Cómo se aplica la probabilidad en los seguros

Escrito por chuck ayers | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo se aplica la probabilidad en los seguros
(lloyds of london insurance company building london image by david hughes from Fotolia.com)

El matemático George Boole, una vez dijo: "La probabilidad es la expectativa fundada en un conocimiento parcial". A los efectos de las compañías de seguros, mientras mayor es el universo de conocimiento parcial, mayor será la probabilidad para la determinación de un resultado. Por lo tanto, mientras más estadísticas puedan ser acumulados sobre un resultado particular, mayor será la certeza. Es el grado de certeza de un resultado lo que aumenta la probabilidad de que un evento ocurra, y es sobre esa base que las compañías de seguros calculan las primas.

Otras personas están leyendo

Riesgo

Las compañías de seguros toman un riesgo a cambio de una prima. Para tener éxito, tienen que estar en lo cierto más de lo que están equivocadas, y para ello utilizan las leyes del azar y de la probabilidad.

Teoría de los Grandes Números

El Diccionario Conciso de Oxford define el azar como "la forma en que las cosas suceden por sí mismas; ocurrencia no diseñada". Se define la probabilidad como "el grado en que un evento es probable que se produzca, medido por la proporción de los casos favorables al número entero de los casos posibles". Tira una moneda al aire y la posibilidad de que se salga cara es del 50 por ciento. La probabilidad de que salga cara dos veces en fila es de 25 por ciento (.5 X.5 = .25). Para llegar a cara tres veces en fila es de 12,5 por ciento. Introduce la ley de grandes números. Lánzala 100 veces, luego 1000 veces, y después 10.000 veces y el resultado probable de 50 por ciento de caras y 50 por ciento de cruces se acercan más y más a la certeza. Así que cuanto mayor sea la población (número de lanzamientos de la moneda), mayor será tu capacidad para predecir el resultado agregado.

Lo mismo se aplica a los seguros

El seguro se pone mucho más complicado que una moneda al aire porque hay muchas más variables que deben tenerse en cuenta, no importa el tipo de seguro. Algunas zonas son más propensas a los terremotos, algunas son más propensas a los huracanes, y algunas son más propensas a los tornados. Por lo tanto, para determinar la probabilidad sobre la cual basar una prima de seguro, la primera cosa a saber es la probabilidad de ocurrencia en base a la experiencia previa. Esto se vuelve muy difícil de cuantificar. Pero hay una forma de ayudar incluso esto. Se llama el concepto de riesgo compartido. Un tornado no puede pegarle a tu casa, pero puede que tome el granero de un vecino. Como resultado, las primas se incrementan a través del universo de todas las personas en las zonas de alto riesgo de tornados.

Se vuelve más complicado en muchas maneras

También son complicadas las reclamaciones no previstas que son mayores a lo esperado, en otras palabras, fuera del ámbito de la probabilidad normal. Una vez más el concepto de riesgo compartido entra en juego, con la excepción de que en vez de aumentar las primas, una compañía de seguros puede vender (acciones) parte del riesgo de reclamaciones anormalmente alto, con una segunda aseguradora. Por ejemplo, si una compañía de seguros se compromete a la cobertura de responsabilidad civil de hasta U$S 5 millones, basará su prima sobre la probabilidad de que las experiencias previas en las que las reclamaciones puedan ser tan grandes. Pero si la experiencia previa muestra que las mayores demandas de un incidente en particular es probablemente sólo U$S 2 millones, venderá los restantes U$S 3 millones en la responsabilidad a una segunda compañía de seguros. En otras palabras, la primera empresa basará su prima de U$S 2 millones de dólares sobre la responsabilidad y venderá el resto de la prima (los otros U$S 3 millones) a un segundo asegurador. Debido a la improbabilidad de que un premio de responsabilidad sea tan grande como U$S 5 millones, la segunda aseguradora estará dispuesta a compartir el riesgo con una prima más baja.

Es imposible predecir el futuro

Diferentes grupos soportan diferentes probabilidades de diferentes ocurrencias, por lo que las primas pueden variar de un grupo a otro. Toma a los conductores masculinos de 18 años de edad, por ejemplo. Estadísticamente, la probabilidad de que ese grupo sufra un accidente es más probable que las mujeres en el grupo de edad 35 a 40. Luego están las personas masculinas de 18 años de edad que nunca han tenido un accidente. Otro ejemplo podría ser los ataques cardiacos. Ciertos segmentos de la población son más propensos a experimentar ataques al corazón congénitos. Si un nuevo medicamento se descubre y que elimina prácticamente los ataques al corazón en ese grupo, la probabilidad va a disminuir. O a través de la educación, con el tiempo, la incidencia de ataques al corazón disminuye. Las compañías de seguros deben ajustar las primas para reflejar la probabilidad de incidencia.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles