Por qué el amoníaco acuoso es un agente limpiador efectivo para las superficies grasosas

Escrito por lisa parris | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Por qué el amoníaco acuoso es un agente limpiador efectivo para las superficies grasosas
Los limpiadores basados ​​en amoníaco dejan las superficies de cristal, porcelana y acero inoxidable con un brillo chispeante y sin rayas. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

El amoníaco acuoso es un líquido transparente que se crea mediante la disolución de hidróxido de amonio en agua. El resultado es una solución alcalina que se puede identificar fácilmente por su olor acre. Uno de los agentes más antiguos y populares de limpieza de todo el mundo, la composición química del amoniaco se une fácilmente con las moléculas de grasas y aceites insolubles. Esta interacción química rompe residuos grasos y les permite ser lavados.

Amoníaco de uso doméstico

La mayoría de los tipos de amoníaco de uso doméstico son soluciones diluidas de 5 a 10 por ciento de hidróxido de amonio. Están disponibles en dos formas: nubes y claras. El amoníaco nublado contiene detergentes y, por lo tanto, debe ser enjuagado una vez que una superficie ha sido limpiada mientras que el amoníaco claro no contiene tensioactivos adicionales, dejando las superficies limpias y brillantes sin requerir un enjuague.

Limpiador de superficie

El amoníaco se puede utilizar para limpiar todo, desde ventanas y espejos hasta el hormigón y baldosas: simplemente lava con una esponja la superficie sucia con una solución hecha de 1/4 de taza de amoníaco claro y 1 galón (3,78 lts) de agua. Espera cinco minutos y luego usa un paño limpio para limpiar cualquier suciedad, huellas dactilares, alimentos, grasa y suciedad. Para hacer una más potente limpiador de uso múltiple, mezcla 1/2 taza de amoníaco claro, 1/4 de taza de vinagre blanco y 2 cucharadas de bicarbonato de sodio en 2 cuartos de galón (1,89 lts) de agua: vierte el líquido en una botella con atomizador de plástico y utilízalo en baldosas, madera, mimbre, cerámica, porcelana y vidrio. Espera cinco minutos, frota las áreas ligeramente con una esponja húmeda, enjuaga bien y luego ve por ella con un paño suave para secar.

Eliminador de manchas

El amoníaco acuoso funciona bien para la limpieza de ropa, alfombras y tapicería. Este potente quitamanchas disuelve fácilmente las manchas de sudor, grasa, aceite, sangre, orina, lápices, antitranspirantes, ungüentos, lociones y cosméticos. Diluye el amoníaco acuoso con una cantidad igual de agua y, a continuación, lava con una esponja sobre la mancha. Espera 15 minutos, luego seca la solución restante y enjuaga con agua limpia. Deja que el material se seque completamente y repite si es necesario.

Advertencia

Ten cuidado al trabajar con amoníaco acuoso. Incluso las soluciones diluidas pueden inflamar la piel, los ojos y el tracto respiratorio. Deja las puertas y ventanas abiertas, siempre que sea posible, para aumentar el flujo de aire y reducir la concentración de gases en un área determinada. Usa gafas protectoras y guantes de goma cuando trabajes con la solución. Además, nunca combines el amoníaco acuoso con cualquier producto que contenga cloro ya que esto puede dar lugar a la producción de humos tóxicos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles