Cómo arreglar un pastel que no está completamente horneado

Escrito por amanda bell | Traducido por paulina illanes amenábar
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo arreglar un pastel que no está completamente horneado
Puedes arreglar un pastel que no está totalmente horneado. (Comstock/Comstock/Getty Images)

Aunque puedes considerar las tortas uno de los postres más fáciles de hacer, puede haber problemas, sobre todo si el horno está caliente o frío. No hay nada peor que sacar tu pastel del horno a enfriar después de que se pone de color marrón sólo para darte cuenta que no está completamente cocido. Aún peor es el poner tu torta a enfriar y que colapse. Esto se puede deber a que el pastel no se cuece por el tiempo suficiente, el horno no está cocinando fiel a la temperatura o simplemente debido a una receta defectuosa. Si es esto último, puede que tengas que modificar la receta y empezar de nuevo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un termómetro de horno
  • Un mondadientes
  • Una bandeja de horno

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Mira la corteza de la torta. Si está oscura, esto normalmente significa que el horno está funcionando más caliente de lo que debería. Si está demasiado clara y has tenido el pastel en el tiempo recomendado, es probable que tu horno esté funcionando sin la temperatura adecuada.

  2. 2

    Coloca un termómetro de horno dentro de tu horno precalentado, preferiblemente a la temperatura a la que la torta se supone que debe ser cocinada. Deja el termómetro en el horno de acuerdo a las instrucciones del fabricante y después léelo para determinar exactamente cuánto más caliente o frío está realmente funcionando tu horno.

  3. 3

    Ajusta el horno hacia arriba o hacia abajo dependiendo de las lecturas si el exterior de tu pastel aún no se dora. Por ejemplo, si el termómetro indica que el horno está funcionando 25 grados F (5 ºC) más frío y tu pastel requiere cocción a 350 grados (180 ºC), ajusta el horno a 375 grados (185 ºC) y pon el pastel de nuevo, probando cada 5 a 10 minutos para la cocción introduciendo un mondadientes en el centro de la torta. El pastel está listo cuando el palillo sale limpio.

  4. 4

    Cambia la temperatura del horno a una más baja de la que deberías usar para cocinar el pastel, si ya está marrón. Esto facilitirá una cocción lenta en el exterior al mismo tiempo que permite que el interior se hornee. Por ejemplo, si el horno está funcionando a 25 grados (5 ºC) más caliente y la torta requiere 350 grados (180 ºC), ajústalo para que se cueza al menos a 25 grados (5 ºC) más frío de lo que el pastel requiere. En este caso, poner el horno a 300 grados (170 ºC) significaría que estás cocinando a 325 grados (175 ºC) y debes permitir que la torta se cueza en el horno sin quemarse. Revisa la torta cada 5 a 10 minutos al meter un mondadientes en el centro.

  5. 5

    Saca la pasta sin cocer si el pastel ya ha colapsado y ponla dentro de un molde más pequeño. Coloca en el horno a la temperatura de cocción deseada, ajustando el horno basado en el termómetro y comprueba después de 10 minutos, y luego cada 5 minutos, hasta que el pastel esté listo. Sé creativo al convertir las dos porciones ya cocidas al horno en un pastel de capas. Es posible que no se vea exactamente como planeabas, pero lo más probable es que seguirá teniendo un sabor delicioso.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles