Cómo aliviar el dolor y la inflamación de una uña encarnada

Escrito por ashley baker | Traducido por alejandra prego
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo aliviar el dolor y la inflamación de una uña encarnada
Remojar el pie en un baño tibio te proporciona un alivio instantáneo para el dolor. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

Las uñas encarnadas pueden causar dolor e inflamación que se exacerba por el hecho de estar de pie o de caminar. A menudo se encarna la uña del dedo gordo del pie, si bien otros dedos pueden verse afectados, y esta afección es provocada por los zapatos apretados o por no cortar la uña en línea recta. Una simple rutina de remojar y masajear la zona afectada a menudo es eficaz para aliviar el dolor y deshacerse de la infección.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una palangana
  • Sales de Epsom
  • Agua muy caliente
  • Una cuchara de madera
  • Aceite del árbol del té
  • Aceite de oliva
  • Un bastoncillo de algodón
  • Cinta atlética

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Mide una taza de sales de Epsom y viértela en la palangana. Vierte un galón (3,7 l) de agua muy caliente sobre la sal y revuelve con una cuchara de madera. Agrega dos gotas de aceite del árbol del té.

  2. 2

    Coloca el pie en el agua y déjalo en remojo durante 15 o 20 minutos. Quita el pie del agua y sécalo bien con una toalla limpia.

  3. 3

    Combina una cucharada de aceite de oliva con dos gotas de aceite del árbol del té. Sumerge un bastoncillo de algodón en la mezcla y espárcelo alrededor de la uña encarnada. Trata de levantar la uña encarnada suavemente del lecho.

  4. 4

    Empuja una sección de algodón limpio debajo de la uña para evitar que vuelva a empujar la piel. Envuelve una sección de 3 pulgadas (7, 6 cm) de cinta atlética alrededor de la bola de algodón para mantenerla en su lugar.

  5. 5

    Remoja el pie hasta tres veces por día. Coloca la bola de algodón debajo de la uña luego del baño de pies.

Consejos y advertencias

  • Remojar el pie eliminará la infección del pie. También ablandará la uña y el lecho, permitiendo que la levantes. Si no puedes levantarla fácilmente, podrás lograrlo después del segundo baño de pies. No la fuerces. Remoja el pie otros 15 a 20 minutos y luego intenta levantarla nuevamente.
  • Si el dedo está caliente al tacto o padeces una fiebre leve, consulta al médico.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles