Cómo almacenar palitos de apio

Escrito por anne baley | Traducido por verónica sánchez fang
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo almacenar palitos de apio
Es más fácil comer apio si lo preparas con anticipación. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

El apio es una de esas verduras básicas que casi todo el mundo guarda en la casa. Tanto si lo utilizas para recetas para meriendas o para consumir en lugar de bocadillos no saludables, es fácil mantener los palitos de apio frescos a la mano. Corta los tallos en partes del tamaño de un bocadillo y guárdalas en los contenedores apropiados. El apio se mantendrá fresco y crujiente por alrededor de una semana, listo para cuando necesites un refrigerio.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Tabla de cortar
  • Un cuchillo afilado
  • Un contenedor plástico
  • Una tapa para el contenedor
  • Refrigerador

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Rompe los tallos de apio de la base. Lava cada tallo por separado en agua fría. Sacude el exceso de agua.

  2. 2

    Coloca los tallos de apio limpios en una tabla de cortar. Utiliza un cuchillo afilado para quitar las hojas y la rama resistente entre el tallo principal y los tallos de las hojas más pequeñas. Retira el fondo blanco del tallo. Corta el tallo de 4 pulgadas (10 cm) de largo y divide cada tramo en dos piezas longitudinales.

  3. 3

    Acomoda los palos limpios y cortados de apio en una caja plástica para comida. Añade agua fría a la caja hasta que el apio esté cubierto. Coloca la tapa en la caja y cierra con la tapa. Lleva la caja en la nevera y mantenla en el estante hasta que necesites el apio. Vierte el agua y sustitúyela por nueva cada día para un mejor sabor.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles