Cómo aprender a comportarte en la mesa

Escrito por jason belasco | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo aprender a comportarte en la mesa
Básicamente, es agradable mostrar un buen comportamiento en la mesa, particularmente en un ámbito formal. (Banquet table / Dinner Place Setting image by Taiga from Fotolia.com)

Los estadounidenses tienen notorios malos modales en la mesa. Hacen ruido al sorber la sopa, mascan el pastel de chocolate, arrojan el salero y eructan sus bendiciones. Y, si bien, todo esto puede parecer extrañamente encantador, ya no viven en pequeñas chozas de madera. Aprende los modales básicos de comportamiento en la mesa que debes usar en cada comida, no en mesas esotéricas (como las de las bolas de cristal). Francamente, casi nunca usas esas cosas, e incluso tampoco cuando lo haces, nadie más sabrá cómo usarlas.

Otras personas están leyendo

Siéntate y reclama tu propiedad

Pasemos directamente a la comida. ¡Pero, espera! ¿El hombre debe correr la silla de una mujer para que ella pueda sentarse? Bueno, eso depende. Si están en una cita en un restaurante importante, mi respuesta es un rotundo "sí". Pero en uno de esos restaurantes, el maitre probablemente lo haga, así que no tienes de qué preocuparte. Esto nos lleva a... la sugerencia general Nº 1. Para todas las preguntas de etiqueta, simplemente usa tu cerebro. No es necesario que los hombres se vuelvan victorianos e insistan en ponerse de pie cada vez que una mujer se levanta de o vuelve a la mesa. Simplemente sé educado. Ahora, si estás invitado a la casa de alguien, no te sientes hasta que lo haga el anfitrión (a no ser que te haya dicho que te sientes). De hecho, cuando trates con anfitriones, recuerda que... Sugerencia general Nº 2: nunca hagas nada hasta que el anfitrión lo haga primero. Esto incluye sentarse, comer, colocar la servilleta sobre la mesa y partir. Después de todo el que paga es él, de manera de que por lo menos hazlo sentir que es él el que está a cargo de todo.
Ahora ha llegado el momento de hacer un inventario y averiguar qué es tuyo. Todas hemos ido a una cena y usamos el tenedor, la copa, el plato para pan o el marido del vecino. Aquí hay un atajo para que puedas saber exactamente cuáles son tus pertenencias: tu plato está en el centro, los cuchillos y las cucharas están a tu derecha; los tenedores y tu servilleta, a tu izquierda; los líquidos (tu agua) a tu derecha y los sólidos (tu plato de pan) se colocan a tu izquierda. Puede haber más tenedores, cuchillos o cucharas, según cuál sea la comida, pero tienes una idea general. Si necesitas otro atajo, recuerda que tu bebida siempre está a tu derecha porque las primeras dos letras de de la palabra en inglés "DRink" (beber) significan "bebe bien" (Drink Right). Debes saber que tu plato para pan está del otro lado y ya estás lista. Una advertencia si eres el anfitrión: recuerda que todos los elementos (la ensalada, la comida, el vino y el agua) deben servirse a cada comensal por la derecha y levantarse por la izquierda. Por eso las copas están sobre la derecha.

