Cómo hacer arreglos florales comestibles

Escrito por suzie faloon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer arreglos florales comestibles

Un arreglo comestible es una alternativa ecológica a los ramos de flores convencionales y es un buen regalo. La mayoría de sus componentes son comestibles y produce pocos desperdicios. Puede ser un tema de conversación en una fiesta o servir de acompañamiento en una comida familiar, además de una apetecible manera de hacer que los más pequeños coman fruta y verdura. Los niños pueden ayudar en el proceso de fabricación de un arreglo comestible utilizando sus alimentos preferidos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Cortapastas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Flores grandes

  1. 1

    Prepara el recipiente. Para un centro pequeño, coloca una bola de aluminio en una taza de café. Cúbrela con una o dos hojas de lechuga. Para una decoración más grande, coloca una lechuga entera en un recipiente.

  2. 2

    Lava la fruta y córtala en rodajas. Haz triángulos pequeños de sandía para conseguir "flores" de colores llamativos. Introduce las manzanas en zumo de limón para que no se vuelvan marrones. Coloca las piezas en un plato. Ten un paño cerca para limpiarte las manos.

  3. 3

    Perfora la piel de una fruta con una brocheta. Introduce ésta con cuidado en la pieza hasta unos dos centímetros de profundidad. Puedes cortar las brochetas por la mitad o en tres para tener tallos más cortos. Introduce varias uvas para conseguir una bonita "flor" vertical.

  4. 4

    Clava las brochetas en el papel de aluminio o en la lechuga y asegúralas. Continúa rellenando el recipiente con tallos comestibles hasta que tengas un exuberante centro de mesa de frutas.

  5. 5

    Coloca un plato de salsa al lado, si lo deseas. Si se ven zonas sin cubrir o se ve el papel de aluminio, cúbrelo con cuidado con verduras comestibles o más bolitas de melón.

  1. 1

    Corta la mitad de un melón en forma de cuña. Puedes optar por una rodaja de piña fresca pelada de 1 o 2 centímetros de grosor, si lo prefieres.

  2. 2

    Presiona un cortapastas en forma de flor sobre la fruta o utiliza un cuchillo para cortar a mano la forma de una flor.

  3. 3

    Separa la flor con cuidado y quítale la piel.

  4. 4

    Inserta la flor de fruta en la brocheta y corona la piña con una bolita de melón, o un trozo de melón con un arándano fresco.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles