Cómo aplicar ventosas con fuego o calor

Escrito por steven lacher | Traducido por nieves fragola
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo aplicar ventosas con fuego o calor
Utiliza una pinza hemostática para sujetar la bola de algodón encendida que colocas en el interior de la taza de succión. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

La aplicación de ventosas con fuego o calor consiste en una actividad terapéutica que se origina en la medicina alternativa oriental. Quienes la practican calientan el aire dentro de un recipiente o taza de vidrio. Luego se aplica la taza sobre la piel, formándose un vacío en su interior. Aunque no haya pruebas concluyentes de su eficacia, los defensores de las ventosas afirman que éstas pueden aliviar los síntomas de resfrío, reducir la formación de hoyuelos de la celulitis, aliviar los síntomas de la artritis, depresión, e incluso de la hinchazón. Los teóricos occidentales sostienen que el vacío aumenta el flujo sanguíneo y linfático, lo que mejora la circulación y, en última instancia, la curación. Los teóricos orientales creen que las ventosas eliminan los bloqueos en la propia energía natural del cuerpo, o chi.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Tazas de succión de vidrio
  • Alcohol isopropílico
  • Hemostato
  • Bolas de algodón
  • Encendedor
  • Loción no inflamable

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Compra tazas de succión de vidrio específicamente diseñadas para ventosas. Los equipos contienen tazas de diferentes tamaños. Cada una tiene un borde liso y es lo suficientemente gruesa como para ser duradera. El tamaño de la taza individual así como el tamaño de su abertura determinan la cantidad de presión creada por el vacío.

  2. 2

    Cubre ligeramente el interior de cada taza con alcohol isopropílico.

  3. 3

    Sujeta firmemente una bola de algodón a la pinza hemostática. Moja la bola de algodón con alcohol isopropílico.

  4. 4

    Enciende la bola de algodón.

  5. 5

    Sostén la taza de succión en una mano, varias pulgadas (centímetros) por encima de la piel, y coloca el algodón encendido en la abertura a la taza. Escucha el sonido de la capa de algodón ardiendo dentro de la taza.

  6. 6

    Retira la bola de algodón y coloca la abertura de la taza sobre la piel. A medida que el aire caliente agota el oxígeno en el interior de la taza, se crea un vacío. La succión resultante hace que la taza se adhiera a la piel mientras el aire dentro de ella se enfría. Repite el procedimiento con cada taza, antes de apagar el algodón.

  7. 7

    Deja las tazas sobre la piel durante 1 a 15 minutos. Puedes dejar las tazas quietas, o moverlas suavemente.

  8. 8

    Empuja el dedo debajo del borde de una taza para quitarla.

Consejos y advertencias

  • Puedes reducir la presión sin quitar la taza de succión empujando a lo largo del borde de la taza, donde se junta con la piel.
  • Cuanto más tiempo dejes las tazas succionando la piel, más probablemente dejen marcas, que se desvanecen en unos pocos días.
  • La Sociedad Americana de Cáncer recomienda no confiar en la medicina alternativa, como la aplicación de ventosas, para excluir o reemplazar por completo la medicina convencional.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles