Cómo analizar un libro

Escrito por ehow contributor | Traducido por ana pérez
Cómo analizar un libro
Analizar un libro.

Aprender a analizar un libro puede resultar útil en las clases de secundario, aunque también es un pasatiempo divertido y desafiante. Aunque hay varios términos especializados que sin duda son valiosos, también existe una técnica para leer libros con la intención de analizarlos que forma parte de la tarea.

Instrucciones

  1. 1

    Lee lenta y cuidadosamente. Analizar un libro requiere una atención aguda al detalle para reconocer la estructura, los recursos de la trama, los temas y los subtemas. Si tienes tiempo, lee la novela dos veces. Ten un diccionario a mano para buscar las palabras que no entiendes.

  2. 2

    Subraya o resalta los párrafos que te parezcan significativos o importantes. De esta manera, cuando termines de leer, no necesitarás buscar en todo el libro para volver a encontrarlos.

  3. 3

    Anota cuáles son los recursos de la trama y los temas recurrentes del libro. Escribe notas en los márgenes cuando reconozcas dichos elementos.

  4. 4

    Elige un tema para analizar. Los libros están llenos de temas y personajes interesantes para analizar y es imposible abarcarlos todos de una sola vez. Elige uno que te resulte interesante o central en la novela, como un personaje principal, un tema recurrente o un recursos literarios como las alegorías, las metáforas o las sátiras.

  5. 5

    Desarrolla una tesis o un argumento y recopila evidencia para respaldarlo. Por ejemplo, si crees que el libro sugiere que el capitalismo es malo para la sociedad, busca párrafos específicos, conversaciones o citas que respalden esa idea.

  6. 6

    Construye tu análisis reuniendo la información que recopilaste en una sola idea cohesiva o úsala para desarrollar un escrito si eres un estudiante.

Consejos y Advertencias

  • No hay respuestas correctas o incorrectas en el análisis literario, solo ideas respaldadas por los datos de la obra. Casi todos los libros tienen docenas de temas y elementos en juego que se encuentran abiertos a la interpretación y es común que cada lector tenga su propio punto de vista sobre sus significados.