Usa en forma correcta tus utensilios

Aprende a usar todo como corresponde. Toma tu servilleta y colócala en tu regazo apenas te sientas (nunca sobre la mesa). No trates de abrirla. Simplemente ponla sobre tu regazo (no sobre tu camisa). Si eres hombre, no coloques tu corbata por encima de tu hombro. Ahora puedes tomar un trozo de pan de la panera. Toma sólo una rebanada. (Es correcto romperla con tus manos, pero sé prolijo. No le declares la guerra al pan ni saltes de alegría cuando puedas trozar tu rebanada). Este es un error común: todavía no untes tu pan con mantequilla. Así es cómo debes hacerlo: 1. Toma un poco de mantequilla y colócala en tu plato. Ahora tienes tu propia pequeña pila de mantequilla y no vas a estar sirviéndote continuamente del plato de manteca comunitario. 2. Corta con los dedos un trozo pequeño de tu pan. 3. Unta tu mantequilla sobre ese trozo de pan. 4. Cómelo con placer. Llega la primera parte de la comida: los aperitivos. ¿Pero qué utensilio debo usar? Puedes encontrar la respuesta en... Sugerencia general Nº 3: usa tus utensilios de afuera para adentro. El tenedor más alejado del plato es el que debes usar. Cuando llegue la siguiente comida, usa el tenedor que le sigue al anterior, y demás. Lo mismo vale para cucharas y cuchillos. Si estás en un restaurante de lujo o en una fiesta en el Palacio de Buckingham, puede que tengas la suerte suficiente de contar con meseros que retirarán los cubiertos que no necesites. Pero incluso si no gozas de ese lujo, ¡usa tu cerebro! No vas a usar un cuchillo para tomar tu sopa. No vas a usar una cuchara para comer la ensalada. Pero digamos que te marearon tantos utensilios. Luego procede a la... Sugerencia general Nº 4: si no estás seguro respecto de qué hacer, espera y mira qué hace tu vecino. Si no te da ninguna idea, simplemente finge. Lo más probable es que nadie te esté mirando con la suficiente atención para ver si usas tu tenedor para la comida en lugar del de la ensalada (que es el más pequeño). No atraigas la atención hacia ti. No conviertas esto en un problema grave. Simplemente sigue tu intuición y come. Si usaste el cubierto incorrecto, el mesero te traerá otro de reemplazo. Esta es la técnica adecuada para usar un cuchillo y un tenedor. Suponiendo que eres diestro, sostén el tenedor con tu mano izquierda y el cuchillo, con la derecha. Con los dientes mirando hacia abajo (con la curva hacia ti) sostén una pieza por el extremo de lo que estés cortando (supongamos que es carne). No tomes el cuchillo o el tenedor como si fuera una daga, sino coloca tu dedo índice hacia abajo, con la curvatura hacia ti sosteniendo cada uno por el extremo. Esta es la técnica adecuada para usar un cuchillo y un tenedor. Esto te proporciona más control sin parecer que estás buscando algo dentro del pobre animal muerto. Suavemente, usando una sierra, corta la carne cerca de los dientes del tenedor (sin dejar que toque la mesa), para contar con una pieza del tamaño de un bocado y cambia el tenedor (completo con la carne cortada) a la mano derecha. Lleva el bocado a tu boca, usando un movimiento de aserrado, corta la carne cerca de los dientes del tenedor de manera de contar con un bocado. Luego apoya el cuchillo (sin permitir que toque la mesa) y cámbialo de mano con el bocado de carne. Llévalo a la boca, mastica tranquilamente y traga cuando la carne esté suficientemente masticada. El método continental o europeo consiste en no cambiar el cubierto de mano, y en usar la mano izquierda (a esto se lo llama el método estadounidense, o Zig-Zag, de cortar la comida). Esté método no consiste en alternar las manos, y usar la mano para todas las actividades relacionadas con los tenedores. Antes de continuar, ¿recuerdas lo que dijimos acerca de no permitir que el cuchillo toque la mesa? Eso se debe a que.. Sugerencia general Nº 5: nunca debes dejar que ningún cubierto, una vez usado, vuelva a tocar la mesa.
Esto incluye apoyar un tenedor en un plato o usar un cuchillo y volver a colocarlo en su lugar. El motivo reside en que el utensilio podría manchar el mantel (un craso error) y, como resultado, el anfitrión debería pagar una factura de la tintorería. Entonces cuando uses un utensilio, su vida útil se acabó. Déjalo siempre en el plato. Una última advertencia sobre la sopa. Muchas personas no saben cómo usar correctamente una cuchara, así que te proporcionaremos la... Sugerencia general Nº 2. No te pongas toda la cuchara en la boca. En cambio, llena una cuchara de sopa sólo en un 75 por ciento, llévala a tu boca, de costado, haciendo el menor ruido posible, Cuando quede poca sopa, es aceptable acercar tu recipiente para volver a llenarlo con el resto que haya quedado, pero no lo hagas más de dos veces. Y recuerda bajar tu cuchara suavemente para que no golpee el fondo del recipiente. Imagina a 20 personas tomando sopa y golpeando el fondo de sus platos.

