Los alimentos que combaten el cáncer no microcítico de pulmón

Escrito por lisa parris | Traducido por cp mérida
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los alimentos que combaten el cáncer no microcítico de pulmón
Comer frutas y verduras frescas te ayudan a mejorar tu sistema inmunológico. (fruits image by Emmanuel Bergère from Fotolia.com)

Cuando los tejidos del pulmón se reproducen y desarrollan a un ritmo anormalmente rápido, forman lo que se conoce comúnmente como tumores, los cuales son característicos de la enfermedad a la que conocemos como cáncer de pulmón. Hay dos tipos de cáncer de pulmón: de células pequeñas y de células no pequeñas. Ambos son igual de peligrosos. Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, sólo el 15 por ciento de las personas que son diagnosticadas con cáncer no microcítico de pulmón de células vivirán más de cinco años. Sin embargo, estudios recientes también muestran que el consumo regular de los alimentos abajo descritos podrían mejorar la calidad de vida de los pacientes y contribuir con el funcionamiento de su sistema inmunológico para ayudar a combatir la enfermedad.

Otras personas están leyendo

Bayas

Come más bayas y fresas, sobre todo arándanos y frambuesas. Son una excelente manera de agregar vitamina C y fibra a tu dieta. Además, proporcionan a tu cuerpo con flavonoides antocianósidos y ácido elágico. Estudios recientes realizados por el Instituto Estadounidense de Investigación del Cáncer sugieren que aquellas sustancias en particular han demostrado prevenir el desarrollo de cáncer de pulmón amicrocítico, así como cáncer de piel, vejiga y mama. Ellas actúan como poderosos antioxidantes, retardando el crecimiento de las células cancerosas y desactivando los agentes causantes del cáncer.

Vitamina D

Toma un poco de sol. En un estudio realizado por la Asociación para la Investigación Estadounidense del Cáncer, indicó que los pacientes que se sometieron al tratamiento estándar para el cáncer no microcítico de pulmón de células en el verano, cuando la exposición al sol y la ingesta de vitamina D eran más elevados, tuvieron una tasa de supervivencia de cinco años que fue casi el doble más alto que las que se sometieron a tratamiento en el invierno. A la luz de este descubrimiento, es posible que desees aumentar tu ingesta diaria de alimentos ricos en vitamina D, como la leche, camarones, huevos, bacalao y salmón.

Cúrcuma

Espolvorea un poco de cúrcuma sobre tu cena. Este condimento picante, es el que hace que muchos platos con curry tengan un tono amarillo claro, también contiene un químico conocido como curcumina. La curcumina tiene fuertes propiedades antiinflamatorias. En estudios recientes realizados por el Centro para la Investigación del Cáncer Anderson, estas propiedades han demostrado interferir con la creación, crecimiento y desarrollo de células cancerosas. Puedes encontrar la cúrcuma en el pasillo de especias o como el ingrediente principal en polvo preparado comercialmente como curry. Es una buena adición a los platos de pollo, cordero, arroz y vegetales.

Ácido fólico

El cáncer es, en el sentido más general, un producto del mal funcionamiento del ADN. Es lógico que el regulador de ADN encontrado en el folato, que es un componente de ácido fólico dietario o mentyl, pueden influir en el crecimiento (o supresión) de las células cancerosas. En un estudio realizado por la Asociación Estadounidense del Pulmón, los efectos a largo plazo del ácido fólico se estudiaron en más de 27.000 hombres que fumaban. Aquellos que se aseguraron de tomar por lo menos la cantidad mínima recomendada de ácido fólico en su dieta (400 microgramos), redujeron su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón a casi la mitad. Obtén ácido fólico bebiendo más jugo de naranja, comiendo cereales enriquecidos en el desayuno, comiendo cacahuetes y adicionando verduras de hoja verde en tu comida, especialmente la espinaca y la col rizada.

Caliente en el invierno o con hielo en el verano, el té puede mejorar tu plan de alimentación en tu lucha contra el cáncer durante todo el año. No importa cómo lo prepares y no importa de qué color sea, las hojas de té contienen el compuesto camferol. Esta sustancia ha sido estudiada por investigadores de la Universidad Médica de Harvard, donde los informes actuales indican que la sustancia natural ofrece a los bebedores regulares de té una cierta protección contra el cáncer. De acuerdo con el estudio, aquellos que consumen al menos cuatro tazas de té al día son 46 por ciento menos propensos a desarrollar cáncer de pulmón, de colon o páncreas.

Sugerencias

Si eres incapaz de enfrentarte a la idea de hacer grandes cambios en tu dieta, los pequeños cambios pueden hacer una gran diferencia en tu salud general. Por ejemplo, comer cinco o seis comidas pequeñas en lugar de dos a tres grandes y tomar medidas para incluir más frutas y verduras frescas en tu dieta pueden ayudar a reforzar tu sistema inmunológico y ayudar al cuerpo a combatir el desarrollo del cáncer.

Advertencia

Las terapias alternativas se deben utilizar como complemento de los métodos convencionales de tratamiento de apoyo, no para reemplazarlos. Comer los alimentos apropiados ayuda a combatir el cáncer de pulmón de células no pequeñas, pero no lo cura.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles