Cómo aliviar la tortícolis estirando el músculo esternocleidomastoideo

Escrito por sasha maggio Google | Traducido por jhonatan saldarriaga
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo aliviar la tortícolis estirando el músculo esternocleidomastoideo
Alivia la tortícolis con un estiramiento cuidadoso y efectivo. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Los músculos esternocleidomastoideos frecuentemente son el sitio donde se presenta el dolor de cuello y la tortícolis. Estos músculos se extienden al frente y a los lados del cuello, y se insertan detrás de las orejas, permitiendo que la cabeza gire y rote en diferentes direcciones. Los músculos esternocleidomastoideos son usados diariamente por todas las personas, pero cuando sufren un espasmo o están doloridos, el movimiento se reduce significativamente. Estirar los músculos esternocleidomastoideos de tu cuello puede aliviar la tortícolis y mejorar la movilidad, previniendo espasmos futuros.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Silla

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Siéntate con la espalda recta, los hombros hacia atrás y abajo, y tu cabeza mirando hacia el frente. Relajar los hombros, de tal manera que estén hacia abajo y alejados de tus orejas, es esencial para un estiramiento apropiado y para la reducción de lesiones potenciales.

  2. 2

    Gira tu rostro hacia uno de los hombros, moviéndote lentamente y manteniendo la cabeza erguida, y el mentón paralelo al piso. No gires tu cabeza hasta el punto de sentir dolor, sino solamente lo suficiente para sentir el estiramiento. Sostén esta posición durante varios segundos, luego mueve lentamente tu rostro hacia arriba, al mismo tiempo que mantienes tu mentón sobre el hombro. Mantén esta postura durante varios segundos, luego baja tu cara lentamente y vuelve a mirar hacia el frente de tu silla. Repite el movimiento hacia el otro lado y lleva a cabo de tres a cinco series.

  3. 3

    Baja tu mentón y mira hacia el centro de tu pecho, llega tan abajo como puedas sin sentir dolor. Sostén esta posición durante varios segundos y luego rota lentamente tu rostro hacia un lado, solamente lo suficiente como para sentir el estiramiento en tu cuello. No deberás sentir dolor. Sostén esta postura por un momento y luego rota tu cara lentamente en la dirección opuesta, deteniéndote brevemente en el centro de tu pecho una vez más. Conserva la posición durante un instante, con el rostro girado hacia el otro lado. Rota tu cara de nuevo hacia el centro de tu pecho levantando luego la cabeza hasta volver a la ubicación inicial. Repite tres veces más.

  4. 4

    Siéntate con tu rostro hacia el frente, los hombros relajados y hacia abajo en una posición natural, alejados de tus orejas, y el mentón paralelo al piso. Lleva lentamente tu oreja derecha hacia tu hombro derecho, sin levantar el mismo. La oreja y el hombro no deberán entrar en contacto, pero deberán estar alineados entre sí. Sostén la postura durante un momento. Baja tu hombro izquierdo lentamente, solamente un poco, para intensificar el estiramiento del lado izquierdo de tu cuello. Sostén la postura por un momento. Detén el estiramiento y levanta la cabeza de nuevo hacia la posición inicial. Repite para el lado izquierdo, bajando el hombro derecho para el estiramiento. Repite tres veces más

Consejos y advertencias

  • Nunca estires tu cuello más allá de lo que lo puedas moverlo cómodamente. Si tu dolor persiste, consulta a un médico para que te ayude con el manejo de los síntomas y te recomiende a un especialista, de ser necesario.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles