Cómo asar un pollo lentamente

Escrito por donna porter | Traducido por contributing writer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo asar un pollo lentamente
Aprende a cocinar un pollo lentamente.

Si estás confundido sobre cómo asar un pollo lentamente, compartes una buena compañía. La mayoría de los cocineros no están de acuerdo sobre la mejor manera. Más allá de algunas cosas básicas, los pasos complejos hacen poco para mejorar el sabor del ave. Los adornos de sabor se encuentran con los condimentos y la salsa.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un pollo entero y fresco de 3 a 5 libras (1,36 a 2,27 kg)
  • Mantequilla o aceite de oliva
  • Una asadera y una rejilla
  • Sal y pimienta
  • Ajo (opcional)
  • Limón (opcional)
  • Hierbas y condimentos (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Compra un pollo fresco, de buena calidad, que pese al menos 3 libras (1,36 kg) para evitar tener que rociarlo con jugo o atarlo. Si no estás familiarizado con las marcas en el mercado local, consulta a tu carnicero si es necesario.

  2. 2

    Limpia el pollo con agua fría y quita el hígado, los menudillos y el cuello. Seca el pollo pero ten cuidado con la piel.

  3. 3

    Cubre el pollo con mantequilla ablandada sin sal. Masajéa con cuidado y afloja la piel de la pechuga para prepararla para la expansión. Un factor clave de un buen pollo de asado lento es evitar que la piel se rompa, lo que permite que los jugos se escapen. Además, muchas personas prefieren una capa exterior crujiente. Podrías sustituir aceite de oliva por mantequilla, pero prepárate para un aumento en el humo y que se dore menos.

  4. 4

    Precalienta el horno a 450 °F (233 °C) y consigue una charola y una rejilla para asar. Usa una rejilla en forma de V o un soporte recto para el pollo para resultados superiores. Estos aparatos de cocina permiten una textura uniforme de la piel de la parte inferior y promueven la recolección de jugos adicionales para la salsa.

  5. 5

    Añade la suficiente mantequilla o aceite a la cavidad interna del pollo para cubrirlo. Añade especias secas a la mantequilla para una distribución más sencilla. Añade libremente sal y pimienta al exterior e interior del pollo. Usa especias adicionales en el exterior y el interior del pollo si así lo deseas. Una receta favorita de pollo asado incluye varios dientes de ajo, una o dos ramas frescas de romero u otra hierba, y rodajas de limón. El sazonador para pollo asado también es una elección ganadora. Con cuidado mete algunas de las especias bajo la piel si lo puedes hacer sin romperla.

  6. 6

    Coloca el pollo en una rejilla para asar y mete las alas abajo. Cocina el pollo a 450 °F (233 °C) de 15 a 20 minutos. Esto bombardea el pollo con calor para una piel crujiente y deliciosa que encierra los jugos. Baja la temperatura a 350 °F (177 °C) para asar el pollo aún manteniendo el exterior crujiente; 325 a 350 °F (163 a 177 °C) es la temperatura que menos falla para asar pollo, ya que mantiene jugosa la carne blanca y asegura que la carne oscura esté bien cocinada. De lo contrario, cocina el pollo a 325 °F (163 °C) desde un principio para una textura más suave y un proceso más lento.

  7. 7

    Cuece el pollo hasta que la temperatura interna sea de 170 °F (77 °C). Los jugos de los muslos y de la cavidad deben estar transparentes y las patas del pollo deben estar sueltas en la articulación. Por lo general, esto toma aproximadamente 20 minutos por cada libra (0,45 kg) a 350 °F (177 °C). Durante el proceso de cocina rota el pollo 90 grados cada 30 minutos. Cubre las alas con papel de aluminio si éstas se cocinan demasiado pronto.

  8. 8

    Saca tu pollo del horno y déjalo descansar por 15 minutos. Mientras tanto, usa los líquidos en la charola para crear una salsa ,el deseado final de una comida de pollo de asado lento.

Consejos y advertencias

  • Para añadir más sabor prueba encurtir o frotar especias antes de la cocción.
  • Mantén la cocina con ventilación al cocinar el pollo a fuego alto.
  • Si no vas a hacer la salsa, añade agua a la sartén para aumentar la humedad y reducir la limpieza.
  • Asegúrate de que el pollo esté bien cocido mediante el uso de un termómetro y limpia a fondo las áreas de trabajo donde el pollo crudo se ha manejado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles