Cómo aplicar el método científico en la vida cotidiana

Escrito por alex jakubik | Traducido por florencia kushidonchi
Cómo aplicar el método científico en la vida cotidiana

El método científico puede ayudarte a resolver problemas de tu entorno cotidiano.

Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

El método científico es un procedimiento que consiste en una serie de pasos con el objetivo de resolver un problema y recolectar información. Comienza con el reconocimiento de un problema y una elaboración o descripción clara del mismo. A esto le sigue un proceso de experimentación y recolección de datos. Los pasos finales consisten en la formulación y la comprobación de una hipótesis o solución potencial y en una conclusión. Si no estás acostumbrado a aplicar el método científico, el proceso puede parecerte abstracto e inalcanzable. Con un poco de consideración y observación, cualquier problema de la vida cotidiana es una posibilidad potencial para aplicarlo.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Localiza o identifica el problema a resolver. Tu ambiente personal es un buen punto de partida, ya sea en tu lugar de trabajo, tu hogar o tu cuidad.

  2. 2

    Describe el problema en detalle. Haz observaciones cuantificables, tales como la cantidad de veces que sucede, la duración, mediciones físicas específicas, entre otras.

  3. 3

    Formula una hipótesis sobre cuál puede ser la posible causa del problema, o cual podría ser la solución potencial. Revisa si la información previamente recolectada sugiere un patrón o una causa posible.

  4. 4

    Prueba tu hipótesis ya sea con una última observación del problema o creando un experimento que destaque el aspecto del problema que deseas probar. Por ejemplo, si sospechas que un cable en mal estado es la causa del mal funcionamiento de una lámpara, debes encontrar el modo de aislarlo y comprobar si el cable es o no la causa.

  5. 5

    Repite los pasos de la observación, la formulación de la hipótesis y la comprobación hasta que obtengas una conclusión sustentada por la información o que directamente resuelva el problema.

Consejos y advertencias

  • El método científico es más adecuado para la solución de problemas sin respuestas simples o directas. Por ejemplo, si se quema una bombilla eléctrica simplemente debes cambiarla. Una bombilla que funciona de modo intermitente es una candidata mucho más adecuada par la aplicación del método científico, debido a todas las causas posibles de su mal funcionamiento.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media