Alivio para el dolor por lesión meniscal

Escrito por lauren wise | Traducido por valeria d'ambrosio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Alivio para el dolor por lesión meniscal
Los desgarros en el menisco pueden ocurrir en diversas situaciones. (Construction Injury image by Scott Maxwell from Fotolia.com)

El menisco es el cartílago que proporciona amortiguación debajo de la rótula. Se puede desgarrar al hacer deportes, trabajar o incluso con una torcedura de rodilla desafortunada. Con la edad, el menisco se debilita. Si tienes un desgarro meniscal y todavía puedes caminar, toma las cosas con calma de dos a tres semanas para cuidar tu rodilla. Luego, haz ejercicios de rehabilitación. Si el dolor no cesa, un médico puede determinar si necesitas una cirugía.

Otras personas están leyendo

Disminuye la inflamación

Toma medidas para disminuir el dolor y la inflamación. Opta por los antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno o el acetaminofén. Sigue las instrucciones del envase y comienza con la medicación lo antes posible después de la lesión. Eleva la pierna lesionada tanto como puedas. No debes sentir molestias, pero la pierna tiene que estar lo suficientemente elevada como para aliviar el dolor. Mantén una compresa fría sobre el menisco durante media hora, descansa unos 45 minutos y repite. Es indispensable enfriar el área de la lesión de inmediato, ya que disminuirá significativamente el dolor y la inflamación.

Ten cuidado con la actividad física

Ten cuidado luego de una lesión en el menisco. No realices ningún tipo de actividad física durante al menos dos semanas después de la lesión. Al caminar, asegúrate de no torcer la rodilla, ya que la pieza rota del cartílago podría desprenderse y trabar la pierna, lo que provocaría la recurrencia de la lesión una y otra vez. Usa una rodillera rígida para caminar. Esto ayudará a estabilizar la rodilla y la compresión aliviará el dolor.

Fisioterapia

Necesitarás comenzar fisioterapia para fortalecer los músculos y los tendones que circundan al menisco, lo que mejorará el estado de la lesión. Consulta a tu médico a fin de obtener el tratamiento de fisioterapia apropiado. La gravedad del desgarro determinará el tipo de terapia que necesitas. Es importante que te mantengas al día con los ejercicios. Un ejercicio simple pero eficaz es el siguiente: acuéstate boca abajo y, cuidadosa y lentamente, sube y baja tus piernas. Luego de varias semanas de fisioterapia, el dolor disminuirá y los músculos se fortalecerán.

Hidroterapia

Los ejercicios de hidroterapia en piscina también contribuyen a aliviar el dolor y fortalecer la rodilla. Este tipo de ejercicios reducen la presión que se ejerce sobre la rodilla a la vez que la fortalecen al flotar en el agua. Además de eso, el agua ayudará a relajar la pierna. Lleva las piernas hacia el pecho o nada lentamente estilo perrito a lo largo de la piscina.

Cirugía

Para las lesiones graves, puedes necesitar una artroscopia para reparar el desgarro en el menisco. Si estas lesiones no se tratan, las piezas sueltas del cartílago se pueden separar aún más y migrar a otras partes del cuerpo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles