Los alimentos y la ropa en el Renacimiento

Escrito por sasha rousseau | Traducido por barbara obregon
Los alimentos y la ropa en el Renacimiento

Usar prendas hechas con tela importada, como el algodón, era una señal de estatus social alto en el Renacimiento.

Comstock/Comstock/Getty Images

El Renacimiento se extendió desde aproximadamente el 1300 al 1600, y se extendió desde Italia a través de toda Europa. Durante el Renacimiento, la cultura europea cambió hacia lo secular, y se hicieron avances en el arte, la ciencia y la navegación. Sin embargo, la cultura europea estuvo aún muy dividida entre las clases altas y la nobleza y las clases bajas y el campesinado, no había grandes diferencias en cuanto a los alimentos básicos de la vida cotidiana, incluyendo lo que la gente comía y sus vestimentas.

Otras personas están leyendo

Pan

Las clases populares, obreros y campesinos, comían pan que podía tener arenilla, y que era hecho sobre todo con los granos más baratos, como el centeno y la cebada. El pan de las clases altas se hacía en gran parte con granos caros, como el trigo, y con harina finamente molida y tamizada. La comida se servía en un plato trinchero, un gran cuadrado de pan duro. En el transcurso de la comida, el plato trinchero absorbía los jugos y las salsas de la comida. Después de que se comía la comida, el plato empapado con grasa podría ser comido, o se podría dar a los pobres.

Carne y pescado

La carne de la comida podía ser sacrificada el mismo día en que iba a ser comida, y probablemente se asaba y se conservaba con sal. La carne conservada con sal se serviría en platos muy condimentados con salsas, especias, o mechados, tales como pasteles de carne, para enmascarar el sabor salado. Los nobles, dependiendo de su nivel, podrían permitirse mantener aves y conejos para la caza. Para las fiestas, las aves de gran tamaño, tales como pavos reales y garzas eran un complemento de alto estatus a la mesa de un noble. Muchas familias de todas las clases albergaban los cerdos y pollos. En algunas regiones, como el norte de Francia, otros animales, como vacas, cabras y ovejas podían pertenecer a cualquier clase social también. El pescado fresco era difícil de conseguir para cualquier persona, a menos que viviera en una ciudad portuaria. El pescado salado se comía, pero no se consideraba especialmente sabroso. Los trabajadores portuarios comían mariscos, pero se consideraban un alimento de baja categoría.

Frutas y vegetales

Las frutas se consideraban un lujo, y eran preservadas tanto en mermeladas y confituras y mediante secado. Las verduras podían ser escabechadas utilizando vinagre o salmuera. Aunque el consumo de verduras solas, como en una ensalada, se considera la marca del ascetismo o la pobreza, las verduras que resistían la cocción y tenían sabor fuerte, como el ajo, verduras verdes y cebollas, eran populares y fáciles de cultivar.

Ropa

Durante el Renacimiento, los ricos usaban vestidos hechos de telas que marcaban su nivel social, por ejemplo, el algodón era un tejido de alto estatus, ya que tenía que ser importado, y por lo tanto era relativamente popular entre los ricos. También usaban terciopelo y raso. Los pobres vestían ropa hecha de telas que podían ser producidas de manera local, como la lana y el lino. El traje de un hombre podía consistir en una camisa y pantalones, chaleco, sombrero y botas. El traje de una mujer podía consistir en una camisa y enaguas, una sobrefalda, una redecilla o un sombrero y zapatos. Los niños usaban ropa de adultos poco después de la infancia.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media