Come adecuadamente

Ahora disfrutas de una hermosa cena, usando tus utensilios de la mejor manera posible. Y se te escapa un sonoro eructo. ¡Vaya! Hay otros modales además de saber usar el tenedor adecuado. Tienes que comportarte correctamente. Postura: siempre siéntate derecho, ni inclinado hacia adelante ni hacia atrás. Nunca apoyes los codos en la mesa (aunque puedes poner tus manos sobre ella). Cuando comas, no acerques la cara al plato, sino el utensilio a la boca. ¡Tú eres el amo! ¿Y si se te cae algo? Sutilmente señálaselo al mesero para que pueda reemplazarlo (no levantes el tenedor sucio ni lo coloques sobre la mesa, eso es desagradable). Pero si lo que se te cayó fue la servilleta, excúsate mientras te inclinas, levántala y contínúa con lo que estabas haciendo. Pasar: si alguien te pide que le pases algo, sólo tómalo si eres la persona más cercana al ítem. Colócalo directamente cerca de tu vecina, no lo entregues de mano en mano). Sigue pasando el ítem de esta manera hasta que quien lo solicitó lo reciba. Y lo raro es que no se te permite servirte hasta que esa persona se sirva (después de todo, ella lo pidió primero). Cuando terminó de servirse, puedes pedir que te lo vuelvan a pasar. Sal y pimienta. Cabe agregar una nota adicional acerca del uso de la sal y la pimienta. Si alguien te pide que le alcances la sal, hazlo como en el párrafo anterior, pero pásale sal y pimienta (aun cuando no te pidieron ambas cosas). Nuevamente, no uses tácticas guerrilleras y trata de usar la sal después de que la otra persona la use primero. Nunca salpimentes tu comida antes de haberla probado. Es un gran insulto para el chef si tratas de agregarle sabor sin haberlo saboreado. Y aunque parezca obvio, no condimentes un plato que se supone que todos van a compartir (ni sal, ni pimienta, ni ketchup, ni queso parmesano...nada). Coloca tus condimentos en tu propio plato. Momentos "vergonzantes": ¿Eructaste? ¿Derramaste algo? ¿Tu mono mascota hizo caca sobre la mesa? Para manejar estos lamentables pequeños accidentes, simplemente intenta canalizar el aura de James Bond y pensar: Ten clase, ten clase, ten clase. Si de tu boca sale otra cosa que no sean palabras (eructo, hipo o bocaditos de pollo), pide disculpas en voz baja (a nadie en particular) y acerca la servilleta a tu boca. Ahora podemos hablar sobre la etiqueta de las servilletas. Nunca te la restriegues por la cara ni por la boca. Simplemente úsala para manchártela. Pero si derramas algo, luego sigue la… Sugerencia general Nº 7: si derramas algo, no le des demasiada importancia. Esas cosas suceden. Sólo cálmate, pide disculpas en voz baja, intenta evitar que lo que se derramó manche a las personas que están sentadas cerca de ti con tu servilleta y pídele al mesero que te ayude a controlar el daño. Si algo salpica la ropa de otra persona, no trates de que se la quite. Eso se conoce técnicamente como "un futuro juicio por acoso sexual". Menciónalo, deja que se limpie, ofrece pagar los gastos de tintorería y luego olvídalo. Usa tus dedos. Un tema importante respecto de cómo comer es cuándo es correcto usar tus dedos y cuándo no. Mientras te presentamos una lista de comidas en las que puedes usar las manos, hay una sugerencia que puedes seguir, que es la... Sugerencia general Nº 8: si no estás seguro de si puedes o no comer algo con las manos, simplemente usa cubiertos. Esto tiene sentido. Es mejor ser súper cuidadoso que poco cuidadoso. En cuando a los alimentos que puedes comer con las manos, se encuentran: alcachofas espárragos (siempre que no sean viscosos y que no sean demasiado largos) panceta (pero sólo si está crujiente) sandwiches galletitas frutos pequeños o frutos del bosque con tallos patatas fritas y papas fritas hamburguesas y hot dogs mazorca de maíz caviar pickles Velocidad: esta no es Indy 500, y la comida no se va a escapar. Así que tómate tu tiempo. No te llenes la boca con demasiada comida. Intenta mantener el mismo ritmo que el de tu anfitrión, para terminar de comer juntos. No es un cumplido cuando alguien te dice "Vaya, qué bueno que no te comiste el plato" o "¿Quieres terminar antes de que se descongele el plato que sigue?". Mamismos: sólo piensa en esto como las cosas que has oído toda tu vida sobre los modales en la mesa. La mayoría de ellos eran 100% correctos. No toques la comida No hables con la boca llena Mastica con la boca cerrada y sin hacer ruido Pide permiso si te vas a levantar de la mesa (para ir al baño o hacer un llamado) No te saques ningún resto de comida de los dientes (pide permiso y ve al baño) No dejes huellas de lápiz labial en ningún lado No coloques nada sobre la mesa (cartera, papeles, llaves) No fumes No te balancees ni retuerzas en tu silla. * No coloques nada sobre la mesa (una cartera, papeles, llaves)

Termina con una fanfarria

¿Cómo terminas habiendo dado una buena impresión? Bien, ya que leíste la sección sobre la velocidad y todos los demás están por terminar, este es el procedimiento: deja tu cuchillo y tu tenedor paralelos sobre el plato, en posición 11 A.M. (una diagonal desde la esquina inferior derecha a la superior izquierda) con los puntos alejados de ti. Esto es diferente de la posición "X", donde el cuchillo y el tenedor se cruzan formando una "X" sobre tu plato, lo que indica que todavía no has terminado de comer, sino que estás tomándote un descanso entre bocados. Para usar correctamente la posición "X", la parte inferior del tenedor debe estar a la izquierda y la del cuchillo, a la derecha. Coloca la servilleta cerca de tu plato sobre la mesa (pero, nuevamente, nunca lo hagas hasta que todos hayan terminado de comer y de beber). Déjala floja (ni retorcida ni hecha un bollo) y no la dejes en la silla (pues puede ensuciarse). Y una vez pagada la cuenta, ponte de pie, asegúrate de que tienes todas tus pertenencias y vete.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles