Armas del siglo XVIII

Escrito por will milner | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Armas del siglo XVIII
El siglo XVIII vio muchos avances en el diseño de armas. (Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images)

Gibbon escribió en "La decadencia y caída del Imperio Romano" que "en cualquier época, ya sea carente de ciencia o virtud, abundan suficientemente en actos sangrientos". El siglo XVIII sin duda no fue la excepción y el diseño de armas hizo uso de las técnicas de la vanguardia de la tecnología.

Mosquete de chispa

En muchos sentidos, la propagación del mosquete de chispa resultó ser la característica decisiva de los campos de batalla del siglo XVIII. En el siglo anterior, la lanza larga conocida como pica le había servido a las cargas de la caballería, pero de modo inútil. La eficacia y la disponibilidad de los mosquetes de chispa significaba que las filas de piqueros serían diezmados antes de que pudieran acercarse lo suficiente como para atacar. El mosquete de chispa era un arma de fuego de cañón liso, cargada desde la boca del cañón con pólvora suelta, para luego ser disparada. El mecanismo de disparo lanzaba un brazo que sobresalía de un bloque de sílex contra una pieza de acero, causando las chispas. Estas chispas encendían un grupo de pólvora muy fina en una pequeña bandeja sobre el rifle, causando que el polvo se incendiara. Si todo salía como estaba previsto, las chispas podían pasar por un pequeño canal hacia el cañón del rifle encendiendo la carga principal y disparando el arma. En algunos casos, el polvo en la bandeja podía encenderse pero no lograr prender la carga principal, lo que daba lugar a la expresión "una llamarada en la bandeja" (expresión que en inglés denota un fiasco).

Bayoneta

Aunque el mosquete de chispa había sustituido en gran medida a la pica, los fusiles todavía eran imprecisos y lentos para cargar, lo que significaba que seguía siendo necesaria un arma para el combate cuerpo a cuerpo. Por lo tanto, la mayoría de la infantería del siglo XVIII equipó con bayonetas el extremo de los mosquetes. A diferencia de las bayonetas que se ven hoy, que por lo general tienen un cuchillo como una hoja, las bayonetas en esa época tenían por lo general un pico de 18 a 20 pulgadas (45 a 50 cm) de largo. Los mosquetes que alojaban bayonetas tenían alrededor de 5 pies (1,5 metros) de longitud, lo que significaba que la bayoneta tenían una aproximación bastante buena a una lanza. Aunque esto era muy útil contra la caballería, se observaba que en los combates cuerpo a cuerpo con otros infantes, el golpe con la culata del fusil era, por lo general, el medio preferido de ataque.

El cañón medio y la carronada

En la guerra naval, el siglo XVIII vio la sustitución del cañón completo por el cañón medio, un cañón ligero más pequeño que disparaba una bola más pequeña. El cañón más ligero era mucho más fácil de manejar que los completos --que eran las bestias de 3 toneladas que habían sido populares en el siglo anterior-- lo que significó el uso más rápido y más fácil dentro de las condiciones de hacinamiento de la cubierta de artillería de un barco. Aunque menos preciso a larga distancia, el cañón medio aún podía ofrecer devastadores bolas de 32 libras (14,5 kilos), lo que significaba que una andanada entregada a corta distancia podía destruir por completo otra nave. Más tarde en el siglo, el cañón vio una mayor reducción de tamaño con la introducción de la carronada, un arma muy corta, ligera y de corto alcance empleada principalmente por la armada británica.

El sable de caballería

En el siglo XVIII, la mayor parte de los soldados montados eran dragones, en lugar de caballería. Los dragones cabalgaban rápidamente a su posición antes de desmontar y servir como infantería. Sin embargo, la caballería continuaba actuando, principalmente como exploradores y tropas de choque, aunque el efecto de una carga de caballería podía ser decisiva en algunas ocasiones. La caballería en este período iba ampliamente equipada con sables, que era una espada que se utilizaba por un solo lado principalmente para reducir radicalmente los ataques. la caballería pesada, por lo general, llevaba un sable pesado de borde recto, mientras que la caballería ligera llevaba un sable de hoja brillante, más ligero y curvo, que era más adecuado para las habilidades técnicas de la espada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles