólo necesitan un pequeño respingo suave y pueden tomar alimentos por su cuenta con tu ayuda. Comienza frotando un poco de la comida para gatos en tu dedo meñique. Ahora gentilmente utiliza uno de los otros dedos para empujar suavemente el labio hacia arriba en el lado de la boca del gato, a mitad de camino a la parte posterior de la boca. Empuja suavemente algo de la comida en la boca del gato para que se apriete a través de la abertura natural que tienen cerca de esa zona. Di algo como "alimento" en una voz alegre. Felicita a tu gato por comer la comida y acarícialo. Es posible que tu gato puede comer fuera de tus dedos en este momento. Anima a tu gato para que lo haga.

  8. 8

    Cambia a la jeringa. Guarda la jeringa hasta que el gato no está interesado en comer por su cuenta. Llena la jeringa con la comida para gatos, empezando con pequeñas cantidades que son fáciles de manejar.

  9. 9

    Coloca la jeringa en el lado de la boca del gato, apuntando a la parte de atrás en diagonal (no tanto como para ahogar posiblemente el gato) y empuja suavemente una pequeña cantidad en la boca de tu gato. Felicita a tu gato y di "alimento" en una voz alegre. Otros han encontrado que levantar la cabeza de un gato y verter la comida en un ángulo desde la parte frontal de la boca funciona bien también. Si también le vas a dar agua, usa este mismo método.

  10. 10

    Dale tiempo a tu gato a que trague la comida o dale un descanso si lo necesita. La persona que alimenta al gato debe ser paciente. Esto es un proceso lento. El gato necesita descansos y tiempo para tragar. Puede que quiera caminar un poco si el área lo permite.

  11. 11

    Limpia a tu gato. Una vez que termines de alimentarlo, felicítalo limpiando su boca, su cara y sus patas frontales con un trozo de tela húmeda. Sécalo luego con una toalla seca.

  12. 12

    Libera a tu gato del área.

Consejos y advertencias

  • Dale pausas frecuentes.
  • No pierdas de vista el agua que pones en la comida para que no sobrehidrates a tu gato. Tu veterinario te puede decir cuánta agua debe ingerir tu gato todos los días.
  • Mantén las porciones no utilizadas de la comida para gatos en el refrigerador y con fácil acceso en caso de que tu gato decide que tiene hambre ese día.
  • Si eres nuevo en la alimentación de un gato, querrás empezar desde abajo. Comienza con 1/4 de lata de comida para gatos húmeda o dale cantidades más pequeñas y hasta que el gato haya llegado a la meta de tu veterinario para ese día. Esto mantiene las alimentaciones cortas y relativamente libres de estrés para ti y tu gato.
  • Algunas personas encuentran que poner el gato en una superficie poco familiar como un mostrador ayuda al gato permanecer en un solo lugar mientras se alimenta.
  • Pídele a tu veterinario que recorte las uñas de tu gato antes de salir de su oficina.
  • Agrega una pequeña cantidad de aceite de oliva al émbolo de la jeringa si se queda atascado.
  • Estas instrucciones son para gatos adultos.
  • Si tu gato se niega a alimentarse, contacta a tu veterinario inmediatamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles