Cómo arreglar el mecanismo de la cerradura de la puerta

Escrito por jake wayne | Traducido por walter f. stocco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo arreglar el mecanismo de la cerradura de la puerta
Las cerraduras de las puertas tienen algunas partes complejas, pero pueden ser fáciles de reparar. (Comstock/Comstock/Getty Images)

Por lo general, una de tres cosas hace que el mecanismo de la cerradura de la puerta deje de funcionar. La puerta podría estar colgando descentrada, bloqueando el movimiento de la cerradura. El mecanismo podría estar atrapado o atascado, requiriendo mantenimiento básico. La tercera opción es un daño serio a la propia cerradura, en cuyo caso es mejor reemplazar la perilla y la cerradura completas. Reparar una cerradura que tiene un daño grave estaría más allá de las capacidades de la mayoría de aquellos que quieren hacerlo por si mismos, y la factura de la reparación de un cerrajero es a menudo mayor que el precio de compra de una nueva.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Destornilladores
  • Aceite o grasa para máquina
  • Un nivelador

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    El diagnóstico

  1. 1

    Abre la puerta y gira la perilla en la posición abierta y cerrada. Si la lengua del mecanismo se mueve correctamente, el problema más probablemente implique una caída torcida.

  2. 2

    Cierra la puerta y observa con tu mejor habilidad cómo la lengua se mueve al cerrar la puerta. Si el marco de la puerta parece estar obstruyendo el pestillo, el problema más probablemente sea una caída torcida.

  3. 3

    Retira y vuelve a instalar el pomo de la puerta y la cerradura si ni el paso uno o dos aplican al mecanismo. En ese caso, el problema probablemente no sea una caída torcida, sino la cerradura de la puerta en sí.

    Arreglar una caída torcida

  1. 1

    Ajusta todos los tornillos que conectan las bisagras de la puerta al marco y al borde de la misma. Si hay algún tornillo que no "encaje" en la madera, reemplázalo con tornillos más largos para asegurar un ajuste perfecto y seguro.

  2. 2

    Comprueba la placa de golpe -la lengüeta metálica pequeña alrededor del agujero del marco donde va la perilla- para asegurar que todavía se alinee con el orificio de la misma. Si no es así, ajusta su posición de modo que se alinee correctamente. Aprieta los tornillos de la placa de golpe como lo hiciste con los tornillos de las bisagras.

  3. 3

    Comprueba la cerradura y la perilla de la puerta. Si están sueltos en la puerta, aprieta los tornillos que sujetan la cerradura en la puerta. Si la puerta tiene una placa por donde va el tornillo, aprieta esta también.

  4. 4

    Pon a prueba tu puerta. Si la cerradura todavía no se desliza, retírala y vuelve a instalarla.

    Quitar y reinstalar

  1. 1

    Localiza los tornillos que sujetan la perilla en su lugar, que están usualmente cerca de la base de la perilla en el lado interior de la puerta.

  2. 2

    Quita los tornillos con un destornillador de ejes largos. Con ejes más cortos, la perilla a menudo interferirá con la manija del destornillador.

  3. 3

    Tira de los dos lados de la perilla de la puerta. Se debe separar fácilmente una vez que los tornillos se hayan retirado.

  4. 4

    Tira de la cerradura de la puerta a través del agujero en el borde de la misma. Esta se moverá en una dirección perpendicular a la dirección en la que sacaste el resto de la perilla al separarla.

  5. 5

    Comprueba el mecanismo de la cerradura para ver si hay daños evidentes, partes atascadas o rotura. Si el mecanismo está visiblemente dañado, compra una nueva e instálala según las instrucciones del paquete.

  6. 6

    Limpia cualquier suciedad o arena para quitarla del mecanismo, y recubre la superficie interior con una capa fina de aceite

  7. 7

    Desliza la cerradura en la puerta y vuelve a instalar las perillas. Prueba la acción de la cerradura; en primer lugar con la puerta abierta, y luego cerrándola. Si sigue sin funcionar correctamente, cambia la cerradura en lugar de repararla.

Consejos y advertencias

  • Si la cerradura se queda atascada en la posición "cerrada" con la puerta cerrada, se puede abrir mediante la eliminación de las bisagras de la puerta y tirando para liberarla del marco.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles